envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

¿Músicas para todos?

Aventuras y desventuras de la promoción del disco en los medios de comunicación audiovisuales
Pancho Amat

Pancho Amat

Con sus códigos específicos las expresiones rítmicas y sonoras se entrelazan de manera dinámica a la sociedad cubana. Por eso resulta esencial jerarquizar en la radio y la televisión, las producciones fonográficas de calidad artística, el balance de formatos, estilos, géneros.

En el mundo interconectado las músicas no son puras, incluso el son, el danzón, la rumba, responden a procesos de interinfluencias y préstamos. La interrogante, ¿de dónde venimos?, remite a patrones rítmicos comunes al área del Caribe.

Cultores del pop, la timba y la canción trovadoresca, incluyen en sus producciones referencias del lenguaje rapero para interactuar con disímiles códigos identitarios y la transgenerización.

Según el maestro José Loyola: “nuestras tradiciones son como un árbol, este tiene sus raíces enterradas bien profundas, todos los años da frutos genéticamente parecidos, pero diferentes en dimensiones y formas. En ello radica el carácter diverso de la cultura cubana.”

Consagrados y jóvenes talentos demuestran que la maestría no es una cuestión de edad, el sistema de enseñanza artística así como los procesos de superación, las concepciones teóricas y prácticas influyen decisivamente en el desarrollo de la creatividad.

En diferentes escenarios surgen performances e instalaciones con la presencia musical orgánicamente integrada. No obstante, son la radio y la televisión los medios audiovisuales que deben difundir músicas para todos los públicos.

Algunas expresiones, entre ellas la afrocubana, son menos favorecidas. Tampoco las producciones fonográficas dirigidas a la niñez mantienen el protagonismo merecido. ¿Cambió el imaginario musical infantil? ¿Por qué no se escuchan canciones de cuna y cantos infantiles tradicionales? El rescate de este acervo propicia el cultivo de los valores genuinos ajenos al mal gusto y a la banalidad.

Tantos las emisoras como los canales televisuales son eslabones fundamentales en la estrategia de promoción que comprende el disco, el video clip, el espectáculo, la publicidad gráfica y la comercialización. Por otro lado, continúa siendo un sueño pospuesto la fonoteca familiar.

Los expertos de la industria del disco deben continuar desarrollando trabajos investigativos en equipos transdisciplinarios integrados por profesionales de la economía y la comunicación social. Es indispensable capacitar a los expertos para que profundicen en recursos teórico-metodológicos indispensables en la era digital.

En el siglo XXI ocurren cambios en la imagen, las tecnologías del sonido, la automatización de las informaciones, el disco constituye un portador de mensajes culturales, nutre el saber.

De acuerdo con el doctor Joaquín Borges Triana: “los teóricos que, a partir de la línea trazada por Martín Barbero manejan la idea de mediación, persiguen contrarrestar el simplismo de la transmisión, dado que consideran que los medios no transmiten contenidos (música, palabras, audiovisuales) sino que median las relaciones humanas, el conocimiento y la sensibilidad.

Cultores de diferentes estéticas no conocen divisiones ni estancos entre lo culto y lo popular. En este sentido con ejemplos elocuentes los maestros Chucho Valdés, Pancho Amat, Guido López-Gavilán, entre otros.

La elegancia, el buen gusto, son virtudes inherentes al estilo de estos intérpretes relevantes en la composición y el arte interpretativo.

Los de menos edad, algunos sin formación musical, otros graduados del sistema de enseñanza artística, demuestran renovaciones, asimilación de enseñanzas, para conformar estilos propios.

Por solo mencionar dos programas, Juventud 2000 (Radio Progreso, de lunes a domingo, de 8:00-10:30 a.m.) y Cuerda viva (Cubavisión, jueves, 9:45 p.m.) colocan en el aire y en la pantalla, respectivamente, voces, sonidos y maneras de hacer poco difundidas o no tanto como lo merecen.

Las buenas músicas pertenecen a todos los públicos, no admiten silencios, ni olvidos, hay que compartirlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + trece =

| Newsphere por AF themes.