envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Muy joven descubrí que mi vida era la actuación

Entrevista con Norberto Blanco, talentoso actor de radio, cine y televisión

Norberto Blanco Villa, afable y excelente comunicador, nos recibe en su casa, un poco asombrado de que se hayan acordado de su cumpleaños 80. Le decimos que todavía su imagen sigue viva en los medios y en la población.


La conversación nos lleva, como siempre, a su niñez y juventud. Nos dice que es habanero, del barrio de Luyanó. Estudió en la escuela Toledo y siempre participaba en las actividades, sobre todo en las obras dramatizadas.

Siendo joven matricula en un grupo de aficionados que dirigía el profesor Enrique  Medina Chapman. Afirma sonriente que se sentía “como pez en el agua”, aunque tenía otras inquietudes pues era aficionado a los caballos, tanto que tuvo uno. En el grupo de aficionados estuvo tres años.

Su amor por la actuación lo llevó, en 1967, a los estudios de televisión del otrora Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR) y allí trató que algún director lo llamara. Así lo hizo Sirio Soto para proponerle trabajar en un cuento. Asegura Norberto que se sintió un gran héroe; en esa ocasión se ganó 135 pesos.

También hacía algunos personajes en Radio Liberación, pero ya la televisión lo había hechizado y comenzó su largo andar por las Aventuras, en las cuales actuaba en vivo y disfrutaba al máximo. Tiene en su haber más de 15 espacios de aventuras.

Recibió entonces clases de espada con el profesor de esgrima Enrique Penabella. Con esos conocimientos conformó el elenco de los espacios: Los mambises, Túpac Amaru, El capitán Tormenta, El vizconde de Braguelón, El león de Damasco, hasta sumar más de veinte.

Destaca con gran orgullo que trabajó con su propio caballo, llamado Azabache, en unas aventuras dirigidas por Erich Kaupp.

También hizo muchos cuentos, teatros y novelas. Trabajó con los directores Vázquez Gallo y Roberto Garriga, entre otros. Mientras trabajaba en la televisión, era carrero de la compañía de galletas Siré, “porque había que vivir”, apunta.

Actuó en las novelas Destino prohibido y Tierra Brava, durante cuya filmación Blanco fue el ayudante de Miguel Ginarte.

Otro importante dramatizado marcó su vida profesional, el serial En silencio ha tenido que ser. A esta experiencia se refiere con mucho cariño, aunque le tocara interpretar un personaje negativo.  

Incursionó en Radio Liberación, Radio Progreso y Radio Arte. El cine tampoco le es desconocido. Trabajó en el filme El extraño caso de Raquel K, así como en coproducciones con productoras extranjeras.

Trabajó en los medios audiovisuales hasta el año 2002. Recién fue nombrado Jurado del premio Caracol, que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Posee varios premios y distinciones: Medalla 40 aniversario de las FAR, Artista de Mérito de la Uneac, Sello conmemorativo por los 65 años de la TV, Medalla Raúl Gómez García. Este 2018 ha sido reconocido como Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), el Premio por la obra de toda la vida, entregado por ACTUAR, Agencia Artística de Artes Escénicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco − 1 =

| Newsphere por AF themes.