21 de junio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Nuestros fundadores: Miguel Ojeda

Artista que alcanzó gran notoriedad en los programas defendiendo la música campesina
Miguel Ángel Ojeda Díaz

Miguel Ángel Ojeda Díaz

Miguel Ángel Ojeda Díaz (Cárdenas, 29 de septiembre de 1921, años 2000) nació en cuna pobre. Para ayudar a su familia, repartió pan y vendió papalotes y dulces. Con doce años tocaba el laúd en fiestas familiares.

De Juan Barrios1 -su bisabuelo canario- aprendió. Estando en el asilo, asombrado que su legado musical no resurgiera en sus hijos y nietos, sino en aquel bisnieto, le enseñó a tocar el laúd. Murió con 117 años, cuando a Miguel Ojeda solo le faltaban algunas notas para culminar el aprendizaje de El himno nacional. Sobre esa etapa de su vida me comentó:

“Mamá invitaba a la casa a quienes hacían música campesina. Hasta las llamadas Casitas de Partagás -camión donde tocaban música campesina por todos los campos: José Marichal, José Valencia, Juana Mario, Justo Vega, Agustín Calderón, Chanito Isidrón, Eloy Romero, Nena Cruz, La calandria, y María, la matancera. Allí empecé a interesarme por la música guajira”.

Cuando Guillermo Barreto -un viejo artesano- hizo un tres de un güiro cimarrón2, su padre le ofreció 40 centavos para convertirlo en laúd y regalarlo al hijo. Luego le compro uno de mejor factura, hecho en Caibarién.3

En 1933, con doce años, fundó Melódicos, el Conjunto de Miguel Ojeda. Desde 1939 introdujo la trompeta y el bongó. Joseíto Fernández le vio tocar el laúd en bailes de la Asociación de colonos, en el Lyceum de Cárdenas, y le propuso presentarse en La Habana y le dio su dirección y unos pesos para el viaje.

Arriba a la capital el 5 de febrero de 1940 y compite en La Corte suprema del arte, organizada por la CMQ Radio, de Monte y Prado; con su añejo laúd, acompañado en la guitarra por Eduardo Saborit. Su interpretación de “El currito de la cruz”, le valió el segundo premio y un contrato en la programación campesina de esa importante cadena. Así inicia su intenso periplo por la radiodifusión cubana.4

En 1940, acompaña a Clavelito5 en la competencia de repentismo de la revista Rincón Criollo,6 donde se combinaban humor, entrevistas, drama y música. Un hito radial de la época.

José Antonio Alonso -el alma de La corte suprema del arte- le propuso adaptar al género guajira canciones de moda como: “Angelito negros”, “Oye como canta el gallo” o “Mis cinco hijos”, de Osvaldo Farrés, y aumenta su popularidad.

Luego, recorrió RHC Cadena Azul -CMW, Cadena Roja-,7 la emisora de los Ómnibus Aliados -junto a Menelao Mora- y Radio Cadena Suaritos, con Celina González, y siguió fundando agrupaciones como: Melódicos del 41, de Miguel Ojeda, Trío CubaKan.8

Con el grupo Las guitarras de Miguel Ojeda se presenta en el Canal 6 (CMQ TV) -Jueves de Partagás, Casino de la alegría y Álbum de Cuba -alternando formatos y escenarios.9

Los prestigiosos directores de televisión Joaquín Condall y Amaury Pérez, le pedían presentaciones con cuerdas, y entonces convocaba varios maestros del laúd y las guitarras, incluso a tríos reconocidos como el de Servando Díaz y el Taicuba.10

Desde el 22 de octubre de 1962, participa habitualmente en el programa televisivo Palmas y cañas, con su Conjunto Campesino de Miguel Ojeda, que luego adopta el nombre del programa y viaja en 45 ocasiones por todo el mundo.11

“Llego a ser la razón de mi vida, mi escuela. Yo conocía a Ramón Veloz, pero en Palmas y Cañas nació una verdadera hermandad. Ramón y Coralia fueron la máxima expresión de nuestras guajiras, criollas y de toda la música campesina.

“Justo Vega era la caballerosidad en la décima y, junto a Adolfo, los más apreciados y venerados decimistas. Como el laúd es el instrumento básico del punto guajiro, yo marcaba la entrada, la cadencia y el énfasis en los momentos importantes de la controversia”, refería Ojeda.

En junio de 1966, junto a Eduardo Saborit y Roberto González -el Rey del bordón- toca en las trincheras vietnamitas. Comentaba Ojeda:
“Fue mi viaje más emocionante. La guardia de Ho Chi Min nos custodiaba. Nos atendió Pan Van Dong y hasta el propio Tio Ho nos recibió. Hacer arte en medio de la guerra fue algo fuerte, pero hermoso. Entre mis recuerdos más íntimos está la heroína del puente Guen Ti Han, quien tras derribar 100 aviones prometió dedicar el siguiente a Cuba. Le hice una canción”.

Desde los años 50, graba discos con su música que luego descubre en sus viajes.12 Compuso más de cien canciones13 y escribió múltiples décimas que nunca se publicaron.

“La música es, fue y será mi vida. Soy de la época de Ester, María, Bianchi, Rosa, Vázquez Gallo14 y Paulina Álvarez. Logre casi todo lo que quería. Lo único que me faltó fue aprender música. Los jóvenes que sigan la música folclórica campesina, está llena de valores. La música no se hace solo por afición, si estudian más podrán enriquecer toda esa música cubana que nos legaron otros como El cucalambé”, apuntaba.

Por su auténtica cubanía y talento, su recuerdo permanece en la memoria de su pueblo.

Referencias:

Poeta, guitarrista, bardo trashumante, misionero de la Caridad del Cobre que montado en su yegua Mulata, recorría la isla. Donde hiciera la noche dormía, tocaba y decía sus mensajes en viajes de ida y vuelta al santuario santiaguero.

2 Donado al Museo de Rojas en Cárdenas (Matanzas).

3 Lo usó en los años 60 en sus giras junto a Ramón Veloz y Coralia, por la URSS, Checoeslovaquia, Alemania y Polonia. Fue donado al Museo de la Música.

4 Nunca firmó contrato de exclusividad con ninguna empresa o publicitaria.

5 Decimista. Popular por sus controversias de gorda-flaca, rubia-trigueña, junto a La calandria. A inicios de los años 50, en Unión Radio (Prado y Refugio) manipuló el fanatismo religioso e incultura popular, atribuyendo cualidades curativas a un vaso de agua iluminado con una linterna de bombillo azul-verde. Las multitudes colmaron la emisora. Luego, el vaso se ubicaba sobre el equipo receptor.

6 Guion: Juan Herbello. Emilio Medrano, en su personaje El guayabo, criticaba un hecho cotidiano sobre la vida e injusticias contra el campesino. Elenco: Carlos Badias (galán), Marisol Alba (joven), Natalia Herrera y Yeyo Arias Montesinos (jóvenes traviesos) y Sol Pinelli (como mujer de Medrano).

7 Junto a Clavelito, Manolo Menéndez, Zoila Gómez, Eulalio Montesinos, Pedro Guerra, José Ramón Sánchez -El madrugador-, Gustavo Tacoronte -Camino-, Eloy Romero, Chanito Isidrón, Radeunda Lima y Celina González.

8 Junto a Ramón Veloz y Roberto González -Panchón-. En 1959, realizan su primera gira internacional por Tampa, Cayo Hueso y Venezuela.

9 En la televisión usaba formatos de 10, 15, 30 y 50 instrumentistas. En un espectáculo por una Convención de medicina; en la Plaza de la Catedral, se unieron 101.

10 Virtuosos como José Manuel Rodríguez y Raúl Lima montaban las cuerdas y Ojeda, el laúd. Tomasito ensayaba el tres y Miguel, Saborit y Panchón, las guitarras. Al final se integraban todos.

11 La campaña opuesta al culto a la personalidad, impidió mantener el nombre del músico como identificación de agrupaciones. Coralia Fernández y Ramón Veloz, los conductores del proyecto televisivo, le sugieren el nombre.

12 Guillermo Álvarez Guedes, en su discográfica GEMA, graba entre otros: “Por las calles de San Juan”, “Marta”, “Olvido”, “Quiéreme mucho” y “Son de la loma”. Tras emigrar, lo edita en Puerto Rico y en Venezuela. Silvio Rodríguez lo descubrió años después en un viaje a New York y lo regaló a Miguel.

13 Ejemplos: “El Pió mentiroso”, “Yo tengo un gallo”, el tema del programa televisivo San Nicolás del Peladero, muchos números cantados por Coralia y Ramón, y aquel jingle de café Pilón, que decía: “Cuando quieras tomar un buen café / Un café aromático y sabroso / Exige al detallista que te dé / Pilón, que es el café más sabroso. También compuso el Himno de la Federación de Mujeres Cubanas.

14 Dramaturgo y director de radio y televisión, escribió la letra de algunas de sus canciones.

error
fb-share-icon

Autor

1 comentario en «Nuestros fundadores: Miguel Ojeda»

  1. Mi padre falleció el 10 de enero del 2010.
    Lo recuerdo y me permito compartir con ustedes mis poema y crónica a él dedicados y Datos Elementales de su Obra De Vida.
    Gracias.

    Miguelito Ojeda.
    Distinción Por La Cultura Cubana.
    Artista De Mérito del ICRT.
    Miembro de La UNEAC.

    ############################################################

    Miguel Ojeda Díaz.
    Laudista, arreglista,director y compositor.
    Nació el 29 de septiembre de 1921 en Cárdenas , Matanzas.
    Falleció el 10 de enero del 2010 en La Habana.
    En 1938 organizó el conjunto de Miguel Ojeda; posteriormente formó «El Melódico del 41», con el que alternaba con las orquestas de La Habana que hacían giras por Cárdenas, y otras ciudades de Matanzas. Así se dio’ a conocer en los medios musicales de la capital, hasta que en 1941 se presentó en «La Corte Suprema del Arte», programa de aficionados que se trasmitía por radio CMQ; lo que le facilitó un contrato con dicha emisora para actuar en distintos programas, entre ellos , «Rincón Criollo».
    Por esa época, conoció al guitarrista y compositor Eduardo Saborit, con el cual fundó un trío, que acompañó en los inicios de su carrera artística a Ramón Veloz, y también a la soprano Zoila Gálvez y a los cantantes decimistas «La Calandria» y Justo Vega. Tocó en el programa «El Guateque de Apolonio» .Acompañó en otros programas de CMQ a Clavelito .
    En grabaciones, a Chanito Isidrón , Celina González , Ramón Veloz ,Eduardo Saborit , Ojedita y otros.

    En la década del 50 trabajó en programas junto a Celina y Reutilio, Coralia Fernández y Adolfo Alfonso, entre muchos otros .

    Grabó singular LP como Guitarras Antillanas, con novedos arreglos instrumentales.

    Hacia la década del 60, comenzaron sus intervenciones en el programa televisivo «Palmas y Cañas»; y en los cabarets Tropicana, Capri y en el Parisién (Hotel Nacional de Cuba). Dirigió, en esta misma década, el conjunto integrado por cien guitarristas, que se presentó en la Plaza de la Catedral de La Habana .

    Participó en innumerables comisiones de trabajo, jurados, tribunales artísticos, etc.

    Guitarras Antillanas.
    Miguel Ojeda y sus Guitarras.
    LP Gema # -1139
    Enviado hace de’cadas a La Radio Cubana. Ine’dito desde entonces. La Egrem lo guarda en su archivo pasivo.

    A1-Noche de farra – Armando Dewolff
    A2-Nunca – Guty Cárdenas
    A3-Marta – Moisés Simons
    A4-Quiéreme mucho – Gonzalo Roig
    A5-Aquellos ojos verdes – Nilo Menéndez
    A6-Mama Inés – Eliseo Grenet
    B1-Lamento borincano -Rafael Hernández
    B2-Las calles de San Juan -Rafael Hernández
    B3-Ojos brujos – Gonzalo Roig
    B4-Olvido – Miguel Matamoros
    B5-El amor de mi bohío – Julio Brito
    B6-Son de la loma – Miguel Matamoros

    Como laudista, Ojeda se destaca por su fino estilo y bello sonido. Aunque no es un virtuoso que busca grandes efectos, tiene una técnica depurada y un profundo conocimiento de la música campesina, así como un cabal dominio de los diseños melódicos y rítmicos en sus improvisaciones.

    Giras

    Ha realizado giras por:

    Estados Unidos,

    Canadá

    México

    Perú

    Panamá

    Jamaica

    RDA,

    Polonia

    Checoslovaquia

    China,

    Corea del Norte

    España

    África

    Premios y reconocimientos

    Miguel Ojeda, en sus 52 años de fructífera vida artística, ha recibido distintas distinciones como:

    Orden por la Cultura Nacional «Antero Regalado» y la «Marcos Martí».

    Medallas «Raúl Gómez García» y «De la Amistad», otorgada esta última por Ho Chi Min en 1962.

    Medalla de plata en los Juegos Bolivarianos (Panamá), Medalla de la Cultura Checoslovaca, Diploma Visitante Distinguido, Veracruz, Medalla Aniversario 80 de la Radio Cubana.

    Fuentes

    Lídice Valenzuela. Músico de corazón. La Habana, 1988.

    Instituto Cubano del Libro. Diccionario Enciclopédico de la Música en Cuba. Editorial Letras Cubanas, 2009.

    Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

    ############################################################

    UN LAÚD TE CANTA NANAS.

    Un laúd te canta nanas
    en tu cuna de Matanzas
    mientras papa’ se sorprende
    y mama’ lo adivinaba.

    Niño, joven, novias claras ,
    cuentos de miedo y fantasmas,
    Himno que te brota solo
    de tus manos azoradas
    ante el laúd campesino
    y el cafe’ de madrugada.

    Ca’rdenas te sonri’e
    cuando tu viaje a La Habana
    te encuentra con Clavelito,
    Ramo’n, Saborit, Coralia.

    ¡ Otro laúd que te siembra
    hijos, cantos y guitarras!

    ¡ Cuba en tu alma plena,
    Cuba en esa mirada
    si La Bandera cual Palma
    se te vuelve mil campanas !

    29, septiembre, Ca’rdenas,
    enero 10 en La Habana
    y otro laúd que te canta
    al sembrarte en la alborada.

    Ojeda, te llama un niño.
    ¡ tu laúd, en su mirada !

    Miguelito Ojeda.

    ############################################################

    Carta a mi padre .

    Pipo:

    Aparte de la aberracio’n sonora que entraba por una de mis ventanas, entro’ tu Recuerdo una vez ma’s en mi vida.Tal vez, porque el 29 de septiembre es la fecha ma’gica en que hubieras cumplido años de vida, guateques y sueños o porque el 10 de enero es la fecha de tu viaje final o porque siempre es EL DI’A DE LOS PADRES. De todas formas, Viejo, tu recuerdo me abrazo’ con sonido de lau’des.

    Entonces, ma’s aca’ y alla’ de agresiones radiales y televisivas (que ya te disgustaban hace varias de’cadas), tambie’n entraron caballo, taza de cafe’, cuento de fantasma, tonada campesina , natilla casera (es la mejor) y Josei’to Ferna’ndez, tu «descubridor» y » padrino musical» que te reafirmo’ la existencia de la ciudad cosmopolita en la que podri’as tener surco, reto y horizonte para las voces interiores que siempre te hablaban de arcoiris y folklor. La propuesta de Josei’to a «volar» inclui’a ,amablemente ,ubicar a tus espaldas a Mari’a y a Vi’ctor los viejos » sabios » que te inyectaron en vena el respeto a Cuba( y que , enseguida, se te unieron ), y cultivar en la ciudad prometida la tan misteriosa educacio’n familiar, la veneracio’n a Marti’, la dignidad tremenda de ser trabajador, el templo que debe ser un hogar y sin olvidar que,adelantado en ideas sociales, papa’ Vi’ctor te sembro’ ma’s en el lado » izquierdo de un coraz’on proletario.»

    Decidiste, desde entonces, que aquel primer laúd, fruto del cariño entrañable de tu padre, tambie’n tus » riquezas enormes de pobre» entrari’an en las maletas de viaje, junto a ima’genes de alguna novia quinceañera, los recuerdos del Conjunto de Miguel Ojeda y los del Melo’dicos del 41,tonadas diversas de zonas de tu patria, sin olvidar a ciertos dones que siendo tu’ un niño con «todas las de la ley» habi’a asombrado oi’dos y corazones al aprender a reproducir las notas del Himno Nacional, tu himno (te permiti’an colorear fantasi’as y te acompañaria’n Siempre ). Ca’rdenas, Matanzas, grupo musical pionero y leyendas, historia patria y ma’s natilla casera y la carretilla de papa’ Vi’ctor y la abnegada estirpe casera de mama’ Mari’a lavando la loza, tal vez, con cenizas de carbo’n ya usado en el humilde acto de cocinar y , en resumen, a tu lado, en aquella casita » de barrio», en que estuvieron, estuvimos, juntos bajo las estrellas de Alturas de Luyano’, rodeados de muy, muy educados cubanos de bien,decentes, que , a veces, les extraño tan raigal » civilidad» formaron tambie’n tu carga.Siempre es inimaginable todo lo hermoso que puede entrar en la maleta de «un guajiro.»

    Despue’s, pipo, increi’blemente, te recuerdo al lado de Eduardo Saborit, junto a Ramo’n Veloz y su familia, en los elencos o listados de discos de » la e’poca», en la radio y la televisio’n de entonces, recuerdo tus composiciones musicales y te veo en cabarets casi legendarios, dirigiendo el grupo campesino Palmas y Cañas, guiando a mi hermano Ojedita en sus comienzos arti’sticos; te adivino escandaliza’ndote conmigo cuando pretendi’a «abrir mi boca para cantar»junto a mi hermano; tambie’n te evoco en Jurados y Tribunales, en Comisiones de trabajo profesional y que siempre te doli’as de que tu disco con instrumentales, obras firmadas por Autores Monumentos de Cuba, y Latinoame’rica ,y que se habi’a llevado al exterior un muy renombrado dueño de un tambie’n renombrado sello disquero , habi’a visto Luz en otras tierras menos en la que te alimentaba desde niño. Te recuerdo, te recuerdo dirigiendo 100 guitarras en histo’rico congreso de arquitectos, en el escenario de La Plaza de la Catedral de La Habana.

    Ahora, una vecina le vocifera a otra las mil y una noches de vulgaridades y, es cierto, tengo que recordar que no siempre nos rodea el «nivel» de aquel Alturas de Luyano’ de mi adolescencia.

    Despue’s de aquellos amores con Gisela, La Vida te premio’ con el amor reverdecido de Lucyla y nuevos retoños para tu siembra de pinos nuevos. ¡ No se’, pipo, descifrar los co’digos del alma puesta a recordar!

    Tambie’n campeante ante mi’, tu mana’ de medallas, diplomas, sellos, y toda esa serie de objetos estimulantes que ibas acumulando orgullosamente, mientras me confesabas ,inequi’vocamente, que tu’ eras ma’s fidelista que Fidel y que tu mayor orgullo era La Revolucio’n siempre renovada de una Cuba Eterna, independiente, soberana , libre y con rai’ces histo’ricas que » no las brinca un chivo » para recordar tambie’n refranes populares que usabas y hablaban de verdades que no caben en enciclopedias.

    Te digo hoy, Viejo, que, sin ser estruendosamente excelente, » lo campesino» vive en un siglo XXl cubano en el que el crisol de inte’rpretes, compositores, tradiciones, comunidades rurales, programas de la radio y la televisio’n, escuelas, maestros, niños y niñas adorablemente repentistas, libros, grupos teatrales y todo un paisaje cultural infinito esta’n contribuyendo a que te sientas complacido.
    Tendre’ que contar que, cuando ya estabas limitado para ejecutar tus lau’des, donaste al Museo Nacional de la Mu’sica Cubana y al Museo de Ca’rdenas tus dos u’ltimos de esos instrumentos, mientras una la’grima te traiciono’ estando yo presente.Alguien nos dijo despue’s que, en la imagineri’a popular, se dice que, en las madrugadas, cantan.

    Ahora, pipo, no alargare’ ma’s mi carta porque siempre quedara’ mucho en el tintero y…me tiene intrigado un tomegui’n que se ha posado en mi ventana, ha hecho callar a los que no se te pueden asemejar y, fanta’sticamente, me mira y me dice cosas bellas.

    Los guajiros sabemos de prodigios.

    Miguelito Ojeda

    ############################################################

    Enviado desde mi smartphone Samsung Galaxy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =