envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Nuestros fundadores: Miguel Ojeda

Artista que alcanzó gran notoriedad en los programas defendiendo la música campesina
Miguel Ojeda

Miguel Ojeda

Miguel Ángel Ojeda Díaz (Cárdenas, 29 de septiembre de 1921, años 2000) nació en cuna pobre. Para ayudar a su familia, repartió pan y vendió papalotes y dulces. Con doce años tocaba el laúd en fiestas familiares.

De Juan Barrios1 -su bisabuelo canario- aprendió. Estando en el asilo, asombrado que su legado musical no resurgiera en sus hijos y nietos, sino en aquel bisnieto, le enseñó a tocar el laúd. Murió con 117 años, cuando a Miguel Ojeda solo le faltaban algunas notas para culminar el aprendizaje de El himno nacional. Sobre esa etapa de su vida me comentó:

“Mamá invitaba a la casa a quienes hacían música campesina. Hasta las llamadas Casitas de Partagás -camión donde tocaban música campesina por todos los campos: José Marichal, José Valencia, Juana Mario, Justo Vega, Agustín Calderón, Chanito Isidrón, Eloy Romero, Nena Cruz, La calandria, y María, la matancera. Allí empecé a interesarme por la música guajira”.

Cuando Guillermo Barreto -un viejo artesano- hizo un tres de un güiro cimarrón2, su padre le ofreció 40 centavos para convertirlo en laúd y regalarlo al hijo. Luego le compro uno de mejor factura, hecho en Caibarién.3

En 1933, con doce años, fundó Melódicos, el Conjunto de Miguel Ojeda. Desde 1939 introdujo la trompeta y el bongó. Joseíto Fernández le vio tocar el laúd en bailes de la Asociación de colonos, en el Lyceum de Cárdenas, y le propuso presentarse en La Habana y le dio su dirección y unos pesos para el viaje.

Arriba a la capital el 5 de febrero de 1940 y compite en La Corte suprema del arte, organizada por la CMQ Radio, de Monte y Prado; con su añejo laúd, acompañado en la guitarra por Eduardo Saborit. Su interpretación de “El currito de la cruz”, le valió el segundo premio y un contrato en la programación campesina de esa importante cadena. Así inicia su intenso periplo por la radiodifusión cubana.4

En 1940, acompaña a Clavelito5 en la competencia de repentismo de la revista Rincón Criollo,6 donde se combinaban humor, entrevistas, drama y música. Un hito radial de la época.

José Antonio Alonso -el alma de La corte suprema del arte- le propuso adaptar al género guajira canciones de moda como: “Angelito negros”, “Oye como canta el gallo” o “Mis cinco hijos”, de Osvaldo Farrés, y aumenta su popularidad.

Luego, recorrió RHC Cadena Azul -CMW, Cadena Roja-,7 la emisora de los Ómnibus Aliados -junto a Menelao Mora- y Radio Cadena Suaritos, con Celina González, y siguió fundando agrupaciones como: Melódicos del 41, de Miguel Ojeda, Trío CubaKan.8

Con el grupo Las guitarras de Miguel Ojeda se presenta en el Canal 6 (CMQ TV) -Jueves de Partagás, Casino de la alegría y Álbum de Cuba -alternando formatos y escenarios.9

Los prestigiosos directores de televisión Joaquín Condall y Amaury Pérez, le pedían presentaciones con cuerdas, y entonces convocaba varios maestros del laúd y las guitarras, incluso a tríos reconocidos como el de Servando Díaz y el Taicuba.10

Desde el 22 de octubre de 1962, participa habitualmente en el programa televisivo Palmas y cañas, con su Conjunto Campesino de Miguel Ojeda, que luego adopta el nombre del programa y viaja en 45 ocasiones por todo el mundo.11

“Llego a ser la razón de mi vida, mi escuela. Yo conocía a Ramón Veloz, pero en Palmas y Cañas nació una verdadera hermandad. Ramón y Coralia fueron la máxima expresión de nuestras guajiras, criollas y de toda la música campesina.

“Justo Vega era la caballerosidad en la décima y, junto a Adolfo, los más apreciados y venerados decimistas. Como el laúd es el instrumento básico del punto guajiro, yo marcaba la entrada, la cadencia y el énfasis en los momentos importantes de la controversia”, refería Ojeda.

En junio de 1966, junto a Eduardo Saborit y Roberto González -el Rey del bordón- toca en las trincheras vietnamitas. Comentaba Ojeda:
“Fue mi viaje más emocionante. La guardia de Ho Chi Min nos custodiaba. Nos atendió Pan Van Dong y hasta el propio Tio Ho nos recibió. Hacer arte en medio de la guerra fue algo fuerte, pero hermoso. Entre mis recuerdos más íntimos está la heroína del puente Guen Ti Han, quien tras derribar 100 aviones prometió dedicar el siguiente a Cuba. Le hice una canción”.

Desde los años 50, graba discos con su música que luego descubre en sus viajes.12 Compuso más de cien canciones13 y escribió múltiples décimas que nunca se publicaron.

“La música es, fue y será mi vida. Soy de la época de Ester, María, Bianchi, Rosa, Vázquez Gallo14 y Paulina Álvarez. Logre casi todo lo que quería. Lo único que me faltó fue aprender música. Los jóvenes que sigan la música folclórica campesina, está llena de valores. La música no se hace solo por afición, si estudian más podrán enriquecer toda esa música cubana que nos legaron otros como El cucalambé”, apuntaba.

Por su auténtica cubanía y talento, su recuerdo permanece en la memoria de su pueblo.

Referencias:

Poeta, guitarrista, bardo trashumante, misionero de la Caridad del Cobre que montado en su yegua Mulata, recorría la isla. Donde hiciera la noche dormía, tocaba y decía sus mensajes en viajes de ida y vuelta al santuario santiaguero.

2 Donado al Museo de Rojas en Cárdenas (Matanzas).

3 Lo usó en los años 60 en sus giras junto a Ramón Veloz y Coralia, por la URSS, Checoeslovaquia, Alemania y Polonia. Fue donado al Museo de la Música.

4 Nunca firmó contrato de exclusividad con ninguna empresa o publicitaria.

5 Decimista. Popular por sus controversias de gorda-flaca, rubia-trigueña, junto a La calandria. A inicios de los años 50, en Unión Radio (Prado y Refugio) manipuló el fanatismo religioso e incultura popular, atribuyendo cualidades curativas a un vaso de agua iluminado con una linterna de bombillo azul-verde. Las multitudes colmaron la emisora. Luego, el vaso se ubicaba sobre el equipo receptor.

6 Guion: Juan Herbello. Emilio Medrano, en su personaje El guayabo, criticaba un hecho cotidiano sobre la vida e injusticias contra el campesino. Elenco: Carlos Badias (galán), Marisol Alba (joven), Natalia Herrera y Yeyo Arias Montesinos (jóvenes traviesos) y Sol Pinelli (como mujer de Medrano).

7 Junto a Clavelito, Manolo Menéndez, Zoila Gómez, Eulalio Montesinos, Pedro Guerra, José Ramón Sánchez -El madrugador-, Gustavo Tacoronte -Camino-, Eloy Romero, Chanito Isidrón, Radeunda Lima y Celina González.

8 Junto a Ramón Veloz y Roberto González -Panchón-. En 1959, realizan su primera gira internacional por Tampa, Cayo Hueso y Venezuela.

9 En la televisión usaba formatos de 10, 15, 30 y 50 instrumentistas. En un espectáculo por una Convención de medicina; en la Plaza de la Catedral, se unieron 101.

10 Virtuosos como José Manuel Rodríguez y Raúl Lima montaban las cuerdas y Ojeda, el laúd. Tomasito ensayaba el tres y Miguel, Saborit y Panchón, las guitarras. Al final se integraban todos.

11 La campaña opuesta al culto a la personalidad, impidió mantener el nombre del músico como identificación de agrupaciones. Coralia Fernández y Ramón Veloz, los conductores del proyecto televisivo, le sugieren el nombre.

12 Guillermo Álvarez Guedes, en su discográfica GEMA, graba entre otros: “Por las calles de San Juan”, “Marta”, “Olvido”, “Quiéreme mucho” y “Son de la loma”. Tras emigrar, lo edita en Puerto Rico y en Venezuela. Silvio Rodríguez lo descubrió años después en un viaje a New York y lo regaló a Miguel.

13 Ejemplos: “El Pió mentiroso”, “Yo tengo un gallo”, el tema del programa televisivo San Nicolás del Peladero, muchos números cantados por Coralia y Ramón, y aquel jingle de café Pilón, que decía: “Cuando quieras tomar un buen café / Un café aromático y sabroso / Exige al detallista que te dé / Pilón, que es el café más sabroso. También compuso el Himno de la Federación de Mujeres Cubanas.

14 Dramaturgo y director de radio y televisión, escribió la letra de algunas de sus canciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 11 =

| Newsphere por AF themes.