envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Nuestros fundadores: Nela del Rosario Medina

Recorrido por la vida artística de una prestigiosa locutora cubana
la historia de la televisión cubana

la historia de la televisión cubana

En la historia de la televisión cubana abundan los maestros que alternaron las aulas con los estudios televisivos.

A Nela Iraida del Rosario Medina (Cidra, Matanzas 27 de febrero de 1922 – La Habana, 15 de octubre de 2006) todos la recordamos como una prestigiosa locutora de la televisión, no solo era maestra sino una artista integral.

Egresada como profesora de Piano, Teoría y Solfeo, desde 1945 impartió educación y formación musical en las escuelas públicas. Estudió guitarra, asesoró coros, dibujó, pintó, escribió poemas y creó canciones1 y textos literarios.2

El Ministerio de comunicaciones, cada ciertos años hacía una convocatoria pública para captar locutores. En 1953 -como jugando- Nela ingresó a la Academia de aspirantes del locutor Luis Belardel, quien preparaba a los aspirantes- y alcanzó una evaluación satisfactoria.

En agosto ya poseía su certificado y acreditación profesional. Luego venció las pruebas del Canal 2 (Telemundo) y en octubre de ese propio año -sin experiencia previa- compartió junto al experimentado Alberto Gandero3 la conducción de Ventas por TV, patrocinado por la cerveza Miller Hig Life; donde se ofrecía anuncios y más de seis momentos musicales a cargo de Neno Sosa, solista de boleros y guarachas.4

Allí por dos años, con una hora en pantalla todos los días en vivo, Nela del Rosario forjó su versatilidad y su habilidad para improvisar ante las cámaras. Media hora antes de la salida al aire -sin guión o escaleta previa- recibía la información esencial y de inmediato anunciaba casas y productos del hogar, preparaba adornos florales en el estudio, mostraba y modelaba vestuarios e interpretaba música al piano.

Tras los comerciales en La cocina Hotpoint, dada su formación y sensibilidad artísticas le destinaron importantes proyectos musicales-culturales. Entre ellos se encontraban los espacios Selecciones de óperas (con obras clásicas dirigidas por el italiano Rafael Costabiles: Ejemplo: Mme. Butterfly, con Humberto Diez y Ana Menéndez), Viernes de gala (Con frecuencia mensual. Se conocía como El programa de Ernesto Lecuona. Allí, Nela investiga, sintetiza y narra en pantalla el argumento de cada obra representada.5), Música de cámara (Patrocinado por agua Mineral La Cotorra y cerveza Cabeza de perro. Comparte la locución con Pablo Medina, comunicador de cultura proverbial6).

A ello se suma la locución en otros espacios como: Violines en la noche y Archivo musical.7
Su inserción en la programación de cambio de la televisora -a cargo de los spots filmados o representados en vivo- le permitió animar e interpretar música mientras anunciaba los pianos. Un día, su inconformidad ante un vocablo que ella consideraba inadecuado con su profesión de maestra, la lleva al ámbito noticioso. Contaba Nela la anécdota:
Joe Pérez, Director de Programación, como castigo por mi desobediencia, me envía a la cabina de programación de cambio donde solo había locutores hombres. Tras un trimestre en otras funciones, el periodista Rodríguez Méndez quien dirigía el programa, me indica ponerle voz a un texto fílmico de quince minutos para el noticiero y a varios comerciales también filmados.

Así, Nela del Rosario se convirtió en la primera mujer que hizo locución para un noticiario en Iberoamérica. En Telemundo, Nela y Eva Rodríguez eran las únicas locutoras.8

En 1956, Nela simultanea las noticias con la locución en Telemundo pregunta -panel de periodistas- y en Codazos por TV, junto a los experimentados Eduardo Pagés9 y Carlos D´Mant.

Sin embargo, su participación en la revista informativa El Mundo en televisión10, donde había participado desde 1953, fue uno de sus roles televisivos más recordados.

Allí, al amanecer del primero de enero de 1959, estaban Pablo Medina y el periodista Carlos Lechuga en el estudio a las siete de la mañana, cuando este último anuncia la huída del tirano Batista. La noticia se replica en el resto del día por muchos locutores, entre otros, ella y Eva. Desde entonces, toda la televisión se mantuvo más de 59 horas ininterrumpidas al aire, narrando los sucesos de ese día triunfante.

La colaboración de Nela en el nuevo proyecto social se expresa de diversas maneras. Desde la primera etapa, redujo su salario de $500 – $1000 mensuales a $275. En 1961, en CMBF TV Revolución11, imparte clases nocturnas Centro de alfabetización de Masón y San Miguel.

Asimismo, en 1962, imparte dirección coral en la Escuela de Dirección de coros, del Conservatorio Amadeo Roldán y la Escuela Nacional de instructores de arte.

Entre 1964 y 1969 asesoró al movimiento coral aficionado.
En lo adelante, alternó numerosos programas radiales-televisivos y espectáculos teatrales. En 1968, cuando las nuevas regulaciones del sector cultural le imponen elegir entre la enseñanza musical y la televisión, opto por la pantalla chica.

Entre los disímiles proyectos que condujo, recordamos: Teatro, Álbum de Cuba12 -sustituyendo a Esther Borja-, Arte y folklore,13 De todo un poco, Meridianos de la trova y Recital.

Nela guardaba un recuerdo particular de cuando presentó en el teatro el primer concierto sinfónico dirigido en Cuba por su hijo, Guido López-Gavilán del Rosario.

Tras su jubilación en 1989, se volcó al Sindicato de jubilados de la televisión cubana y a impartir clases de Apreciación musical en la Cátedra del adulto mayor en la Universidad de La Habana.

Nela del Rosario fue distinguida con la condición de Artista de Mérito de la Radio y la Televisión. A pocos días antes de fallecer le fue otorgado el Premio Nacional de Televisión, por la obra de toda su fructífera vida.

Referencias:
1 En 1956 publicaron “Evocación a Martí”, cancionero de siete obras con su letra y música; en 1959, “Poesía social y revolucionaria”; en 1979 obtuvo mención en el Concurso de Poesía de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).
2 Concurso literario sobre la Campaña de alfabetización recibió mención en el género testimonio.
3 Jefe de ventas de esa planta.
4 Réplica de Tienda en su casa, animado anteriormente por el propio Gandero en el Canal 4.
5 Ella lo animó antes de 1959, durante media hora en el Canal 2. Luego, en su tránsito por los canales 4 y 6, alcanza una hora.
6 Guionista: Antonio Quevedo, crítico de música del periódico Telemundo, que usaba un lenguaje muy rebuscado
7 Permanecen hasta después de 1959.
8 La prensa consideraba como sus mejores locutores a Nela, José Delage e Ibrahim Urbino.
9 También guionista. Un año antes del ciclón Flora, Enrique Iñigo –entonces Director del canal 6- lo asume con la locutora Freya García.
10 Con las secciones del periódico homónimo: Noticias, modas, genética, jardinería, cocina, deportes, clases de francés, entrevistas a personalidades de la cultura y otros expertos. La población planteaba problemas. Director: Erich Kaupp. Analista político y editorialista: periodista Carlos Lechuga. Se mantuvo hasta la salida del Noticiero nacional de televisión.
11 Fusión de los canales 4 y 2.
12 Auspiciado por el Consejo Nacional de Cultura. Dirigido fundamentalmente por Loly Buján y Roberto Garriga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × tres =

| Newsphere por AF themes.