envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Oneida Hernández Lorenzo: bendecida por la vida

Entrevista a la actriz y locutora de radio y televisión Oneida Hernández Lorenzo

La locutora y actriz de cine, radio, televisión y teatro Oneida Hernández Lorenzo arribó el primero de agosto a los 81 años de edad.

Desde muy pequeña se identificó con la radio, a través de un radiecito de pilas, propiedad de su papá. Desde entonces ya manifestaba su predilección por este medio y quería ser como las protagonistas de las novelas.

Descendiente de una familia campesina y humilde, pero de altos valores humanos, Oneida se crió en la finca Siguaney, cercana a la ciudad de Sancti Spíritus. Tanta era su pasión por el arte dramático que su hermana mayor pensó que Oneida había perdido la cabeza, pues la pequeña se pasaba largas horas repitiendo, en voz baja, los diálogos que escuchaba en las novelas.

Sin embargo, allá en Siguaney, la finca donde vivía con sus padres y hermanos, era casi imposible pensar en la actuación y lo logró gracias al Triunfo Revolucionario de 1959, que trajo un cambio fundamental para las jóvenes que como ella querían abrir sus alas y echar a volar.

¿Qué representa para usted la radio?

El decursar de mi vida. Comencé a trabajar en ella en el año 1959 hasta el 2019, en que dejé de hacerlo por dificultades en uno de mis ojos. En ese período hice de todo en los medios. Fui actriz, locutora, conductora de programas. Trabajé también en radio Pekin como locutora para la redacción en español, además de corregir los materiales ya traducidos.

Esa misma labor la hice en Radio Moscú y como algo adicional grababa el noticiero. Fueron desempeños que me exigían una constante superación y como resultado una elevación de mis capacidades técnicas e intelectuales.

Otra vez la radio

De igual modo, las experiencias internacionales de Oneida en la radiodifusión continuaron: “Con posterioridad en los años 89 y 90 del siglo XX trabajé en dos emisoras radiales de Colombia, en específico en los noticieros y en los archivos de esos espacios informativos. Era un estilo de trabajo diferente a los realizados por mí, pero una vez más me acostumbré y me acomodé a las nuevas maneras de hacer”, acotó la artista.

En Colombia Oneida trabajó en Radio Todelar y en Colmundo Radio, ambas emisoras situadas en la ciudad llamada Bucaramanga, capital del departamento de Santander.

En Colmundo Radio tenía un espacio cultural con salida al aire los domingos. En él hacia comentarios y leía poemas. Como la aureola de actriz siempre acompañó a esta cubana, en ese país sacó a la palestra pública sus dotes teatrales y se vinculó al grupo de teatro Arte Bucaramanga. Así lo recuerda: “Con ellos visité Antogafasta en Chile, donde actuamos en un festival titulado Zicosur para los países americanos del cono sur. Para beneplácito, mi actuación estuvo entre las mejores y más convincentes, a pesar de encarnar un personaje con características folclóricas colombianas llamado La culebra pico de Oro, especificó.

En una retrospectiva por la vida de esta espirituana por antonomasia y capitalina por derecho propio, vemos que tuvo el privilegio de trabajar en todas las emisoras radiales ubicadas en la capital cubana. En sus inicios laboró en Unión Radio Cadena Nacional, una planta supuestamente para los trabajadores pertenecientes al líder sindical corrupto Eusebio Mujal, dirigente de uno de los sindicatos amarillos de la seudorepública.

“En esa planta trabajé en 1959 luego de su intervención, junto a Wilfredo Rodríguez Cárdenas, la voz del manifiesto a la huelga del 9 de abril. Fue una etapa difícil, pues estábamos rodeados de personas desafectas al nuevo sistema social. Conspiraban contra el desarrollo de la planta, no obstante, poco a poco con el esfuerzo de Wilfredo y con el mío, que estaba al tanto de cualquier pormenor, todo fluyó y en mi caso aprendí muchísimo con énfasis en cómo crecer ante las dificultades y las trabas de la vida” añadió la actriz.

Oneida prestó su voz a locución de novelas. Donde la llamaran, allí estaba dispuesta a dar lo mejor de sí. En la pequeña pantalla hizo Rosas a crédito en su primera versión junto a Martha del Río y Manuel Porto: “Antes había hecho La familia con Iván Mulkay; también hice muchos teatros con Loly Buján, así como teatros rusos. Trabajé en el noticiero de televisión muchos años”.

Acerca de sus planes inmediatos, Hernández Lorenzo confesó: “Pronto trabajaré en una película integrada por varios cuentos y el mío tiene un tema muy delicado asociado a unos poemas que supuestamente escribió un sacerdote, pero que fueron escritos por una abuela. Yo cuento la verdadera historia. Lo dirige Arturo Sotto. Comenzamos las filmaciones el próximo día 16 y desde ya te cuento que estoy muy emocionada como siempre ocurre con cada una de mis actuaciones”, añade la también locutora.

La actriz cubana Oneida Hernández Lorenzo ha tenido la inmensa dicha de incursionar en todos los medios. Sin embargo, siente gran admiración por la radio. Al respecto opina: “Es mágica, te brinda la posibilidad de vestir a tus personajes como lo desees, ponerle rostro, corazón y psicología solo con tu capacidad actoral. Por todo ello siempre reafirmo la magia de la radio, es un medio grandioso. En ella he tenido la suerte de laborar bajo la dirección de figuras tan prestigiosas como Caridad Martínez Aida Isalbe y Nilda Collado. Por otra parte, la radio te exige perfeccionar la dicción y manejar bien los distintos planos y adecuar la voz según los requerimientos”.

 

| Newsphere por AF themes.