18 de junio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Palabras, palabras, palabras

Nuestra lengua cuenta con tres formas no personales del verbo, gerundio, infinitivo y participio. Hoy nos detendremos en esta última, o sea, en el participio.
participios

El participio puede realizar tres funciones sustantiva, adjetiva y verbal. Según la forma que adopte hablamos de participios regulares que terminan en ado o en ido: comido, llegado, cantado o irregulares que terminan en to, so y cho: impreso, hecho, rota.

Hay muchos participios ya establecidos en nuestra lengua como sustantivos, algunos de ellos son: la parada, la mirada, la bienvenida, la llegada, la entrada, la salida, la comida y otros muchos. En todos estos casos él acepta marca de género y número. Decimos o escribimos entonces: las paradas, las miradas, las comidas.

El participio funciona como verbo en varios casos:

  1.  como núcleo significativo de los tiempos compuestos, hemos comido, hubieran venido, han roto, hayas salido               
  2.  en la voz pasiva con ser o estar, fue pintada, está otorgado
  3. en las frases verbales, tiene efectuadas, lleva escritas
  4. como núcleo del predicado en oraciones subordinadas, terminado el evento, nos encontraremos en el salón.

Cuando el participio funciona como adjetivo también adopta marcas de género y número como apreciamos en: obras estudiadas, platos rotos, tema interpretado, pantalón comprado.

Por su significación el participio conserva el contenido semántico de acción, proceso o estado. Esa significación se manifiesta como un estado alcanzado, cuando el participio funciona como adjetivo, ejemplos de ello son: meta lograda, trabajos realizados.

Como apuntamos al principio todo participio que no termine en ado o ido es irregular. Algunos participios son únicamente irregulares como es el caso de:

abierto, cubierto, dicho, escrito, hecho, muerto, puesto, resuelto, visto, vuelto y muchos otros. En ningún caso o ninguna función podemos usar estos participios como regulares.

Otros participios son únicamente regulares como es el caso de: cumplido, cantado, comido, cenado, mirado, medido, forzado y muchos otros. En ningún caso o ninguna función podemos usar esos participios como irregulares.

El problema con la forma del participio se presenta cuando estos son regulares e irregulares, como es el caso de:

verbo                    participio regular                   participio irregular            

atender                      atendido                                    atento 

comprimir                 comprimido                                 compreso 

despertar                 despertado                                   despierto

elegir                         elegido                                        electo

fijar                            fijado                                           fijo

hartar                        hartado                                       harto.

Y así podríamos mencionar muchísimos verbos más que poseen dos participios. Es importante que tengamos en cuenta que estos participios irregulares solo se usan como adjetivos y los regulares como verbos. Así debemos decir o escribir:

 el presidente electo llegará hoy y el presidente fue elegido ayer

el niño es muy despierto y han despertado al niño

la joven atenta viene en camino y ella ha atendido a muchos clientes.

Para finalizar como nota curiosa les aseguro que los verbos freír y romper tienen dos participios freído y frito, en el caso de freír y roto y rompido, en el caso de  romper, sin embargo con ellos se hace una excepción y se usan solo los irregulares también para la función verbal[M1] . Decimos o escribimos: han roto el vaso y no pagaron el vaso roto.

Usar adecuadamente el participio en cualquiera de sus funciones nos distingue y de seguro nos librará de pagar los platos rotos.


 [M1]

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 13 =