envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Pasiones infinitas

Amplia proyección social mantienen los programas radiales y televisuales

Los medios de comunicación audiovisuales nos hacen sentir juntos. Sonidos, ideas, mensajes, símbolos, lideran en un panorama donde la transformación de la cultura de masas en una cultura segmentada propicia múltiples formas de aprendizaje y acceso a diferentes visualidades.

 

En la era de las no tan nuevas tecnologías, la representación es el modo de hacer visibles con palabras e imágenes una sociedad y su cultura, constituye el término adecuado para abordar convenciones que organizan nuestras percepciones y la noción de realidad.

Los medios tradicionales se apropian de voces para concebir discursos que exploran la dimensión afectiva de los públicos. Pero las propuestas audiovisuales no se comprenden con el mero acercamiento a mecanismos textuales, redundancias o esquemáticas soluciones; cada oyente o espectador es un consumidor simbólico que participa en las emisiones de acuerdo a sus gustos, reinterpreta lo visto en la pantalla o la escucha en la radio, coloca lo verosímil en la encrucijada entre lo posible y lo real desde cierta perspectiva: la cultura es un mecanismo de producción de textos nuevos.

En la convocatoria al noveno congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, a celebrarse en junio próximo, se alerta: “no estamos ajenos a los efectos de la industria cultural dominante y los monopolios de la información que tratan de erosionar nuestros valores identitarios y desmovilizar la toma de conciencia. La cultura en tales medios y prácticas se reduce muchas veces a servir como mero instrumento para incentivar el consumismo y la mediocridad”.

Todo texto tiene una teoría filosófica implícita, la cual debe ser desentrañada del conjunto audiovisual, incluso los discursos banales en apariencia tienen una teoría implícita.

Conflictos expresados en narrativas de la radio y la televisión hacen meditar a los públicos. Cada persona debe ser consciente del sentido de la comunicación en los escenarios actuales, pues realidades-otras pueden ser la propia, la de vecinos o conocidos.

Toda imagen es polisémica, implica una cadena flotante de significados que el espectador o el oyente ignora o selecciona.

 

De acuerdo con el informe del grupo de trabajo de la Uneac, referido a Cultura, Medios y Redes Sociales: “La fuerza innovadora y de impacto social  que exponencialmente marcan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, debe constituir un reto creativo, una oportunidad para la pervivencia de la radio. Nuestras emisoras van adaptando su quehacer y sus lenguajes a los nuevos tiempos de Internet en el espíritu de la multimedialidad”.

Guionistas y realizadores se preguntan: ¿existe una “fórmula” para seducir a la niñez? ¿qué decir, cómo decir, al pensar en públicos habituales de determinados espacios?

Renombradas personalidades han insistido en la necesidad de unir esfuerzos en beneficio de la calidad artística, las jerarquías culturales y la riqueza formativa durante toda la existencia.

En tal sentido el referido documento apela al trabajo mancomunado de las instituciones, “para incentivar que el MINED, el Ministerio de Educación Superior y los medios desarrollen un creciente programa de acciones, las cuales faciliten la formación de los gustos y de espectadores críticos desde las edades preescolares. La interpretación y la sensibilización con el universo de expresiones artísticas y literarias debe comenzar en ese período de la vida”.

Pasiones infinitas guían a los creadores al pensar y concebir las distintas emisiones de radio y televisión. El proceso previo al noveno congreso de la Uneac propicia a la vanguardia artística cubana hacer valer la polémica sobre temas que preocupan a la intelectualidad con el fin de acercar cada vez más la cultura a la sociedad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − ocho =

| Newsphere por AF themes.