envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Preferencias de los auditorios capitalinos en el consumo televisivo durante la última década

Descubre el comportamiento del consumo televisivo en la capital durante los últimos 10 años

El Centro de Investigaciones Sociales de RTV Comercial, con 43 años de labor ininterrumpida –cumplidos este 27 de noviembre de 2020– ha tenido como parte de sus propósitos el estudio de los auditorios de televisión de manera sistemática, así como la confección de anuarios televisivos en los cuales se recoge la relación de las audiencias con los programas y los canales.

Las investigaciones de audiencia, así como los anuarios de televisión1 ofrecen, entre otros elementos, información sobre el consumo que ante las diversas ofertas televisivas realiza la población, y con ello contribuyen a determinar gustos, preferencias y expectativas.

Con respecto a la evolución del uso del medio televisivo en los últimos 10 años se mantiene una elevada utilización de la televisión, a pesar de la segmentación o distribución de los públicos por los diferentes canales y la creciente multiplicación de los soportes tecnológicos audiovisuales en el país (computadora, video, DVD, teléfono móvil, etc.), y su cada vez más alto nivel de penetración en los hogares cubanos2.

No obstante, vale mencionar que a medida que avanzó el 2012, el uso de la televisión aumentó con respecto al 2011 y se mantuvo un comportamiento relativamente estable en el consumo del medio televisivo durante los siguientes años, hasta inicios del 2020 con la llegada de la COVID-19 a Cuba y los nuevos retos que ha supuesto para la pantalla chica. Este es un aspecto que habla a favor de los cambios implementados por la Televisión Cubana a partir del segundo semestre de 2012 y en el 2013 con la especialización de los canales, lo cual también puede interpretarse como una ligera mejoría de la programación en aquel entonces.

Consumo televisivo por días de la semana

Si se analiza el consumo que se realiza por días de la semana se puede plantear que de lunes a viernes es mayor que los fines de semana. El día en que más se exponen los públicos a la televisión es el lunes y a medida que avanza la semana esta exposición se reduce.

El sábado es el día en que menos personas consumen la televisión durante todo el año. Los datos obtenidos confirman la relación que existe entre el uso del medio y el tiempo social, es decir, los hábitos de vida de la población, pues, como es conocido, el sábado disminuye la permanencia en el hogar de los sujetos.

Con respecto al domingo se puede apreciar que la teleaudiencia ha tenido diversas variaciones, lo cual está asociado a los cambios que la Televisión Cubana ha implementado para este día, donde la permanencia en el hogar es mayor a la del resto de la semana.

Consumo televisivo por canales

Durante todos los años analizados las audiencias de Cubavisión triplican las audiencias del resto de los canales. Cubavisión continúa con la primacía dentro de la televisión. No obstante, vale mencionar que, si bien es el canal que más se consume, su audiencia referida y evaluación por parte de los televidentes estudiados han tenido fluctuaciones significativas. Todo parece indicar que la diversidad de sus propuestas no siempre satisface en gran medida a la variedad de públicos que conforma su auditorio.

Los canales educativos son a los que se expone el menor porcentaje de sujetos; sin embargo, el Canal Educativo 2 aumentó significativamente su auditorio a partir del 2013 por la salida al aire, durante gran parte de su programación, de la señal informativa de Telesur.

Consumo televisivo por horarios

Se puede constatar que como tendencia durante los años analizados el momento de mayor exposición para el consumo televisivo es en la noche, a partir de las 8:00 p.m., horario en que se registran las mayores audiencias y se dedica más tiempo al consumo de televisión. A este horario le sigue el de la tarde y la mañana y se reduce aún más la exposición a la televisión durante la madrugada.

Este comportamiento ha tenido variaciones durante los últimos tiempos. Se pudo observar una disminución del consumo en el horario estelar; sin embargo, con la llegada del nuevo coronavirus a Cuba y el incremento de la permanencia en los hogares, se han visto favorecidos los horarios de la mañana, la tarde y la noche.

Consumo televisivo según sexo y edad

En el comportamiento del uso del medio televisivo según grupos de edades se evidencian diferencias. Los jóvenes son los que menor uso hacen de la televisión, mientras que a medida que aumenta la edad aumenta el consumo de televisión. Respecto a la variable sexo, también existen diferencias en el consumo. Las mujeres son el grupo que se expone en mayor número al medio en general.

De igual forma, en la exposición a los canales televisivos se puede plantear que existe una tendencia al predominio de determinados públicos. En Cubavisión prevalece el consumo por parte de las mujeres y adultos. Tele Rebelde atrae mayoritariamente a hombres como consecuencia de las trasmisiones deportivas.

En el caso de Multivisión y el Canal Habana, sobresalen entre los consumidores las féminas, mientras que en los canales educativos no existen diferencias importantes por sexo ni edad. Sin embargo, en la actualidad Canal Educativo 2 tiene un mayor consumo por parte de los hombres, como consecuencia de la salida al aire el 1 de julio del 2020 de la señal de Telesur por la misma frecuencia del canal cubano durante 24 horas diarias, teniendo en cuenta que el gigante de noticias latinoamericano en Cuba cautiva mayoritariamente al sexo masculino, según estudios de audiencia del CIS.

Consumo televisivo por programas

Se aprecia una gran diversidad respecto al consumo de programas televisivos. Los intereses de los públicos están dirigidos hacia las telenovelas, las películas, los informativos, los humorísticos y los musicales. Los programas que más gustan son los dramatizados, estos resultan los de mayor peso en la programación, con un amplio poder de convocatoria.

Por otra parte, la transmisión de series policiacas cubanas (U.N.O. y Tras la Huella) ha logrado registrar auditorios elevados y ha permanecido de forma sistemática e histórica entre los programas que más gustan a la población cubana. De manera general, se evidencia que el policiaco de factura nacional goza de la preferencia del público. Existe una notable diferencia entre este espacio y los de producción extranjera con similar corte, que por lo general aúnan auditorios menos numerosos.

Otras de las opciones más consumidas por el público resultan los programas de comicidad que se han transmitido en el horario estelar. El programa humorístico Vivir del cuento ha alcanzado los valores históricos de estos espacios, lo que habla a favor de la aceptación y la fidelidad del público con este programa.

Por otro lado, de la programación informativa el espacio que habitualmente más se consume y que logra concentrar audiencias considerables es el Noticiero Nacional de Televisión (NTV), en su emisión estelar de lunes a viernes por Cubavisión. Sin embargo, en los tiempos actuales los informativos han adquirido un nuevo protagonismo en términos de teleaudiencia, dadas las complejidades y urgencias sanitarias en el país, que incrementan la demanda de información de los públicos y de una actualización constante sobre esta temática.

Ello explica los altos niveles de exposición a programas que comúnmente tienen alcances más discretos, como la Mesa Redonda y el Al Mediodía. El espacio Conferencia de prensa del Minsap sobre la COVID-19 tuvo también un elevado seguimiento por parte de los televidentes durante el periodo en que se emitía a diario.

Respecto a la programación cinematográfica, tradicionalmente los programas que han tenido las mayores audiencias han sido del canal Cubavisión. Ellos son La película del sábado y Arte 7, unido al espacio Cuadro a Cuadro, que se trasmite solo en programaciones especiales de fin de año y de verano. No obstante, en el caso de las dos primeras propuestas vale mencionar que sus índices de audiencia han sido fluctuantes durante la década estudiada. Este hecho está relacionado con la calidad de sus propuestas cinematográficas; y en el programa Arte 7, también se puede asociar a la calidad de la serie que transmite.

Por otro lado, sobresale por Multivisión el espacio Cine de Aventuras, el cual se reafirma como el espacio cinematográfico de mayor audiencia en este canal. Referente al género, la acción, las aventuras y las comedias son las que más gustan a los públicos.

Los espacios deportivos, por su parte, han tenido un mayor consumo y aumentado la satisfacción de las audiencias con relación a estas ofertas, a partir de la especialización de Tele Rebelde como canal deportivo en el 2012. Se aprecia que los programas que más atraen a los sujetos son las transmisiones de partidos de fútbol internacional y de la pelota cubana. Además, los programas que alcanzan las mayores audiencias se sustentan fundamentalmente en deportes como la pelota, el fútbol y el boxeo.

Igualmente, el espacio informativo NND y la trasmisión de eventos de relevancia internacional, como olimpiadas, panamericanos, centroamericanos, mundiales, entre otros, obtienen niveles significativos de exposición por parte de los públicos.

Los espacios musicales constituyen uno de los materiales audiovisuales que más consumen los públicos estudiados, sobre todo cuando se trata de ofertas con un elevado nivel de calidad. Los programas de espectáculos trasmitidos durante el tiempo que comprende esta investigación, como Sonando en Cuba, Bailando en Cuba, La Banda Gigante, Concurso Adolfo Guzmán, La Colmena TV, entre otros, han propiciado un mayor consumo televisivo por parte de los diversos segmentos de públicos.

Consumo televisivo en tiempos de coronavirus

Luego de varios meses de convivencia con la pandemia causada por el virus SARS-COV-2, la Televisión Cubana ha tenido que realizar modificaciones en su parrilla de programación. Este hecho se sustenta en la necesidad de ofrecer información periódica a la población sobre el nuevo coronavirus, su impacto en la sociedad cubana y las medidas adoptadas por el gobierno; unido al aumento del auditorio potencial dado por el cierre de las escuelas y el cese de las actividades laborales en muchos centros de trabajo. Ello posibilitó la permanencia en casa de un público heterogéneo, en horarios en que por lo regular no se encontraban en los hogares.

Pero si bien el reordenamiento de las propuestas televisivas y la existencia de un contexto social diferente han incidido en el uso de la televisión en este período, muchas de las principales tendencias que históricamente han caracterizado el consumo televisivo continúan manifestándose. Sin embargo, para el desarrollo de este epígrafe serán tomados en cuenta aquellos resultados que difieren de los obtenidos en etapas anteriores.

El reforzamiento de los contenidos informativos, dada la necesidad de los espectadores de conocer sobre el coronavirus y las disposiciones del gobierno, tuvo una repercusión directa en el aumento de los niveles de exposición en espacios como la Mesa Redonda y el NTV del Mediodía. Razones como estas, unidas a la asertividad y el buen desempeño del Director Nacional de Epidemiología del Minsap, fundamentan el elevado seguimiento que ha tenido también la Conferencia de Prensa del Minsap sobre la COVID-19.

No obstante, en semanas más recientes algunos de estos espacios informativos ya muestran un consumo mucho más atenuado, a la par que la situación sanitaria se va “normalizando” y disminuye la avidez de un segmento de los espectadores por este tipo de contenidos.

De igual forma, las prácticas cotidianas en los espacios privado y público se han reconfigurado en cierta medida por el particular escenario social –así como los intereses y las prioridades de los sujetos también hacia el medio televisivo–. Sin embargo, nuevamente se comprueba algo reconocido por especialistas en este campo: el uso de la televisión está condicionado de forma significativa por los hábitos de teleaudiencia conformados por la oferta sostenida, las dinámicas del tiempo social, los patrones culturales, etc., que luego se traducen en demandas y expectativas de los públicos hacia la televisión, que permanecen de manera prolongada en comunidades de receptores.

Recomendaciones a partir del consumo televisivo

Se hace necesario trabajar con mayor énfasis en realizar y mantener en pantalla productos de factura nacional, dado el interés marcado de los espectadores por esta oferta, a pesar de que la producción nacional se ha reducido paulatinamente. Las propuestas televisivas nacionales constituyen una fortaleza que refuerza nuestra identidad cubana. En tal sentido, vale mencionar de manera oportuna la menguada oferta de humorísticos dentro de la televisión, que básicamente se apoya en la comedia de situaciones Vivir del cuento.

Se recomienda, además, mantener y ampliar la producción de los dramatizados que aborden temas que reflejen la realidad actual de una manera constructiva y entretenida y que resulten de interés para los televidentes. Asimismo, se exhorta a incluir nuevos proyectos televisivos por Cubavisión para el disfrute de la familia cubana, sobre todo en los horarios y días de mayor concentración de auditorios.

Finalmente, se estimula a continuar mejorando la programación de la televisión según las recomendaciones de la teleaudiencia y las principales tendencias en el consumo televisivo. Asimismo, se propone mantener el manejo de enfoques y análisis versátiles que se ajusten a los fenómenos de la realidad social actual, en medio de la complejización del panorama contemporáneo que introduce nuevos intereses y expectativas en los espectadores.

Notas:

1 Los resultados que se ofrecen pertenecen a la información procesada por el Grupo de Investigación de Audiencias del Centro de Investigaciones Sociales de RTV Comercial a partir de los datos obtenidos a través del Estudio Sistemático de Auditorio. Estos datos corresponden a muestras de La Habana; sin embargo, es válido tomarlos como indicadores de algunas tendencias que pueden estar ocurriendo hoy en el universo de la audiencia de la televisión.

2 Estudio Nacional de Medios, 2009.

Gala final del XV Concurso Adolfo Guzmán.
Noticiero de la Televisión Cubana.
Las emisiones diarias del espacio Conferencia de Prensa del Minsap sobre la COVID-19 tuvieron elevados índices de audiencia.
El programa humorístico Vivir del cuento es uno de los más consumidos por los públicos de la TV Cubana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − cuatro =

| Newsphere por AF themes.