envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Radio Club Cultural Femenino

En la búsqueda de visibilidad, las mujeres también jugaron un rol importante en las asociaciones radiales establecidas en la República

El Radio Club Cultural Femenino se fundó el 22 de abril de 1937 con el objetivo de proporcionar a sus miembros conocimientos generales y especialmente los necesarios para la mejor dirección y cumplimiento de las actividades domésticas.

El Club no se vinculó a los debates ni discusiones relacionadas a temas religiosos y políticos de su tiempo. Estaba constituido por cuatro clases de miembros: una directora, socias generales, socias numerales, y socias protectoras.

Socias generales eran las residentes en la capital o en localidades vecinas. Socias numerales eran las residentes lejos de la capital, bien en otros territorios de la República o en el extranjero.

Socias protectoras eran las que contribuían con una cuota no menor de un peso mensual y tenían los mismos derechos y deberes que las Socias Generales. Se podía ser Socia General aunque se residiera lejos de la capital, siempre que se abonara la cuota fijada para esta clase de miembros.

Se podía nombrar Socias de Honor a mujeres de reconocido mérito y cuya relación con el Club favorecía a este. Toda socia que presentaba al Club cincuenta miembros era nombrada Socia de Mérito y se le otorgaba un diploma.

Para ser admitida y permanecer como Socia General era requisito gozar de prestigio social. Toda socia podía ser separada del Club por la Directiva, cuando esta considerara que perjudicaba al mismo. Además, era deber de todas las socias cumplir las disposiciones de los Estatutos y Reglamentos de la asociación.
La dirección, representación y administración del Club estaba encomendada a la Directora y Consejeras que la primera nombrara. Las elecciones para designar a la Directora se efectuaban el primer jueves de marzo de los años pares. Hasta 1938, la Dirección del Club la asumió Emma López Seña, fundadora única de la asociación.

La Directora nombraba un cuerpo de seis Consejeras, elegidas de las ternas que le eran presentadas por las Socias. Esas ternas eran presentadas en la primera quincena de marzo de cada año y los nombramientos los hacía la directora antes del día 30 del mismo mes. Las ternas para Consejeras eran firmadas por diez Socias.

Cuando por renuncia u otra causa una consejera cesaba en el cargo de Directora, se elegía una nueva Consejera para cubrir el puesto, sin tener que esperar a la fecha de la presentación de las ternas.

En caso de que el Club se disolviera, los fondos y bienes que poseía serían donados a una o más instituciones educativas o benéficas de carácter nacional.

Toda mujer que deseara ingresar al Club podía hacerle la solicitud a la Directora, la cual estaba facultada para aceptar o rechazar la solicitud de ingreso de la candidata a Socia, sin tener que exponer los motivos por los cuales rechazaba, en caso de hacerlo.

Las cuotas de asociación para las Socias Generales eran de un peso el trimestre y cincuenta centavos de ingreso y reingreso. Para las Socias Numerales eran cincuenta centavos el semestre. El pago de todas estas cuotas se hacía siempre por adelantado. Todos los pagos se hacían a nombre de la Directora.

Toda Socia General perdía sus derechos al dejar de renovar su cuota quince días después del vencimiento de la misma, teniendo que abrir la cuota de reingreso para ser de nuevo Socia General.

Las Socias Generales tenían como deberes y derechos:

  • Concurrir al local social en los días y horas que se fijaban y hacer uso natural de los muebles y otros objetos que se encentraban en el local a la disposición de las Socias.
  • Asistir a las fiestas, conferencias, reuniones, etcétera, que celebrara el Club y de acuerdo con la índole de las mismas.
  • Utilizar las clases que ofrecía el Club, cumpliendo con la organización y disposiciones que se fijaban para las mismas.
  • Solicitar por escrito de la Directora las clases, conferencias y otros actos sociales que estimaran que podían ser beneficiosos para el Club y sus miembros.
  • Recibir el Boletín del Club cuando éste se distribuyera a las Socias.
  • Pagar sus cuotas con puntualidad y cualquier otro gasto que ocasionara al Club por daños causados a los muebles u objetos que existían en el local social o por cualquier otro motivo que no eran los mencionados.
  • Comunicar a la Directora cualquier cambio en su dirección postal.
  • Observar una conducta correcta y expresarse en el lenguaje y tono mesurado en todos los actos del Club que se celebraban en el local social.

Las Socias Numerales tenían como derechos y deberes:

  • Pagar sus cuotas con puntualidad siempre dentro de los diez días siguientes a su vencimiento.
  • Recibir el Boletín del Club cuando este se distribuya a las Socias.
  • Visitar el local social cuando se encontraba temporalmente en la ciudad de La Habana, y  siempre dentro de los días y horas fijadas para el acceso al mismo.
  • Solicitar permiso de la Directora para concurrir a algún acto social. Este permiso no podía concederlo la Directora más de dos veces en el mismo año a una Socia Numeral.
  • Comunicar a la Directora cualquier cambio en su dirección postal

Los deberes y derechos de la Directora:

  • Representar al Club en todos los actos que se requerían y firmar a nombre del mismo los documentos necesarios.
  • Convocar y presidir todos los actos sociales comunicando a las Socias Generales el día y hora en que se celebrarán, y  cuando estos actos eran de importancia especial, los comunicaba a cada una de las Socias Generales y las de menor importancia los informaba por los medios usuales de comunicación del Club.
  • Enviar por correo a todas las Socias un Boletín mensual con las comunicaciones oficiales, recetas de cocina, menús y otros asuntos interesantes para la mujer en general.
  • Mantener una Biblioteca Circulante para uso de las Socias.
  • Radiar u ordenar la radiación en programas que se eran notificados a las socias, las comunicaciones y los referidos a las actividades del Club.
  • Organizar clases teóricas y prácticas para que se beneficiaran a las Socias Generales.
  • Organizar fiestas, conferencias y otros actos de índole cultural y artística.
  • Invitar a los actos sociales del Club a personas reconocidas de mérito, especialmente mujeres cuya presencia y participación en los mismos era provechosa para el Club.
  • Atender a la solicitud de clases, conferencias y otros actos que solicitaran las Socias cuando no causaban perjuicio al Club.
  • Comunicar a las Socias, con la anticipación conveniente los cambios que se fijaban en las actividades establecidas por el Club y las que éste iniciaba, para que pudieran disfrutar de ellas las que tuvieran derecho a las mismas.
  • Mantener en todo momento la mayor cordialidad entre las socias, no permitiendo en ningún caso que una o más socias molestaran a otras.

En sentido general, el local estaba abierto para las Socias Generales en los días y horas que se anunciaban en el Boletín de Club y por radio. El uso de la Biblioteca Circulante se hacía de acuerdo con las disposiciones del reglamento de la misma. El disfrute de las clases se regía por la organización y disposiciones que se fijaban para cada una de ellas. El domicilio del Club radicó en la calle Monte, No. 475., primer piso.

Las mujeres en sus búsquedas de visibilidad también jugaron un rol importante en las asociaciones radiales que se establecieron en la República, este apartado es prueba de ello, y de cómo las féminas moldearon sus gustos, preferencias y modos de expresase a través de la institución del Radio Club Cultural Femenino, lo cual se ha demostrado en toda su organicidad.

Además, se erigieron como potenciadoras de relaciones sociales teniendo en cuenta el universo de intercambio que tenían diseñado en la estructura de la fundación. Para los destinatarios de sus propuestas se les esbozaban los modos de ser, vivir e interactuar, que funcionaban a manera de propuestas identitarias, como lentes de reconocimiento.

Bibliografía:  
Radio Club Cultural Femenino. Archivo Nacional de Cuba. Fondo: Registro de Asociaciones. Legajo: 27636. Expediente: 27636.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + dieciseis =

| Newsphere por AF themes.