envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

René González Dussac: 39 años en el uso de la palabra

Reseña de la trayectoria del locutor, Premio Nacional de Radio 2020
René González

René González

En el prólogo del libro Silencio se habla, Josefa Bracero escribió: “De la Radio se ha dicho que, tras su momento de aparición, disfrutó del rango de un espectáculo de feria. La posibilidad de trasladar sonidos sin postes ni alambres se ofreció con el rostro de la magia. El descubrimiento del espectro electromagnético fue como una entrega del siglo XIX al siglo XX”.

Cuba, como siempre a la vanguardia del desarrollo, encontró en Luis Casas Romero el precursor de este descubrimiento en nuestro país cuando fundó la emisora 2LC, que fue perfeccionando su funcionamiento hasta llegar a convertirse en una potencia, tanto nacional como internacionalmente. La radio pronto se convirtió en elemento de comunicación al alcance no de todos, pero sí de muchos.

Este preámbulo permite hablar de un niño oriundo del pueblo Songo la Maya, de la provincia de Santiago de Cuba. Nos cuenta que se sentaba en el portal de su casa y hablaba constantemente de cualquier tema en voz alta. Ese niño se mudó luego para el central Baltony, hoy Los Reinaldos. Esa persona que hoy entrevistamos es muy locuaz y explica que en ese lugar se vinculó a un grupo de aficionados y participó en diversas actividades donde tenía que comunicar, pues ponían dramatizados.

En 1964 obtuvo una beca para estudiar en La Habana y alcanzar el noveno grado de la secundaria básica. En la escuela siempre participaba en las actividades culturales, así hizo sus primeras incursiones en la locución. Regresó a Guantánamo y comenzó a hacer sus pininos en la locución de manera profesional. Lo llamaron de la emisora CMKS y lo llevaron a la cabina de trasmisión. Allí hizo su debut. Le asignaron dos programas, uno de corte campesino, Por nuestros campos, y otro dedicado al tránsito.

Durante su estancia en Guantánamo, René conoció al destacado locutor Chucho Herrera, quien le propuso venir para La Habana para pasar un curso de locución. Ya en la capital, González Dussac conoció a Eduardo Rosillo, que se convierte en su mentor y a quien agradece su formación profesional.

En 1969 sale al aire una emisora con el nombre de Radio Van Van para apoyar la zafra de 1970. Su director fue un maestro de locutores, Enrique Navarrete, con quien René trabajó en ese medio. Luego pasó a laborar en Radio Popular, a partir de una iniciativa de la Unión de Jóvenes Comunistas con el objetivo de apoyar la construcción de escuelas en la Isla de la Juventud. Por las noches René se iba para Radio Caribe donde hacia un noticiero. Esto ocurre entre 1972 y 1973. Después el locutor regresa a La Habana, donde labora en varias emisoras.

El año 1978 lo recuerda con emoción, pues fue designado para ir a Angola a trabajar como locutor en la Radio Nacional de ese país. El cubano realizaba la programación en español. Tuvo experiencias inolvidables. Recuerda que fue él quien dio la noticia del cese del fuego y el triunfo del Movimiento Popular para la Liberación de Angola.

Regresó a Cuba en 1991 y fue designado para trabajar en la edición en español de Radio Moscú Internacional, en la desaparecida Unión Soviética. Allí labora con el locutor Manolo de la Rosa. En ese país trabajó dos años. Ya de vuelta a Cuba, llamaron a González Dussac para trabajar en el Noticiero Nacional de Televisión haciendo las noticias en off. Nos dice que esta experiencia también ha sido inolvidable, pues trabajó con grandes de la locución, bajo la dirección de Renaldo Infante, nombre que no puede olvidarse en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Su casa, como llama a Radio Cadena Habana, donde lleva 39 años, ha sido su realización como locutor. Este excelente comunicador, merecedor del Premio Nacional de Locución y miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba ha recibido disímiles reconocimientos como las Medallas Raúl Gómez García y Félix Elmuza, la condición Maestro de Radialistas, la condición Artista de Mérito, la Distinción Nicolás Guillén.

A esos lauros se suma el reconocimiento por los cuarenta años en la Radio Cubana, la Medalla de Trabajador Internacionalista, el Diploma de Mérito de la Radio Nacional. La Distinción Voz y Sueños del ICRT, por 50 años de labor.

René González Dussac es admirado por sus compañeros no solo por su excelencia profesional, sino también por la modestia que lo caracteriza y que lo cohíbe para revelar muchos sucesos de su interesante vida detrás del micrófono. A este locutor, Premio Nacional de Radio 2020, le deseamos muchos años más en su querida Radio Cadena Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.