envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Teresita Segarra Padrón: una de las más queridas locutoras de la TV cubana

La también conductora ha demostrado su versatilidad en los medios audiovisuales

Nos citamos con Teresita Segarra en la sede habanera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) para conocer detalles de su  vida profesional y algunas anécdotas personales.

Conversadora inigualable, esta mujer nos cuenta que a los 16 años se presentó para optar por el título de Reina del carnaval, por el sindicato gastronómico, y fue eliminada. Un poco decepcionada se sentó en El Prado con una amiga y por allí pasó una comparsa, en ella iba un director de televisión y les dijo: “las quiero para el Circo en televisión”. Así fue la primera vez que vio la televisión por dentro.

Muchas fueron sus experiencias vinculada a los medios audiovisuales hasta convertirse en la querida y admirada locutora del Noticiero Nacional de la Televisión por tantos años.  

Fue secretaria en el Ministerio de Industrias y en 1965 pasa a trabajar al entonces Instituto Cubano de Radiodifusión, en la misma actividad. En aquellos momentos salió una convocatoria para un curso de locución y ello lo aprobó.

Luego comienza a trabajar en Radio Enciclopedia, más tarde en Radio progreso, y en 1970 pasa para la televisión, donde se ha desempeñado en diversos programas musicales, dramáticos, literarios informativos y para niños.

Considera que los programas más significativos durante su carrera fueron Farvisión, Tránsito, Buenas Tardes, Sábado 37, A Jugar, Revista de La Mañana y Noticiero Nacional de Televisión. Le gusta la función de presentadora, rol que ha asumido con profesionalidad en los Festivales de la Canción, Carnavales y actividades político-culturales en diversos lugares del país.

Al programa Farvisión le debe la disciplina profesional y la seguridad en sí misma, en el mismo aparecía vestida con uniforme y el jefe militar le concedió los grados de primer teniente.

Ha representado a su tierra natal en Checoslovaquia, Bulgaria, México y Angola, donde permaneció tres años primero como locutora y periodista de La Hora en Español, de la Radio Nacional de Angola, y posteriormente como corresponsal de la televisión cubana. Durante este período se trasladó a Etiopía, Guinea Bissau, Irak, Yemen Democrático, la entonces Unión Soviética y Zimbawe, donde filmó documentales sobre la colaboración cubana en esos países.

En 1984 termina la misión y se incorpora a los servicios informativos de la televisión cubana en el Noticiero Nacional de Televisión y otros espacios.

También participó en un curso de actuación con Julio Lot, Alejandro Lugo y Alden Knigth. Confiesa que no aspiraba  a ser actriz, pero esta preparación le sirvió para fortalecer la locución y volverse multifacética, algo muy importante para su profesión, pues ayuda a no encasillarse.

Como anécdota interesante recuerda que un día la llaman de la presidencia del Icrt para plantearle que debía sustituir a Consuelito Vidal en Detrás de la Fachada y ella rechaza la proposición, pues consideraba a Consuelito el alma del programa y ella era una principiante.  Además, Teresita está convencida de que el televidente cubano es muy preciso en sus críticas y es preferible no ser víctima de las comparaciones, por otra parte, ella admiraba la manera como Consuelito hacía su papel.

Asegura que siempre aplica como máxima en su vida profesional el mantener la disciplina para vencer las dificultades.

Recuerdos de grandes directores y locutores
Teresita realizó su primer musical con Chucho Herrera y Manolo Rifat, director de quien aprendió mucho. Otro programa que recuerda con agrado es Buenas Tardes, con Quiroga, en el cual estuvo cinco años.

Compartió la conducción en A Jugar con Eddy Martin y el Festival del Creador con Germán Pinelli, a quien considera maestro de maestros, puesto que le enseñó a concientizar esta profesión, la necesidad de conocer dónde se va a trabajar, las personas que asisten al espectáculo y sus características. No olvida a Manolo Ortega, de quien aprendió mucho en el Noticiero.

Reconocida promotora cultural
Esta incansable artista, aunque jubilada desde el 2006, no deja de trabajar en cuanto proyecto comunitario la convoca. Fue fundadora del Movimiento de Coordinadores de la Uneac, creado en 1994.

En el 2006 llevó una exposición de pintoras cubanas a España y, a través de intercambios culturales, viajó con una delegación de la Uneac a México. Creó en el 2009 el proyecto socio cultural Casineando en Playa, que se desarrolla en distintos Círculos Sociales.

Ha recibido alrededor de 23 condecoraciones y reconocimientos. Entre los más significativos se encuentran: la Medalla al trabajador internacionalista; la medalla Raúl Gómez García; la Distinción Majadahonda de la Uneac; la Réplica del Machete de Máximo Gómez, El premio del Barrio, otorgado por los Comités de Defensa de la Revolución; la Distinción por la Cultura Nacional Gitana Tropical, La Giraldilla de la Ciudad; el reconocimiento especial Tania la Guerrillera; la Placa 485 aniversario de San Cristóbal de La Habana; la condición Artista de Mérito de la Radio y la Televisión Cubana, el Diploma de la Asociación de Cine Radio y Televisión de la Uneac por sus relevantes aportes al audiovisual y a la cultura nacional.

Fotogramas

{gallery}memorias/Teresita{/gallery}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis − dos =

| Newsphere por AF themes.