envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Testigo de múltiples emociones

Acercamiento a la muestra fotográfica “Lo perpetuo del instante”, de Jorge Valiente

Por sí misma, la fotografía nutre la cultura de la mirada humana. Tras su entrada al universo de la visualidad mediática, cambiaron las perspectivas y la visión al descubrir el mundo. Los avances tecnológicos influyen de manera notable en lo que afecta la extensión del campo y la naturaleza de las prácticas simbólicas.

El talento del creador, su sensibilidad y ojo crítico, son esenciales en la percepción de cada acontecimiento.

En el ensayo fotográfico “Lo perpetuo del instante”, que se exhibe en la sede de la Unión de Periodistas de Cuba, en 23 e I, el Vedado, el artista del lente Jorge Valiente, despliega una narrativa histórico-artística en 30 imágenes. En ellas lidera el entrañable símbolo nacional, la bandera de la estrella solitaria, desde la perspectiva de las relaciones de significación en diferentes espacios y momentos históricos.

Con la satisfacción de estar allí, en el lugar de los hechos, Valiente convierte lo fotografiado en texto significativo. Redescubre en estas imágenes, además de belleza en el sentido kantiano, es decir, por el placer que causan, el modo conceptual y su valor estético, lo cual no es una propiedad o cualidad que el objeto tiene por sí mismo, sino la sugerencia polisémica adquirida en la sociedad mediante el aporte humano.

La exposición no responde en el montaje a una secuencia cronológica, sino a la intencionalidad artística, en tanto conjunto de discursos que nutren la memoria visual.

En los encuadres, la composición de cada imagen y el conjunto fotográfico, el concepto de la diversidad se hace unidad, pues reconoce un punto unificador de lo diverso en las amplitudes connotativa y denotativa que cada ícono asume como dominante.

Fue y ha sido siempre posible definir una fotografía emocionalmente efectiva como una interpretación personal de la realidad. Más que una mirada fugaz, una instantánea es la organización de esa realidad por un cerebro humano.

En “Lo perpetuo del instante”, Valiente redescubre parte de su memoria, y aprovecha la revelación fotográfica para registrar actitudes, gestos, homenajes, pasiones de cubanos y cubanas, que testimonian su amor y la defensa de la enseña nacional.

Según reconoce, “cada foto tiene su historia y describe por sí misma el interés personal por ver y redescubrir hechos, circunstancias, protagonistas. Muchas han sido captadas al azar; otras presentan una verdadera descripción gráfica de lo ocurrido, por ello la fotografía ha sido especialmente predeterminada como un documento”.

En la exposición coinciden fotos de momentos trascendentes de la épica; algunas no han sido publicadas.

Entre ellas, la del Che cuando era ministro de industria, pues el negativo estuvo extraviado durante cerca de tres decenios.

La cámara es un testigo sin emociones. Valiente, en tanto sujeto creativo, las aporta desde su perspectiva, imaginación y estética, que enriquecen al acto comunicativo.

En la presentación, Juan Marrero, Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, destacó: “esta exposición, con una intencionalidad evidente, nos muestra al Jorge Valiente que aprendió fotografía en un curso por correspondencia que le llegó de Nueva York, aunque yo diría que fue en el periódico Granma, junto a Tirso, Salas, Oller, Liborio, Calderín, Arnaldo, Beruvides y otros ases del lente, donde adquirió todos los secretos de la fotografía periodística y, a la vez, artística. Porque el periodismo si es bueno, sea gráfico o de texto, no está reñido con el arte. Y la oportunidad de codearse con excelentes fotógrafos artísticos lo llevó a ser lo que es, uno de los grandes de la fotografía en Cuba”.

La muestra permanecerá en la sede de la Upec hasta finales de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − cuatro =

| Newsphere por AF themes.