23 de mayo de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Un selecto Club para mover las neuronas y renovar formatos

El selecto club de la neurona intranquila

El selecto club de la neurona intranquila

Los programas de participación y de conocimiento han evolucionado de la misma forma que lo ha hecho la televisión en sus más de siete décadas de existencia. Tales formatos, a nivel internacional han tenido que reinventarse una y otra vez, hasta llegar al siglo XXI, en el que la espectacularidad, la exposición de las intimidades humanas o el escándalo parecen ser la fórmula para el éxito.

La televisión cubana siempre ha tenido bien claro el tipo de contenido a ofrecer a sus audiencias; un contenido donde competir no signifique masacrar, ni donde el perdedor se considere un mal jugador, sino todo lo contrario. En la historia de nuestra televisión no son pocos los programas de participación que han probado la efectividad y gusto popular del formato. Pero el arribo de este nuevo siglo, el contacto con materiales foráneos de gran factura y el alto nivel cultural de nuestra población, movilizó la creatividad de un realizador, que vio en la mezcla de la cultura general y el humor, un nuevo camino para entretener aprendiendo.

Gustavo Fernández Larrea es ese gran hacedor de formatos –no olvidemos jamás su ¿Jura decir la verdad?– que entendió la necesidad de un programa de conocimientos, agilidad mental y humor, para amenizar las noches de la familia cubana. Larrea, consciente o no, ha influenciado culturalmente a varias generaciones de cubanos con un selecto club que hace mover las neuronas y las manos de sus competidores, para ser los primeros en apretar el botón.

Baudilio Espinosa junto a los concursantes de la tercera mensual de esta nueva temporada (Foto: Perfil de Instagram del programa)

El selecto club de la neurona Intranquila, con un inicio discreto en la señal del Canal Habana y una nueva arrancada por Cubavisión hace más de diez años, se ha encargado de renovar el formato de los programas de competencia. Aquí, tanto el conocimiento formal de los competidores como su agilidad mental y sentido del humor contribuyen al ritmo interno del espacio, en el que todos, tanto en casa como en el estudio, participamos y construimos saberes desde el entretenimiento y la empatía.

Con un aire de renovación constante en la puesta en escena y las secciones, La Neurona sabe redirigir los contenidos, atemperarlos al contexto social y jugar con la inmediatez. En cierto sentido es un anti-show; un programa que se auto parodia y parodia a otros, un divertimento total. Es exactamente esa la clave de su éxito.

Luego de varios meses ausentes de las pantallas cubanas, el programa dirigido por Larrea y moderado por el brillante Baudilio Espinosa, saca nuevas armas comunicacionales en esta décima temporada. Nuevas secciones, nueva escenografía y un nuevo elenco de actores para los identifíquelos actuados, revitalizan la idea inicial, negada a morir entre tanto material foráneo disperso que se cuela en los hogares cubanos a través del paquete semanal.

Rolando “el Chino” Chiong, Yuraisy López, Beatriz Viñas y Carlos Gonzalvo conforman el nuevo elenco de actores de los “identifícalos actuados” del programa (Foto: Perfil de Instagram del programa)

Mucho más tentadores que en otras temporadas resultan los premios a los ganadores semanales. Aunque nunca ha sido el principal objetivo del programa, premiar la inteligencia y la agilidad mental es una manera de estimular a todos lo que en casa también sueñan con pertenecer a tal selecto club.

La conducción de Baudilio Espinosa sigue siendo efectiva, entendiéndolo como un moderador que va guiando y escarbando en las habilidades de los participantes. Espinosa inspira confianza, naturalidad, que es respirada tanto por los concursantes como por los televidentes desde sus casas.

La voz en off de Marlon Marlon es un divertimento más, un guiño a tantos realitys y shows de talentos foráneos en donde las voces grandilocuentes de los maestros de ceremonias inciden en la subjetividad del espectador. Pero aquí la voz del prestigioso locutor remarca con cierto humor las preguntas hechas a los panelistas, fundamentalmente aquellas que funcionan como distorsión a la respuesta correcta.

El staff de actores de La Neurona siempre ha sido impecable, pero en esta temporada contar con la participación de Carlos Gonzalvo y Rolando Chiong, representa un plus, una marca inequívoca de calidad.

El selecto club de la neurona intranquila es un espacio destinado a permanecer por un buen tiempo en nuestras pantallas, por la astuta manera de brindarnos conocimientos y esa habilidad innata para arrojarnos sin prejuicios al sano entretenimiento.

error
fb-share-icon

Autor

2 comentarios en «Un selecto Club para mover las neuronas y renovar formatos»

  1. Después de 10 temporadas, es hora de realizar una especie de Champions, donde los que una vez ya fueron triunfadores y hoy son reconocidos por la audiencia, puedan volver a ser vistos, defender sus otrora títulos y ayudar a aumentar el rating del programa

  2. Este programa por mucho es el más interesante en la TV Cubana en la actualidad, es dinámico, agradable y no está encasillado como el resto de los programas de la TV Cubana (musicales, entrevistas), junto a Escriba y Lea y Nocturno son los mejores programas de la actualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =