envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Uno de los rostros más conocidos de la televisión cubana

Entrevista a la periodista y locutora Teresita Segarra, a propósito de sus 75 años de vida

La locutora animadora y periodista Teresita Segarra cumplió recientemente 75 años y confiesa que, a pesar de ser septuagenaria, se siente en perfecto estado físico y mental.

Estos tiempos de Covid-19 han potenciado sus cualidades de ama de casa. Cuida de sus dos bisnietos, mientras la nieta trabaja y se ha convertido en la maestra de ambos niños. Teresita es uno de los rostros más conocidos de la televisión cubana. Estuvo en el Noticiero Estelar como locutora varios años, aunque sus inicios en el mundo laboral fueron como secretaria en el Ministerio de la Industria Alimentaria, cuando era muy jovencita.

“Ahí participaba en los grupos de teatro, pues siempre me sentí atraída por el arte, bailé en comparsas en los carnavales e hice el circo en televisión. Mira cuantas cosas, aunque seguía en el Ministerio” explicó la reconocida locutora.

Pasó el tiempo y luego de un proceso de racionalización de personal en el año 1965, Teresita abandonó el Ministerio de la Industria y comenzó en el Instituto de Radiodifusión, como secretaria también. Por necesidad del organismo tres años después se programó un curso para la formación de locutores.

“Ahí fue cuando vi la luz en el camino, matriculé y comenzó mi despegue en el mundo televisivo. Tuve la oportunidad de salir de la oficina y de esos horarios rígidos de las secretarias. Pasé el curso y mi prueba fue en Radio Enciclopedia. Allí estuve algunos meses hasta que me propusieron hacer, en la televisión, la presentación de un teatro. Volví a Radio Enciclopedia y ocho meses después, el 1ro de junio de 1970, entré definitivamente a la televisión” acotó.

Del 1970 al 1980 Teresita trabajó en diferentes espacios de la pantalla chica como Farvisión, Buenas tardes, Tránsito y A jugar. En esos programas elevó su formación profesional y así lo recuerda: “Estaba en casi todos los programas de la televisión, con jocosidad alguien dijo “eres más recurrente que un patrón de prueba”, pero ante el llamado de la patria viajó a Angola.

“En la tierra africana estuve tres años como periodista. Documenté todo lo relacionado con el estallido de la bomba de Huambo, así como la muerte de 14 colaboradores cubanos. Estuve en la selva de Mayombe, en el Congo Brazzaville. De ese lugar es el documental Fuerte y Vigoroso igual que él. Hice el documental Zumbe un Girón angolano y Sencillamente el Yoyo, dedicado a un profesor internacionalista” indicó.

Enviada por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la reconocida locutora estuvo un año en el programa La hora (espacio en español) de la radio nacional de Angola para internacionalistas. Regresó a Cuba y a solicitud de Ovidio Cabrera regresó una vez más al país africano, esta vez acompañada por un equipo de la televisión.

Desde Angola se movió hacia Zimbabue, Irak, Etiopia Guinea-Bisáu y el Congo para recoger testimonio audiovisual de esas regiones. Al regresar a Cuba volvió a trabajar en el Noticiero Estelar de televisión, donde permaneció 25 años.

“Para mí el noticiero fue una tremenda escuela. Participabamos en los desfiles, en las visitas protocolares de presidentes, narrábamos cada uno de los acontecimientos políticos y culturales del país. Fue un trabajo muy intenso y bonito”, afirmó.

Teresita tuvo varios contactos con Fidel, gracias a su labor de periodista y locutora: “Cuando terminaba de trabajar en los desfiles por el Primero de mayo el Comandante iba donde estábamos los locutores y hablaba con nosotros. Pero mis encuentros con Fidel fueron más regulares a través de la Uneac, porque yo era miembro del Consejo Nacional”.

De igual modo esta reportera rememora otras vivencias junto al Líder de la Revolución cubana: “Estaba en el Laguito, vi a un grupo y pregunté qué pasaba allí, “¡está Fidel”, dijo alguien. Cuando escuché aquello quedé petrificada porque nunca había visto al Comandante en persona. Ese día fue memorable porque pude llegar hasta él para que me abrazara, le dije quién era yo y cuál fue mi sorpresa cuando respondió: “sé quién eres, veo el noticiero todas las noches”.

El primer diálogo con el Comandate

A partir de ese encuentro, Fidel no borró la imagen de la locutora y donde quiera que ambos estuvieran hacía todo lo posible por acercársele y conversar con ella.

Teresita no solo fue locutora, periodista y animadora, también se desempeñó como coordinadora del proyecto de cultura comunitaria en Centro Habana dirigido por la Uneac. En este ejercicio volvió a encontrase con el Comandante varias veces. Trabajó en el Festival del Habano durante 21 años y fue fundadora de la revista Excelencia Turísticas del Caribe.

Cuando llegó el momento de retiro profesional lo hizo sintiendo que había jugado su papel: “La locución es como otro trabajo, lo aprendes, lo haces bien, pero llega el momento que debes abandonarlo, porque tus capacidades no están en correspondencia con la dinámica del oficio, es mejor una retirada a tiempo que una derrota”, aseguró.

“En el 2006 me retiré y tres años después creé el proyecto Casineando en Playa para bailar casino nada más. Llevé a España una exposición, visité las Islas Canarias, República Dominicana, México y allí impartí talleres de locución”.

Al preguntarle como recibió sus 75 junios respondió: “Los recibí muy bien, me siento espléndida y bendecida por Dios. Soy sobreviviente de cáncer de mama y perdí a mi única hija de lo mismo, pero eso no amilana mi disposición y entereza ante la vida. Soy cristiana y sé que estaré en este mundo hasta que quiera el altísimo. Mientras tanto, estoy ávida porque acabe la Covid-19 y podamos volver a “casinear” en Playa, un proyecto con diez años y cientos de seguidores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − siete =

| Newsphere por AF themes.