envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Víctor Montero: cien años de un Maestro

Más allá de ser uno de los inolvidables maestros del siglo XX en Cuba, constituye un orgullo de ese Bayamo culto y viril

Conocido por sus amplios conocimientos sobre el jazz, el deporte y la obra martiana, además de una estricta manera de enseñar, Víctor Montero se convirtió en una de las personalidades más respetadas en su natal Bayamo. Cada quien guarda distintos recuerdos del profesor Víctor; quienes fueron sus alumnos o compañeros de trabajo podrán dar testimonios de su carácter y labor. Pero quien escribe lo descubrió a través de la radio, en aquel espacio dominical cuya pregunta como título ya era sugerente: ¿Qué es el jazz? Otro programa singular era Clásicos de la música y la literatura, oasis de sólidos conocimientos. Luego lo vi, ya con paso cansado, por los pasillos de la muy querida CMKX, emisora en la que trabajó durante más de dos décadas.

Nacido el 2 de junio de 1920, Montero fue profesor, barbero, telegrafista, narrador deportivo, locutor, traductor… Conoció a figuras como Kid Chocolate, Kid Gavilán, Al Brown, Martín Dihigo, Adolfo Luque, Conrado Marrero, Juan Ealo, Bobby Salamanca, Eladio Secades, Rafael Ramírez Aunque trabajó en la capital cubana, en estaciones como Radio Aeropuerto Internacional, Radio Deportes, COCO y Unión Radio, fue en Bayamo donde desarrolló la mayor parte de su carrera, allí contribuyó a la formación de jóvenes radialistas. En marzo de 2002 le fue otorgado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana y en su primera edición, el Reconocimiento “La Utilidad de la Virtud” por su intensa labor en la difusión del pensamiento martiano.

Según trascendió recientemente desde la Ciudad Monumento, para recordar los cien años del natalicio de Víctor Montero se estrenó un documental realizado por el comité provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en ese territorio, con la presencia de amigos, familiares y alumnos del conocido intelectual. Desde su muerte, el 27 de julio de 2011, su hija Lucy Montero se ha dedicado a divulgar con mayor énfasis el pensamiento de su padre, Hijo Ilustre de Bayamo. Es necesario que sus memorias sean publicadas, pensando siempre en los próximos que llegarán. Nada justifica que personalidades de su altura sean removidos por el olvido. En sus predecesores recae la responsabilidad.

Víctor Montero, Premio Nacional de Radio 2009, más allá de ser uno de los inolvidables maestros del siglo XX en Cuba, constituye un orgullo de ese Bayamo culto y viril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 5 =

| Newsphere por AF themes.