envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Voces culturales en diálogo con Radio Chic

Esta revista vocera de la crítica musical de su tiempo y reivindicó a figuras prestigiosas 

En la década de los años 40, en nuestra República la revista Radio Chic fue vocera de la crítica musical de su tiempo y estuvo acorde con la justicia intelectual, pues reivindicó a figuras prestigiosas de nuestro acervo musical. 

 

Por ejemplo, resulta ilustrativo el número 3 de abril de 1945, en el cual se polemizó sobre la objetividad de los jurados a la hora de analizar una obra. Y se destacaba cómo el día 3 de abril del referido año se cumplía un aniversario del natalicio del músico y compositor Eduardo Sánchez de Fuentes, además se celebraba el día de la Canción Cubana.

Tanto el primero como el segundo de los premios del concurso convocado por el Ministerio de Educación dejaron de otorgarse porque se informó que uno de los integrantes del tribunal calificador se opuso a ello, caprichosamente, por cuestiones de índole personal, reñidas con la seriedad y la posición de independencia que deben formar parte en esta clase de actos.

La publicación destacaba como los premios que se otorgaron se llevaron a cabo sin conocer el tribunal el total de canciones enviadas al concurso, derivándose de ello también el consiguiente disgusto entre los participantes en dicho certamen cultural.

De ahí las definitorias palabras del Editorial de Radio Chic, al declarar: “Sépase de una vez y para siempre: ni la simpatía personal, ni las relaciones de amistad, ni los sentimientos hostiles, deben pesar en las opiniones de las personas que formen parte de jurados de esta clase o de ninguna otra”. 1

Voces culturales como la soprano cubano Iris Burguet son anunciadas con todo el reconocimiento que ameritan en esta publicación. Recordemos que la Burguet, en la década de los cuarenta, se matricula en el Seminario de Arte Dramático, en la Universidad de La Habana, con el profesor Mario Rodríguez Alemán.

En la propia universidad toma cursos de Didáctica Musical, Dictado Musical, Historia de la Música y del Cine, y se gradúa de Historia del Arte. Esta década es muy fructífera para Iris, pues gana en 1943 el gran premio en el Primer Concurso Nacional de Radio con la canción “Rayo de sol”, de Rodrigo Prats, escrita para ella.

Hasta 1949, fue seleccionada por la crítica radial e impresa ACRI como la cantante distinguida del país. Ya en el año 1947 había sido seleccionada Reina de la Radio Latinoamericana, la cual fue reconocida por la revista Radio Chic de la siguiente manera:

“La ACRI (Agrupación de la Crónica Radial Impresa) seleccionó como mejor valor radial del año [1945] a Iris Burguet. Por primera vez se hace justicia a esta encantadora muchacha de clara inteligencia y valiosas condiciones vocales. Nadie mejor que Iris para obtener han señalado y codiciado honor.

“Es Iris Burguet de las poquísimas artistas del “Bel Canto” que se emocionan al cantar…De las pocas que saben recoger el dolor, de sentirlo a la vez, y trasmitirlo con el sentimiento y apasionamiento de los grandes artistas, poniendo por tanto una nota de originalidad en la interpretación a ella confiada. Ya sea en la ejecución de una balada de amor o en la dramáticas interpretación de un trozo operático. Su poder sobre el público es algo asombroso. Cantando la bellísima aria de Tosca, del inolvidable compositor italiano Giacomo Puccini, en La Bohemia, del mismo autor hemos visto llorar a Iris Burguet, transita por la emoción, comunicando su estado de ánimo a los espectadores que se han sentido hondamente conmovidos. Así es de formidable, de exquisito y maravilloso su temperamento artístico. Hay que oírla en el Vals de la Musetta, en Aleluya, Canto Indio, Danubio Azul…para darnos cuenta perfecta de la frescura de la nitidez de su voz privilegiada y única. Su estilo de cantante es también único, incomparable…El timbre de su voz es delicioso, acariciante, suave como la brisa del mar”. 2

La Sección de Radio Chic titulada “Aquí en voz Baja” ilustró el Programa Crusellas donde se destacó la labor de la Compañía Crusellas y Cía, como una de las que más espectáculos mantiene en el aire.

Al respecto puntualizaba: “En las horas de seis y media a siete y media de la tarde y doce y media y una y media del día, difunden por las radioemisoras C.M.Q. y Cadena azul, programas de quince minutos en los cuales existen variedad de arte y sentido de lo que se realiza con verdadera responsabilidad”. 3

La publicación promovió, además, el triunfo de la actriz cubana Carmen Montejo, de quien el actor mexicano Jorge Negrete precisó:

“Carmen Montejo, la inolvidable Regina de El Camino de los Gatos, vale mucho… De las actrices cubanas que filman películas en mi país, es ella la mejor y hasta el presente ha dado mayores pruebas de capacidad. Su admirable interpretación dramática en la producción dramática, la señala como una de las estrellas jóvenes de más talento y que más prometen…Está llamada a convertirse-¡aunque muchos lo duden!-en una de las primeras estrellas del cine mexicano”. 4

Hasta el momento de la entrevista había filmado seis películas: “Resurrección”, en la que debutó con Lupita Tovar, y Emilio Tuero; “No Matarás”, con Sara García y Rafael Baledón; “Caminito Alegre”, con Isabela Connu y Sara García; “Ave sin Nido”, con Blanca de Castejón y René Cardona; “El Camino de los Gatos”, en la que desempeñó su primer papel estelar, con Esther Luquín y Alfredo del Diestro; “Entre Hermanos”, donde actuó como primera figura junto a Pedro Armendáriz, Anita Blanch e Isabel Corona.

En la Sección “En la CMQ”, la revista promocionó la popular audición de Regalías El Cuño, que salía al aire por el Circuito CMQ todos los días a las once de la mañana y presentaba durante una semana los lunes, miércoles y viernes a Cascarita y Sara Santana; y los martes, jueves y sábados a Jack Sague y Panchita Trigo en la parte musical previa al Rincón Criollo.

En el Rincón Criollo se anunciaba el retorno de Saborit, el mago de la guitarra. Este programa salía diariamente al aire a las once de la mañana por el Circuito CMQ.

La publicación de Radio Chic demostraba que Cuba estaba en la etapa de los años cuarenta del siglo XX en la vanguardia de la industria radiofónica, tanto en lo técnico como en lo artístico. Se había logrado el ritmo del progreso radial cubano. Una de los mejores juicios del panorama radial de su tiempo lo anunció Carlos Irigoyen al señalar:

“En mi opinión, el radio ha evolucionado en las siguientes etapas: primero, en el terreno de la técnica. Se mejoran los equipos, antenas, etcétera,…hasta poder dar un buen servicio. Esto fue completado por los hitos telefónicos que dieron servicio nacional. En el aspecto técnico, ya tenemos un standard bastante eficiente.

“La segunda etapa fue en lo artístico: se hicieron valores radiales y se desarrollaron en pocos años escritores, artistas y productores de radio con bastante eficiencia. Hoy contamos con un personal bastante competente para nuestro medio y las iniciativas de Goar Mestre han dado un buen impulso a ese sector, ampliamente el número del personal especializado en las diversas funciones de radio.

“Falta ahora la tercera etapa, que vendrá en cuanto termine la guerra y se reorganice el negocio de propaganda. Es la etapa económica. Actualmente, no se paga en Radio más que el tiempo. Las tarifas son ridículas cuando se piensa que un actor, en Cuba, gana $ 2.50 por audición, y que un músico competente cobra $ 3.00 por tocar en una orquesta de concierto, no se comprende que haya quienes se dediquen al arte en Cuba. El siguiente paso para el progreso de la radio entre nosotros, tendrá que ser, forzosamente, una elevación gradual de las tarifas, hasta establecer las retribuciones adecuadas a los artistas y productores. Hoy, solo dos o tres estrellas afortunadamente están cobrando lo que deben cobrar por su trabajo. Cuando se pague el “talento” a su precio razonable, tendremos estabilizado el sistema y entonces podremos lanzarnos a la conquista de los más altos niveles en este moderno arte de los sonidos”. 5

Sirvan estas páginas del periodismo nacional cubano desde las voces culturales enunciadas en Radio Chic, como un homenaje a todos estos valores, pero además como modo de ilustrar la publicación radiada como un ejemplo de creatividad al satisfacer las exigencias de información de sus consumidores, y a brindar éxitos como los de RHC Cadena Azul con la mejor cancionera de Cuba: Rita María Rivero.6
Este texto, en diálogo con las personalidades de la época, ha estado inspirado en el rescate de la memoria desde el imperativo martiano que señala: “Honrar, honra”.

* Historiadora. Profesora e Investigadora. Labora en el Instituto Cubano de Antropología.

Notas y Referencias:
1 “Opinando”. Sección de Radio Chic, Año 1, No. 3, La Habana, abril de 1945, p. 3.
2 “Iris Burguet: La mejor cantante del año”, en Radio Chic, Año 1, No. 3, La Habana, abril de 1945, pp. 4-5.
3 “Programa Crusellas”. Sección Aquí en voz baja, en Radio Chic, Año 1, No. 3, La Habana, abril de 1945, p.13.
4 “Carmen Montejo: actriz cubana que triunfa en México”, en Radio Chic, Año 1, No. 3, La Habana, abril de 1945, pp.18-19.
5 “Cuatro preguntas a Carlos Irigoyen”, en Radio Chic, año 1, No. 1, La Habana, febrero de 1945, p. 19.
6 Realizó con Canciones en Azul la creación más grande de su carrera artística. Atrajo la preferencia del público que se identificó con ella cuando la escuchó con el acompañamiento musical de la gran orquesta Havana Casino dirigida por Leonardo Timor, y la animación del brillante locutor y periodista Carlos D. Mart.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × tres =

| Newsphere por AF themes.