vie. Sep 18th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El “don” de miniaturas sonoras y visuales


Desde la visión del tecno-artista Maikel Moret

El asentamiento de la imagen electrónica en la vida cotidiana se manifiesta en espacios donde lidera un   vasto territorio de prácticas de producción de significado cultural, que trasciende requerimientos disciplinares dada la ampliación del horizonte visual.

Signos, códigos, representaciones, urden una trama simbólica y discursiva, reveladora de procesos identitarios, ideológicos, sociales, políticos y artísticos.

De la rearticulación de los procesos comunicativo y cultural que posibilita la revolución tecnológica se nutre el tecno artista Maikel Moret Santana (La Habana, 1977). Imagina, diseña y construye miniaturas, que reproducen artefactos semejantes a la Radio y la Televisión exhibidos en la emisora Radio Enciclopedia y a propósito de la Convención de ambos medios en el Palacio de las Convenciones (2014).

“Un objeto pequeño, bien logrado, puede ser portador de grandeza”, advierte Moret.
Según explica, “la idea de la reproducción de un radio VEF-206 surgió inducida por la expectación que        despertaría la réplica del aparato con igual función a uno de tamaño industrial.

“Incorporé a la pieza un micro-sintonizador digital mediante el cual se pueden escuchar en esa radio en miniatura todas las emisoras que estén en el aire”.

Le satisfizo el reto de agrupar en un espacio extremadamente reducido la microelectrónica necesaria para dichos fines.

“Nunca trabajo con bocetos, desde el inicio del proceso creativo soy consciente de cómo será el producto final. En el camino lidio con obstáculos que resuelvo de manera sorprendente incluso para mí.

“Utilizo componentes de teléfonos móviles y tablets, entre otros, pues no existe en el país una tienda especializada donde se pueda adquirir tecnología de punta”.

La construcción de la televisión en miniatura constituyó otro desafío.
“Desde los puntos de vista estético y tecnológico, requirió un mayor esfuerzo e imaginación componer una TV    Caribe modelo 406, pues el resultado sería sonoro y   visual al incorporar una pequeña pantalla y la  reproducción de los programas en blanco y negro, igual que lo hacían los artefactos originales”.

Ilustra con un lápiz –objeto de magnitud conocida–, el tamaño de la pieza que considera única.

“Este artefacto es el resultado de un proceso tecnológico complicado, los galardonados con el Premio Nacional de Televisión disfrutarían tenerlo en casa.

“Las tecnologías extienden nuestras capacidades expresivas y de percepción, pero no necesariamente la creatividad. El reto de conseguir artisticidad mediante ellas depende del aporte de quien se lo proponga.

Imágenes, sonidos, grafías y medios emergentes, fascinan a Maikel Moret, quien a solicitud de la directiva de Cubavisión, realizó “un trofeo inteligente, el cual reproduce de forma novedosa los colores alegóricos al logotipo de ese Canal al tener contacto con la superficie. El primero se entregó a la cantante Laritza Bacallao y el segundo al popular programa Vivir del Cuento”.

Su afición por la música lo motivó a crear un violín fumador. Lo inspiran el desbordamiento de límites y    fronteras y la hibridación entre prácticas artísticas diversas, entremezcladas, en diferentes soportes,      mediaciones, disciplinas.

A Moret le fascina la revolución tecnológica que estamos viviendo.
“La inspiración siempre me encuentra trabajando en  nuevos proyectos. Ahora cumplo un encargo de la Radio Cubana: confecciono piezas en forma de los antiguos micrófonos modelo 44, que tendrán implícitas componentes tecnológicos y “hablarán” al ser entregados a reconocidas personalidades”.

El “don” de miniaturas sonoras y visuales y de nuevas ideas nutre sus saberes, así como experiencias creativas de apropiación e invención que lo subyugan a diario.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos