vie. Oct 30th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Felicidades a los héroes anónimos de la radiodifusión

Con la celebración del Día del Técnico de la Radio Cubana se reconoce a quienes han tenido un destacado desempeño en esa especialidad

Eduardo Rodríguez


En un mundo marcado por la convergencia entre lo analógico y lo digital, en medio de la obsolescencia tecnológica, sobresale el personal técnico de la Radio Cubana y Radiocuba gracias a su ingenio creador y dedicación. Esos especialistas constituyen el rostro menos visible de una emisora y casi nunca son escuchados por los oyentes, pero su labor resulta imprescindible a la hora de garantizar la transmisión de la voz humana a través de la telefonía sin hilos.

Desde el años 2014, aada 25 de septiembre se celebra el Día del Técnico de la Radio Cubana en homenaje a Luis Casas Rodríguez, uno de los pioneros de la etapa artesanal de la radiodifusión en la Mayor de las Antillas. Luisito, quien nació en 1906, fue un gran enamorado de ese medio de comunicación y junto a su padre, el director de orquesta y compositor Luis Casas Romero, y su hermana, la locutora Zoila Casas, estuvo entre los fundadores de la radio en Cuba, aquel lejano 22 de agosto de 1922, cuando comenzaron las emisiones experimentales de la planta bautizada como 2LC. El técnico que con solo 14 años construyó el transmisor de esa emisora artesanal, posteriormente se hizo ingeniero y trabajó en una estación hasta su deceso.

A Luisito se le reconoce como el precursor de varias generaciones de especialistas que hoy tienen la misión de garantizar la salida al aire de las 100 emisoras con que cuenta el país en la actualidad.

En ocasión del aniversario 95 de las primeras transmisiones radiales ininterrumpidas en la Isla se instituyó el reconoimiento al Mérito Técnico, con el cual se distinguen el rigor y los resultados a partir de 10 años de trabajo en esa especialidad. De manera particular han sido destacados quienes llevan más de 40 años en la labor, apunta Mirta Ramos, directora de Comunicación de la Radio Cubana.

Desde entonces, los directivos de las distintas emisoras envían sus propuestas para otorgar el Mérito Técnico, que con posterioridad son analizadas por una comisión. Lamentablemente la pandemia de la COVID-19 impidió que en este 2020 se efectuara el proceso de nominaciones, por lo cual no se podrá otorgar la distinción a quienes ya la merecen.

Radialista en toda la extensión de la palabra

Muy respetado entre sus colegas de Radio Rebelde es Eduardo Rodríguez, quien ostenta la Distinción al Mérito Técnico, entre otras muchas más. Se formó como técnico medio en el Instituto Politécnico de Telecomunicaciones “Osvaldo Herrera”, de La Habana. Desde 1981 comenzó su vida profesional en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) como Especialista en Sistemas de Radio, y hace algunos años ocupa la plaza de Especialista en Control Remoto (para la cual es necesario poseer conocimientos de ingeniería), gracias a una dispensa que le otorgó Danilo Sirio, por aquel entonces presidente de la institución.

Eduardo conoce bien los secretos de la radiocomunicación, es decir, la tecnología que hace posible trasmitir señales de audio mediante la modulación de ondas electromagnéticas. Sus saberes sobre campos como la electrónica, la informática y la electricidad son vitales para el buen funcionamiento de una planta radial.

Rodríguez ha laborado dentro del taller donde se da mantenimiento y se reparan computadoras y equipos electrónicos de sonido. Fue uno de los responsables del montaje de los estudios y cabinas cuando se unificaron las emisoras Radio Liberación y Radio Rebelde, en 1984, y quedó esta última como señal al aire. También ha sido parte de la sala de conmutación o control maestro, a la que reconoce como el corazón de una planta, pues desde ella se logra el enlace para los controles remotos, la modulación de frecuencia (FM) y la distribución de las señales hacia los estudios y las cabinas de transmisión.

Dentro de las funciones que ha desarrollado está la realización de sonido, especialidad técnico-artística que se constituye por la combinación de elementos tecnológicos con la sensabilidad creativa a través de recursos sonoros.

Recibió entrenamiento en el extranjero para la instalación técnica, montaje y reparación de la primera Unidad de Control Remoto que tuvo la Radio Cubana. Me explica que en una unidad móvil –desde donde se realizan grabaciones o transmisiones en vivo– es fundamental contar con la presencia de un realizador (operador de sonido), un especialista técnico y un chofer.

Eduardo se siente afortunado al haber podido llevar a los oyentes – junto a su colega Juan González (Papito), otro de sus compañeros de travesía– cuanto acontece en eventos deportivos nacionales, así como en juegos olímpicos, panamericanos o centroamericanos. Igualmente ha sido testigo de grandes congresos desarrollados en el Palacio de las Convenciones de La Habana o de las múltiples Tribunas Abiertas protagonizadas por el pueblo cubano como parte de la Batalla de Ideas.

Con la historia de Eduardo Rodríguez queremos felicitar a todos esos especialistas que de manera anónima, día a día –y sobre todo en estos tiempos de pandemia– obran el milagro de colocar una buena señal radiofónica en el aire.

Eduardo Rodríguez, especialista en control remoto.
El realizador de sonido Gonzalo Limonta (a la izquierda) y Eduardo Rodríguez.
Eduardo Rodríguez junto a periodistas de Radio Rebelde.
Unidad de remoto de Radio Rebelde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos