sáb. Ene 18th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Mejilla con Mejilla


La más reciente película que protagonizan la vedette Rosita Fornés y el actor Jorge Losada —aún en etapa de filmación—, nos acerca a las interioridades del mundo del espectáculo

Mejilla con Mejilla

Por Otmaro Rodríguez

“Mejilla con Mejilla”, la última película de la vedette cubana Rosita Fornés y el actor Jorge Losada —en etapa de filmación—, nos acerca a las interioridades del mundo del espectáculo, desde una perspectiva esencialmente humanista.

La historia gira alrededor de una estrella vedette en el ocaso de su carrera, que se prepara para su última presentación en vivo. Su Maquillista, hombre pocos años menor que ella, y quién ha pasado toda una vida atendiéndola, tiene secretos por revelar.

En «Mejilla con Mejilla», escrita por Nicolás Dorr y dirigida por Delso Aquino, los protagonistas descubren la única verdad que los habrá de consagrar ya no como artistas, sino como seres humanos.

La obra cuenta además con las actuaciones de Laura Mora, Osvaldo Doimeadios, Denis Ramos, Beatriz Dorta, Jorge Fedecaz y Deysi Dorr.

{gallery}graficos/mejilla{/gallery}

SOBRE NUEVOS EXILIADOS, ESPAÑOLES EMIGRADOS, Y EXAGERACIONES DANZARIAS DE MAL GUSTO….

La nieve parece haber cesado en la capital del mundo de la danza, pero el frio aún nos castiga duramente, ya casi finalizando el mes de marzo, por más que la atmósfera se caldea a veces con noticias y actuaciones que transitan por diferentes caminos.

Retrocediendo en estos pensamientos, el pasado mes de octubre, el exilio de cinco bailarines del Ballet Nacional de Cuba en Toronto, Canadá, atrajo poca publicidad.

Elier Bourzac, bailarín principal, y su esposa, Patricia González, el solista Jorge Villazón, junto a los bisoños Hugo Rodríguez y Yadil González, reclamaron para ellos el derecho a la libertad, potestativo de todo ser humano.

 

Espero que se cumplan las mayores aspiraciones del grupo, obteniendo buenos contratos que devenguen exitosas carreras, como le ha sucedido a otros coterráneos.

 

Sorprendentemente, este grupo de nuevos exiliados, ha declarado a la prensa que sus motivos no son políticos, sino artísticos. ¿Cómo puede interpretarse esto?

 

Es verdad que sus familiares más cercanos quedan en Cuba, y se temen represalias contra ellos, sin embargo, hay muchas maneras de no “ofender” al régimen.

 

¿Cuánto suma ya la lista de bailarines cubanos, exiliados o “quedados” (los que se pierden en el radar y logran quedarse fuera de su país sin necesidad de exiliarse)?

 

En mi lista particular cuento 74, comenzando en 1966, aunque este inventario incluye a muchos que ya fallecieron. Por supuesto que en ella no aparecen los privilegiados, que siempre que paguen impuestos al actual sistema de Cuba, y a la dirección del Ballet Nacional, pueden entrar y salir de su tierra natal, a su entera voluntad.

 

La atracción del que una vez fuera bello país, no decae. Ya sea por el clima (eso no lo ha podido destruir el fidelismo), por la bien dirigida propaganda, o por el ardor de los cubanos/as en sus relaciones amorosas, Cuba continúa siendo noticia diaria relevante, al punto de que ahora ha sido merecedora de aparecer durante una hora, en el website YouTube. El programa en cuestión, titulado “Españoles en el mundo – La Habana”, fue filmado por Radio TVE, y presentado en España hace pocos días. Subsecuentemente fue exhibido en Miami, pasando a YouTube, para su mayor divulgación.

 

Con siete presentadores españoles (quienes, en su mayoría, han unido sus vidas a ciudadanos cubanos y han hecho muy suyos el país), el documental muestra en la pantalla, entre muchos otros lugares célebres o hermosos, la Catedral de La Habana, el malecón habanero, la Bodeguita del Medio, la casa de Enest Hemingway, el teatro García Lorca (antiguo Teatro Nacional), la sede del Ballet Nacional de Cuba (situada al lado de la casa de mis abuelos, y por ende mi casa, Calzada 508, hasta que partí de Cuba en 1959), el barrio chino, la playa de Varadero, etc., así como variados personajes, entre ellos, tres gallegos, residentes en la isla por largos años..

 

A estos envejecientes gallegos, que aún conservan el agradable “ceceo” de los españoles al hablar, y se ven sentados cómodamente en el bello Centro Gallego de La Habana, no parece molestarles que el imponente edificio haya sido confiscado — en buen castellano se dice “arrebatado” –a sus antiguos dueños, gallegos como ellos, apenas sucedería la revolución. El magistral Centro Asturiano correría también la misma suerte.

No surgió ninguna pregunta comprometedora por parte del presentador de turno, ni ninguna esperábamos, dada la propaganda favorable que el documental pretendía. Dar a conocer la isla o su vida cotidiana como normal, ha sido y continúa siendo la premisa principal de periodistas y medios de comunicación, desde 1959 hasta el presente. ¿Qué hará cambiar esta falsa visión que se da a la isla? Todos sabemos la respuesta, por lo que no necesito expresarla.

 

Otra sorpresa (por su prontitud), llegaría también a mi ordenador hace un par de días: El Pas de Deux de “Don Quijote”, pieza final de la Gala celebrada en el City Center de Nueva York, que cerraría el pasado martes 22 de marzo, como cierre de la competición del Youth American Grand Prix de 2011. Viengsay Vadés, bailarina  principal del Ballet Nacional de Cuba, e Ivan Vasiliev, bailarín ruso del Ballet Bolshoi, serían los intérpretes de este gustado baile, quienes junto a otros profesionales, y a varios jóvenes ganadores, compartirían el programa.

 

Con la profusión de cámaras y adelantos tecnológicos que saturan el mercado actualmente, nada debe ya extrañarnos. Esa misma propagación hace imposible regular o impedir la violación de los derechos de autores o intérpretes, como en este caso, y dos días después del acto, sentadas muy cómodamente en mi casa, pude ver el Pas de Deux en cuestión.

 

¿Cómo diferenciar la buena técnica danzaría de lo que básicamente puede catalogarse como circo? El público que acude a ver los espectáculos de ballet hoy día, muestra claras preferencias por lo espectacular y ruidoso, sea de buen gusto o no… Los gritos estridentes que surgirían en los momentos menos indicados durante el baile, me dieron lugar a pensar que el público presente no era muy educado en la materia.

 

Ya sabía de Valdés y sus extraordinarios balances, a los que hay que añadir que puede girar “como un trompo” (según señalaría una crítica del NYTimes). Sostener balances dentro de un límite es relevante para quien lo logra, pero salirse de la música, o hacer que el director de orquesta alargue los compases para lograr su propuesta, convierte el baile en un acto acrobático o de circo, como pude comprobar en la interpretación de Valdés. Su primer balance, Vasiliev pareció dejar sorprendido a Vasiliev, como si no hubiera sido ensayado de esa manera. Después, la mesura fue tirada por la ventana, y aquello se convirtió en “sálvese quien pueda”.

 

Lógico es pensar que Vasiliev no iba a permitir que nadie lo sobrepasara en brincos y pasos extremadamente difíciles, para conseguir los aplausos del público que él ejecuta con gran precisión, y que sirvió para que el público vociferara a sus anchas. No podían faltar tampoco los interminables saludos de los bailarines entre variación y variación. Para quien no conociera de antemano la pieza, podía pensar que ésta terminaba en cada una de ellos.

 

Los premios incluían infinidad de categorías y premios. Los participantes de Texas y Tulsa, Oklahoma, acapararon muchos de estos últimos, mientras Ernesto Quenedit, fue reconocido como destacado coreógrafo. Solo me resta desear los mejores triunfos para los que recibieron premios.


 

© 2005 – 2011 Danza Ballet


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos