sáb. Sep 26th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Si el mensaje no llega ¿Cómo quedo yo?


Perfeccionar el discurso audiovisual y encontrar nuevos resortes para captar a los públicos mediante los mensajes audiovisuales devienen retos impostergables para la televisión cubana.

Por Dailyn Ruano Martínez

Las imágenes vivas de actores como Patricio Wood o Nancy González en la serie de menciones “Para la vida” me devuelven recuerdos que no por efímeros dejan de ser reflexivos e imperecederos.logotv

De alguna manera, aquellos mensajes educativos, insertados por lo general antes del comienzo de la telenovela, causaron en el público el efecto deseado por sus creadores. Esa respuesta complaciente que todo emisor desea encontrar en sus receptores, la que permite interpretar a gusto el sentido de la mención audiovisual sin causar monotonía, aburrimiento y por supuesto conquistar al televidente para que no abandone su puesto frente a la pantalla chica.

La realidad hoy plantea otro criterio. La familia cubana percibe la escasa correspondencia entre los mensajes de bien público y los actuales escenarios humanos, reconoce falta de calidad o imaginación en la elaboración del producto final que trasmiten mediante sus televisores los spot televisivos y no se apropia de esa información. Por lo general crea rechazo y lo que conocemos como efecto bumerang hace trizas la utilidad social  de ese discurso.

Y es que la formación y apropiación de conocimientos en la sociedad cubana actual no puede ser menospreciada ni subvalorada. Asistimos a un siglo XXI donde se circunscribe la llamada sociedad del conocimiento y, aunque en nuestro contexto estemos cerca o lejos de ella, reconocemos en nuestro pueblo la capacidad de decodificar mensajes con una mayor cantidad de argumentos lógicos y científicos en muchos de los casos.

La destacada comunicadora Marta Muñiz en su libro “La publicidad en Cuba: mito y realidad”, destaca que: “El hombre moderno está bombardeado por múltiples llamadas de atención. En algunos casos está abrumado por garantizar su supervivencia de cada día y debido a esto se torna selectivo, atiende solo lo que le interesa. Por tanto, lo primero es llamar su atención, despertar su interés y emplear códigos reconocibles en nuestro mensaje de manera creativa.”

Vale la pena entonces reflexionar si estos elementos son tomados en cuenta a la hora de elaborar esas pequeñas partículas que cumplen una función significativa dentro de la programación televisiva. ¿Son creativos los spot que trasmite la televisión cubana? ¿Los televidentes consumen este tipo de producto audiovisual por complacencia o por que no queda otra opción?

A la Televisión cubana le falta movimiento

Trasmitir una enseñanza, incentivar la reflexión o simplemente llamar la atención sobre un fenómeno social o acontecimiento cotidiano devendría una proeza si reconociéramos falta de capacidades de creación y realización en el medio. ¿Y es esa la causa a las negativas percepciones que subyacen en este asunto?

Varias voces, algunas más y otras menos experimentadas en relación al trabajo en los medios de comunicación, coinciden en que la televisión cubana está exenta de creatividad, de profesionalidad y por tanto urge perfeccionar el discurso audiovisual y encontrar nuevos resortes para captar los públicos mediante los mensajes que por este medio se difunden.

Cesar Arredondo, un hombre que piensa, respira y siente por la radio, pero cuya longeva trayectoria como locutor lo ata al medio audiovisual y sobre todo a la existencia de las promociones en este medio, considera que la televisión está necesitada de una transformación.

“Yo creo que a la Televisión le falta movimiento y hay muchos compañeros que son valiosos y logran cosas pero hay otros que no prestan el debido interés a su misión dentro de este medio. Y la maquinaria que produce los spot no está exenta de esto. Hoy urge superar el personal, es importante anular la improvisación. Los especialistas tienen que superarse para no desperdiciar los recursos que hoy están a función de elaborar un excelente producto comunicativo a través de un spot. Los elementos técnicos con los que hoy contamos crean una fantasía maravillosa pero es la mano del hombre la que puede transformar esas bondades en productos de una excelente factura.”

Cesar defiende que la síntesis debe ser un elemento prioritario en el mensaje y esa premisa a veces se disipa. Decir más con menos es uno de los principales eslabones en la cadena e influye en la conformación de un excelente mensaje.

“El spot depende de una alianza inquebrantable entre el que escribe y el que dirige por supuesto -dice-. Y el spot es eso, decir más con menos, trasmitir un mensaje implícito en pocas palabras, mientras más corto mejor, 15 o 20 segundos cuando más. No tiene que estar adornado con tanto empaque, el empaque lo pone la voz.”

Pensar el spot antes de darle Rec a una cámara. Aquí radica el clic del asunto para el Licenciado en Comunicación Social Lainer Sarduy Díaz, Director Creativo de Cubavisión Internacional quien opina que los spot que se trasmiten en la televisión hoy carecen de  un valor comunicacional.

“Considero que el principal inconveniente para que no tengan ese valor comunicativo es un problema conceptual, que va más allá de la realización que puede ser más o menos tecnicista. Pero, al final me parece que no hay una idea bien pensada detrás de eso. Quizá no sea la generalidad, pero los primeros que me vienen a la mente son esos que llamamos de bien público, que buscan un efecto reflexivo en el público. El spot no puede ser una máquina donde con una cantidad de ingredientes tú fabricas un producto.”

Todo director concuerda en que un buen guión garantiza en gran medida el éxito de una obra. No obstante, la dirección del producto determina la exigencia en la calidad de los dramatizados, la filmación, la selección de las imágenes y en general la realización del producto.

En gestación

Un amplio proceso se gesta antes de que la “criatura” vea la luz. Detrás de esos segundos que muestran en pantalla el resultado de una promoción o una mención se involucra un equipo integrado por diferentes profesionales, las cuales en mayor o menor medida se esfuerzan por realizar un trabajo decoroso.

El momento inicial parte de los lineamientos recogidos en un Plan temático elaborado con un carácter anual con el objetivo de instrumentar las principales prioridades para los contenidos temáticos de bien público, de contenido social y político-ideológico para abordar en la actividad de propaganda de la TVC explica el Productor Ejecutivo de la División de Propaganda y Publicidad del Instituto Cubano de Radio y Televisión, Orlando Pérez.

“La división nuestra atiende fundamentalmente todo el trabajo que tiene que ver con los intereses derivados del Comité Central del Partido Comunista de Cuba correspondiente a la actividad política e ideológica y de bien público, además de un grupo de intereses del resto de las instituciones del país y las nuestras. A partir de ahí se elabora a mediados de año aproximadamente un plan temático, de donde se derivan las campañas o spots aislados.”

A cada director se le asigna una o varias campañas que son aquellas que agrupan los spots con una continuidad. Por ejemplo, Lourdes Domínguez Pita dirige aquella que agrupa los Aniversarios 50 de los diferentes sucesos acaecidos con el triunfo revolucionario de 1959.

Puede que un mismo director trabaje uno o varios temas y cada uno trabaja con un asesor refiere la especialista, quien señala como pasos siguientes en la cadena  conceptualizar el tema de la campaña, esbozar las ideas fundamentales del mensaje que se quiere trasmitir y elaborar los guiones de cada una de las piezas de la campaña para presentarla al Jefe de realización.

“No es tan fácil como se dice –sostiene-. Sabemos que esta parte constituye el embrión del proceso que se enriquece por supuesto con el resto de las piezas.”

Una vez revisados se hace una reunión creativa donde participan el jefe de realización, el director y el asesor. En un trabajo de mesa analizan cada uno de los guiones para hacer las correcciones en caso de que sea necesario, añadir sugerencias hasta llegar al acuerdo de que la campaña está lista para producirla desde el punto de vista creativo.

Luego pasa al ciclo de producción -argumenta Orlando Pérez- y se definen los grupos creativos para esta fase, los cuales están integrados por camarógrafos, sonidistas, luminotécnicos, editores, diseñadores y un asistente de dirección, es decir, todo el componente técnico y creativo. El director del proyecto se reúne con ellos y analizan las locaciones, los casting para seleccionar los actores en caso de que sea necesario, en fin, todos los recursos o elementos que se necesitan para el producto final.

Una comisión de Revisión se encarga de valorar los spot y luego de acuerdo al contenido del tema y al público que va dirigido el tema se deben colocar en los horarios y canales oportunos. El último paso, luego de salir al aire es validar el proceso con el Centro de Estudios del ICRT.

Imágenes de cristal

Estimular la competitividad entre los creativos y profesionales de la Propaganda y la Publicidad; así como promover el intercambio de experiencias, la búsqueda de nuevas ideas y soluciones que enriquezcan la calidad del spot televisivo son objetivos insoslayables del Concurso Imagen de Cristal, que este año celebró su décima edición.

En el certamen participan cada año directores y realizadores del Sistema de la Televisión Cubana, creativos de instituciones, organismos, agencias de publicidad, afiliados a la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales y estudiantes de Facultades de Comunicación y/o Institutos de Diseño.

Las modalidades en concurso son spot único de temática variada, pieza audiovisual tipo spot de corte musical (jingle), presentación y despedida de programas televisivos (se incluyen separadores y otras piezas), así como campaña compuesta de 3 o más spot que aborden temas político-ideológicos y de bien público.

Los spot en concurso abordan temáticas como el ahorro y la educación económica,  la formación de valores, promoción y educación para la salud, promoción institucional prevención y abordaje de las adicciones, entre otras.

En ocasiones, los públicos perciben la necesidad de reforzar  temas de especial importancia en los mensajes de bien público como por ejemplo: el papel del trabajo como fuente de riqueza para la sociedad, la incorporación al trabajo de los que pudiendo no lo hacen, el incremento de la fuerza de trabajo en los sectores fundamentales de la economía nacional, así como el perfeccionamiento de la eficiencia económica, el ahorro, el ahorro de energía y combustible, la sustitución de importaciones , la producción de alimentos, la formación de valores y dentro de ellos, resaltar trascendentes figuras de nuestra historia.

Campañas como: “¿Grabaste?” y “¿Cómo queda yo?” trascienden en algunos casos por los valores que trasmiten y en otros, generan discrepancias sobre el contenido o la forma. El tema valores tiende a generar efectos como esos.

Sin demeritar el esfuerzo de todos los que intervienen en la realización de spot en la TVC la mirada reflexiva no debe dejar de cuestionarse, si no llega el mensaje ¿cómo quedan todos y cada uno de los responsables en el asunto?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos