dom. Ene 19th, 2020

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Una vez más: participar


Una vez más, los creadores pedimos ser protagonistas en esos cambios que necesitan nuestros medios para cumplir su rol en el perfeccionamiento de nuestra sociedad.

Por Magda González Grau

Hoy en la mañana, recordaba una reunión celebrada hace alrededor de diez años en el Hotel Palco, donde los creadores de la televisión pedíamos participar en la recién bautizada Batalla de Ideas. Proponíamos estrategias para tratar los temas necesarios para el desarrollo de nuestra sociedad, proponíamos tácticas de producción que facilitaran llegar a más altos niveles de calidad en nuestros programas. Aquellos reclamos se encauzaron, y en mi modesto juicio, rindieron fruto.magda-cuento

Hace tres años, en el Séptimo Congreso de la UNEAC, sesionó una comisión denominada de Política Cultural en los Medios y de su trabajo se derivaron líneas de acción donde la discusión, el diálogo desde la polémica y la participación del pensamiento de los creadores en el enriquecimiento del quehacer diario de nuestros medios, son piedras angulares.

Por diversas circunstancias, este trabajo conjunto no ha avanzado con la fluidez  necesaria, e independientemente de aislados espacios de participación, los creadores sienten que no se aprovechan sus posibles criterios y sugerencias para organizar mejor los procesos de realización y luchar por una programación que satisfaga las necesidades espirituales de  nuestro pueblo.

Cuando yo oía el final del informe de nuestro presidente, me alegraba muchísimo, porque existe esa voluntad. Ahora: ¿cómo materializar la voluntad, una y otra vez expuesta en balances y eventos, de trabajar juntos?

Quizás, efectivamente, el Consejo Consultivo era un espacio demasiado general y nosotros hemos propuesto algo que se derivó de esa comisión, que es crear grupos de trabajo específicos para cada tema.

Incluso le hemos dicho a Danilo: “Danilo, pon tú la agenda; si te hace falta hacer un análisis de la parrilla de programación, de la parte musical, llenamos la Sala Villena, llenamos la sala que quieran, llevas el consejo de programación para allá y hacemos un análisis”.

Además, siempre hemos dicho, porque respetamos muchísimo la autonomía de las instituciones, hemos dicho, no para que hagan lo que decimos los creadores, sino para llegar a un consenso. Que nos escuchen y que después ustedes hagan lo que entiendan, pero con nuestra participación y nuestros criterios.

Por ejemplo: hace poco hicimos una reunión, hemos estado haciendo reuniones desde la Asociación de Cine, Radio y Televisión, con temas diversos que no son tan fundamentales, porque a mí me parece que sobre todo, deberíamos hablar de parrilla de programación, de las políticas temáticas, de política editorial, porque la política editorial, que establece límites necesarios, para que no se convierta en censura intolerante, tiene que derivarse del consenso, y el verdadero consenso solo se  logra desde el análisis, no unilateral, ni de nadie en particular, sino de la inteligencia colectiva.

Hicimos reuniones hace poco, decía, sobre  el patrimonio audiovisual y hubo una buena atmósfera. Yo me acuerdo cuando fuimos a hacer el Hurón sobre el patrimonio, había una reticencia: “Van a decir que las bóvedas están destruidas, ¿qué van a hablar del patrimonio?”… No. Lo que queremos es luchar juntos y la reunión de Patrimonio que se hizo hace poco en la Sala Villena fue un ejemplo de eso.

Las instituciones dijeron lo que se estaba haciendo, los creadores dijimos “vamos a apoyar lo que se está haciendo” porque es la única manera de salir adelante.

Hicimos una reunión sobre Derecho de Autor también, donde hay cosas todavía por resolver, pero pienso que estamos en el camino de resolverlas en conjunto.

Estoy de acuerdo con  todo lo que Waldo dijo, excepto con lo que dijo sobre que la televisión no era para criticar, aunque yo sé que él se expresó mal, porque él no piensa así. Ese tema a mí se me aclaró mucho cuando yo leí una cosa de Martí que decía: “Amar: he ahí la crítica”. Se me aclaró que la crítica cuando se hace desde el amor y la pertenencia es un instrumento tremendo de estrategia, de táctica para mejorar el trabajo que estamos haciendo. Por tanto yo sí pienso que también debemos criticar desde la televisión.

En fin, una vez más, como hace diez años, los creadores pedimos ser protagonistas en esos cambios que necesitan nuestros medios para cumplir su rol en el perfeccionamiento de nuestra sociedad.

La propuesta es crear grupos de trabajo específicos sobre temas específicos donde estoy convencida que van a trabajar las personas que ustedes necesiten. Siempre lo digo: a veces se tiene miedo a incorporar a los creadores a los análisis porque, y estoy consciente de eso,  a veces se forma el guirigay. No, eso lo podemos controlar y de verdad hacer grupos de trabajo que lleven a decisiones en consenso, sobre todo ahora que estamos tomando decisiones que a veces no son muy populares, porque hay decisiones que hay que tomar a partir de las restricciones económicas que no van a hacer muy populares. Esas medidas no se pueden tomar unilateralmente, hay que contar con los creadores que, como decía Cruzata, son los que hacen la programación.

Si se van a restringir los equipos de realización, nadie mejor que los realizadores saben quién sobra y quién hace falta, quién es imprescindible y quién no. Entonces, no lo hagan solos, háganlo con nosotros. Así va a salir todo mucho mejor.

Hemos dado prueba de madurez y hemos dado prueba de un análisis profundo y ya digo: con respeto a la autonomía de las instituciones, pero es muy difícil trabajar en solitario y en divorcio, porque nosotros somos los que hacemos los programas. Por tanto, una vez más, pedimos participar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos