envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Alegrías de Sobremesa se despide de su público

El programa humorístico radial tuvo su última emisión el 1 de julio de 2017
Alegrías de Sobremesa

Alegrías de Sobremesa

Luego de 52 años en la programación de la emisora Radio Progreso, dice adiós a su público el espacio humorístico de mayor audiencia en la radio cubana: Alegrías de Sobremesa.

Este primero de julio fue su despedida como parte de un proceso lógico de envejecimiento que, aunque duela a muchos, impone la necesidad de nuevas miradas a la realidad cubana de hoy, con propuestas frescas en las que se involucren la más contemporánea hornada de realizadores.

Coincidentemente el primer día del séptimo mes del año 1947 llegó a la radio cubana Alberto Luberta, director y guionista del popular programa, por lo que su salida será también motivo de homenaje a quien fue capaz de concebir más de 20 mil libretos dramatizados en las distintas emisiones.

Desde 1962 cada día, de lunes a sábado, justo al mediodía, más de una generación de cubanos se hizo acompañar por el espacio que de manera jocosa, inteligente y sagaz recreó la cotidianidad de un edificio de viviendas en el que cada personaje encontraba reflejos en la sociedad. Programa que con igual frecuencia se retransmitió a las 7:50 p.m.

Una amplia lista de estrellas protagonizó el elenco de Alegrías de Sobremesa, todas icónicas figuras del arte cubano reconocidas por el público por su profesionalidad y el respeto con que, situados frente al micrófono y ante la presencia de un público seguidor de sus grabaciones, reverenció día tras día, año tras año, a la familia que lograron crear desde el éter.

Martha Jiménez Oropesa, encarnando al personaje de Rita, eternizó el aforismo: “!Qué gente caballero, pero qué gente!”, ella una de las más prominentes actrices de la escena cubana, quien dejara marcado en la memoria de su público el matrimonio que con Idalberto Delgado (Paco), centrara por décadas el elenco de vecinos que siempre recurrían a su hogar para dilucidar enredos, aclarar malos entendidos o simplemente tramar una broma.

Otros grandes del arte cubano involucrados en el staff han sido Diana Rosa Suárez (Leo), Manolín Álvarez (Lisandro), Martha Velazco (Teté) y el gran Reinaldo Miravalles, quien con su personaje de Melecio Capote también anduvo por aquel edificio.

Como parte de los programas de Radio Progreso, con un sello especial, Alegrías de Sobremesa contó, por más de dos décadas, con la conducción del más grande de los locutores que ha dado la Isla: Eduardo Rosillo, quien, con una presentación muy singular, matizada por el sello tímbrico que lo llevó al estrellato, dotó de espectacularidad al espacio.

Bastaba escuchar la frase: ¡Aquí Radio Progreso, presentando…Alegrías de Sobremesa!, para saber que llegaba un momento especial para el humor costumbrista cubano, ese que es auténtico y que retrata la idiosincrasia de los nacidos en esta Isla del Caribe.

Aurora Basnuevo, puro sentimiento en la despedida
Sin dudas llenar el espacio que ponderara el oyente asiduo de La onda de la Alegría, como se conoce a la emisora cubana, será una ardua tarea que no escapará a obstáculos y detractores, por lo que toca a los nuevos espacios hacer una labor de seducción inteligente, que logre atrapar a un público que por mucho tiempo mantendrá su esperanza de recibir a la simpática y ocurrente Estelvina Suaznábar y Zubizarreta (Aurora Basnuevo) y a su sempiterno novio Sandalio “El vola´o” (Mario Limonta), en las simpáticas contradicciones en las que no faltaba la picardía del cubano en chistes de doble sentido.

Sin el propósito de desatar tristezas conversamos con ella, una de las figuras más legendarias de todas las generaciones de Alegrías…, quien con emociones controladas expresó el sentir de un colectivo que no respetó mal tiempo, contingencias, ni situaciones bélicas, para llegar a campamentos de cañeros, sitios intrincados en la geografía nacional o hasta el puesto de combate de muchos cubanos que prestaron sus servicios en las guerras por la liberación de naciones hermanas.

“Siento como si se me fuera gran parte de mi vida, porque toda la vida la he dedicado al programa, son 52 años en los que fuimos a todas las cosas que convocó el Gobierno Revolucionario en cada momento.
“Angola, en teatros bajo tierra, la zafra de 70, las diversiones del pueblo, sobre todo en sus carnavales, en todo siempre estaba este colectivo que hoy se está despidiendo de su público y al frente de todo, nuestro querido Alberto Luberta.

“Son muchos años, pero nos vamos con la satisfacción de que el pueblo ha seguido queriendo al programa y a nosotros, nos vamos con alegría y tristeza”.

El público también se despide
No pocas son las opiniones recogidas en intercambios con los oyentes de este espacio, los que lo acompañaron desde su grabación en el Estudio 1 de Radio Progreso confiesan que lo van a extrañar como a un familiar querido, porque eso fue ese espacio radial para la familia cubana: una compañía a la hora del almuerzo y en las noches.

Otros, que abrían sus casas para dejar entrar a esa banda de vecinos radiales, reconocen que fue muy meritoria la labor de Luberta y sus “amigos”, y que, desde el fallecimiento del creador, comenzó a notarse la falta de una mente ingeniosa que concibiera, para cada momento, una situación diferente cargada de cubanía y de  gracia, por lo que creen que es el momento de decir adiós, afirmó Olga Morejón, una octogenaria que disfrutó de la complicidad de Alegrías … en sus noches de trabajo como Agente de Seguridad y Protección.

Otros piensan que es un espacio que no debe salir del aire, porque es parte de los elementos que identifican a los cubanos, al llegar a convertirse en espejo de su día a día, pero al parecer, comentó Félix Pérez, no se pensó en el futuro y se olvidó la formación de un relevo que al lado de Luberta aprendiera de las “mañas” para no dejar morir el espacio.

Este oyente se pregunta qué pasará ahora con esos horarios y con el público que necesita de esa propuesta humorística.

La respuesta
Desde el lunes tres de julio, coincidiendo con el inicio de la programación diseñada para la etapa vacacional desde la Radio y la Televisión cubanas, dos nuevos espacios ocuparán los horarios que antes eran exclusivos para Alegrías de Sobremesa: en los mediodías de lunes a sábado saldrá al aire Enlace, propuesta que conducirá y dirigirá Jorge Luis Sopo, uno de los más reconocidos realizadores radiales de estos tiempos.

El espacio pretende facilitar orientaciones a la población, desde un tono jovial y desenfadado con el que los periodistas de los servicios informativos de la emisora dialogarán con los oyentes para ayudarlos en temas de su interés, desde el punto de vista cultural, de servicios personales o técnicos, facilidades para la compra y venta, consejos útiles y otras secciones.

A su vez el público escuchará comentarios, crónicas y trabajos de géneros concebidos por los periodistas, con la posibilidad de interacción con el programa.

El desafío de este Enlace es grande, atrapar la atención de un público inmenso, en un horario estelar, por ser el destinado al almuerzo y el descanso, son elementos que exigen de su equipo un esmerado trabajo profesional.

Y para la noche se mantendrá el humor con un espacio que durante 35 minutos trasladará a los oyentes al interior de un ómnibus que recorre el país y en el que tienen lugar situaciones humorísticas que tratarán temas costumbristas y de la cultura de cada zona por donde pase y otros momentos que harán divertirse a quienes decidan abordarlo, emisiones que serán acompañadas por la música.

Esta propuesta es una idea original de Ángel Luis Martínez y tendrá en su elenco a reconocidas figuras de la escena cubana, entre los que destacan Osvaldo Doimeadiós y Ernesto González (El Flacomímico).

En declaraciones a Radio Progreso, el director del espacio, Jorge Luis Sopo, comentó que otro grupo de actores ha confirmado su interés en sumarse al proyecto, entre ellos mencionó a Omar Franco y Ángel Ramis, además de los integrantes del elenco de dramatizados de la emisora, con condiciones para el perfil del programa.

En relación con la estructura del programa acotó: “en una primera etapa de producción no se incluirán en el estudio ni las orquestas ni los solistas, con el propósito de afianzar más el elemento humorístico.

“En un segundo momento, previsto a partir de septiembre, se incorporaría la presencia en el estudio de las agrupaciones musicales, que se incluirían en la historia que se proponga, además de contar entonces con la presencia del público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 17 =

| Newsphere por AF themes.