envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Archivo histórico de Radio Progreso: fortaleza del patrimonio sonoro cubano

Asegura el técnico Amed Méndez que digitalizar el gran volumen de material resulta muy trabajoso
Archivo histórico de Radio Progreso

Archivo histórico de Radio Progreso

Amed Méndez Astorga es otro de los trabajadores de Radio Progreso. Se desempeña como técnico en el archivo histórico donde se atesora todo el material sonoro y documental relacionado con los espacios transmitidos a partir de los años 80, cuando  se creó este importante repositorio.

“Nosotros tenemos en el archivo 6 642 cintas distribuidas en programas dramatizados, variados, históricos y entrevistas a personalidades. La documentación que guardamos es solicitada por los asesores, directores de programas y otros especialistas de la emisora, igualmente por usuarios de otros medios e instituciones. Contamos con un archivo a disposición de quien lo necesite; se considera patrimonio sonoro.

En febrero de 2018 el local que este ocupa se sometió a una reparación capital, se sustituyó el falso techo, cambió todo el sistema de almacenamiento, mejoró la iluminación y se adoptaron las regulaciones pertinentes para lograr la mayor calidad en la conservación del material para luego utilizarlo y aprovecharlo en óptimas condiciones.

“Estas mejoras son parte de las medidas implementadas para que la memoria histórica sonora cubana se mantenga viva y llegue a los oyentes con la calidad que ellos merecen.

“Y para constatar  la vitalidad de nuestro archivo. quiero agregar que por estos días se retransmite en el espacio Noche de novela, una obra de 1995 titulada “Viento Sur”, Gran Premio en uno de los festivales de la Radio Cubana, de La autoría de Joaquín Cuartas. Se retransmitió también hace un tiempo “El Delegado”, sobre la labor política de José Martí. Todo ello gracias a nuestro archivo histórico, un espacio vital en el desempeño de Radio Progreso”.

Para concluir nuestra conversación Amed enfatiza: “El archivo es el último eslabón de la cadena transmisora. Ello significa que mientras la obra está al aire se conserva en el gestor de la programación y, una vez terminada su transmisión, llega al archivo para ser conservada o utilizada en nuevas puestas, según las solicitudes hechas por los oyentes y las necesidades específicas de la programación.

“Hoy trabajamos en la digitalización del material sonoro que aquí se conserva, es una tarea difícil pero no imposible”, sostiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − dieciseis =

| Newsphere por AF themes.