envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Broselianda Hernández

Evocación de la actriz recientemente fallecida
Broselianda Hernández

Broselianda Hernández

Hay noticias que no esperamos nunca, del mismo modo que hay seres que jamás asociamos con la muerte. Qué difícil es entonces mencionar ahora a Broselianda Hernández sin que se nos atenace la garganta y sin que nos brote alguna lágrima tan salobre como el mar que fue el telón final de su existencia.

Cómo hablar de esa mujer-actriz toda talento, vitalidad, temperamento, sin sentir el gran vacío que deja en los escenarios, en los sets televisivos, en los platós cinematográficos, en el alma de un pueblo rendido desde siempre al hechizo de su supremo arte, su natural simpatía y su exultante belleza criolla.

Habrá que recordarla inevitablemente en la piel y el sentir de los personajes que asumiera con tanta intensidad en las telenovelas Cuando el agua regresa a la tierra o Las honradas, en la serie Doble juego y en esa maternal y desgarrada Leonor Pérez de la película El ojo del canario, por tratarse de unas memorables actuaciones que la acercaron mucho a ese numeroso y exigente público que es la teleaudiencia cubana.

“Soy una mujer que lo quiere todo: pasión, libros, objetos, amigos”. Fue esa una frase de Broselianda que invocara Amaury Pérez al invitarla a su programa Con 2 que se quieran… y ella la reafirmó con la sinceridad y contundencia de quien también lo entrega todo. Es justamente por eso que jamás hubiéramos querido recibir la noticia de su muerte, porque a Broselianda Hernández siempre tendremos que asociarla con la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + once =

| Newsphere por AF themes.