envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Carmen Montejo actúa en Cuba

La versátil actriz demostró su talento en cine, radio, teatro y TV

María Teresa Sánchez González -Carmen Montejo- nació en San Cristóbal (Pinar del Río, el 26 de mayo de 1925)1 y recorrió con sus interpretaciones innumerables obras teatrales, radio-telenovelas y filmes en Las Américas y España.  

Declama en la iglesia local y con ocho años se  presenta ante la protagonista de La abuelita Catana,  en la emisora CMOX. Ese día cantó, al otro recitó y cantó y muy pronto integraba el Cuadro de comedias. Le llamaron la Shirley Temple cubana. La lectura de la biografía de la actriz Sara Bernhardt marcó su vocación.
Estando en el bachillerato, Mario Martínez Casado organizó una velada donde ella recita “La apología de un tango”. Al instante, Modestín Álvarez le propuso actuar en El Casino Deportivo.

Cuando la resistencia familiar impidió su ingresó a la flamante Academia de Artes Dramáticas, se empleó como  asistente dental y pagó su inscripción. Debutó en un pequeño rol en Escaleras. Luego fue alumna de Schajowiz en el Teatro Universitario en La Habana,  donde actúa en Las coeforas y en Noche de reyes.
Su familia viaja a México y de inmediato Carmen se presenta en la radioemisora XEW2 donde la contratan. Debuta en Teatro Radial, con El diario de Susana Galván3  y así irrumpe en el más selecto grupo de la actuación  azteca.     

Para 1943, en la Productora Clasa,4 Lupita Tovar – protagonista de Resurrección- logra incluirla en esa cinta, donde debuta en el cine. Chano Urueta5 la selecciona  después para No matarás, Ave sin nido,6 Caminito alegre y En el camino de los gatos -su primer protagónico junto a Emilio Tuero- la lanza al estrellato.
Así, vocación y tesón logran que durante dos décadas comparta estancias y actuaciones entre México y La Habana. Es precisamente su tránsito por la radiodifusión y el teatro cubanos de los años 50 pasados, la zona menos conocida de su quehacer artístico:  
En agosto de 1950, actúa en la radionovela La impostora de las 7:20 p.m., en la habanera Union Radio, y el 24 de octubre siguiente -junto a Pedro Armendariz- fue  invitada especial en los festejos fundacionales de nuestra primera televisora (Canal 4, URTV), dirigida por Gaspar Pumarejo.     

Durante 1951 actúa en Teatro radial, de Unión Radio. El de diciembre de 1952 asiste a Estrellas de Ultramar. (Canal 4, Sábados 8:30 p.m.)  

Tras la inauguración en 1953 del Canal 2 (Telemundo), Pumarejo dirige la productora audiovisual Escuela de Televisión, que provee proyectos televisivos variados a la nueva planta.  
    
Ese mismo año, entre octubre y diciembre, protagoniza en  Gran Teatro Azul.7 (Domingos 8:00 p.m. a 9:30 p.m.): La millona, Don Juan Tenorio, Pájaro de fuego, La dama de las camelias, Al fin  mujer, Locura de amor, El cordón de seda, Alma guajira, El ladrón y El instinto.

Entre enero y febrero de 1954 le siguen: La loba, El rosario, Mi hijo el Dr., Annie Christie, La familia Barret, Remordimiento, El hombre del paraguas y Las vampiresas viven al día.

Durante 1955 muchas de sus actuaciones en Escuela de televisión, se filman en kinescopio. Algunas se doblan al inglés para exhibirse en Estados Unidos. Ejemplo: octubre: Don Juan Tenorio -junto a Armando Calvo-.8

Su intenso quehacer televisivo no la aparta del teatro. Entre mayo y junio de 1956, en la Sala Hubert de Blanck, protagoniza Lecho nupcial -junto a Eduardo Egea- con la  dirección de Cuqui Ponce de León.9
Entre 1957 y 1958, alterna con otras estrellas cinematográficas aztecas y españolas10 en El Teatro del sábado ADMIRAL,11 representando obras clásicas y de autores cubanos en vivo  o filmadas en kinescopios.  
Protagoniza Cena de Navidad, Mme. Butterrfly y La sombra de Nicodemo, en 1957.
A lo largo de 1958, con una frecuencia casi semanal, interpreta en ese espacio: Yo fui una usurpadora, A campo traviesa, Rosas de otoño y Gilda (enero-abril); luego Ella o el diablo, El místico de Don Santiago Rusinol, Mancha que limpia, La llamarada, Siete mujeres y Las desdeñadas (mayo-julio).

Le siguieron: El divino impaciente, La mujer que se vendió, El hombre que asesinó, El jayón de Concha Espina, Mujer de música, Todo un hombre y Julieta compra un hijo (agosto-septiembre).

Para finalizar: Una mujer sin importancia, Topacio, Cobardía, Clase única y El amor de un extraño (octubre-diciembre).12

Tanta televisión no le impide hacer teatro. En febrero de 1958 retorna al Hubert de Blanck, en Lo que no se dice, de Isabel Fernández de Amado Blanco y Cuqui Ponce de León.13 En mayo siguiente interpreta, junto a Minin Bujones: El deseo muere con los años.14

En julio siguiente debuta en La novela cubana (11:25 a.m.) de Radio Progreso, y en diciembre comparte roles con Ernesto Galindo en la radionovela El mambí, de Carlos Más.

Su fecunda labor suma casi un centenar de películas e incontables teleteatros, telenovelas y piezas en México,  Estados Unidos, América Latina y España.  

Durante 2003, en el Palacio de Bellas Artes del D. F.; el Instituto Nacional de Bellas Artes mexicano le homenajeó  por sus 67 años en el arte.

En Cuba, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, también la honró.   

Referencias:
1 De joven le llamaban «Muñeca» Sánchez.
2 La más importante cadena radiofónica azteca.
3 Grabada en discos, se difundió en  la CMQ Radio durante 1944.
4 En 1944 Clasa planificaba filmar White Woman – historia de la primera mujer blanca en México- protagonizada por ella, en technicolor, inglés-español y similar reparto.  
5 Le sugiere el nombre artístico de Carmen Montejo,  por vivir  frente al Hotel Montejo.  
6 Radionovela original de Leandro Blanco -español radicado en La Habana- estrenada en CMQ Radio.
7 Seguía en enero de 1954.  
8 La Escuela de Televisión de entonces, además de  multiplicar los remotos en la calle y contratar estrellas cinematográficas foráneas, usaba telepronter en los noticieros, técnica de flying spot -dos escenas en un cuadro- y pretendía convertir el teatro Plaza en  estudio televisivo.  
9 Dramaturga laureada, directora de programas radiales-televisivos y creadora de los primeros teleteatros cubanos. Entre noviembre y diciembre de 1957 reponen Lecho nupcial, nuevamente con la Montejo.  
10 Ella y la española Amparo Rivelles -radicada en México- fueron las más recurrentes.   
11 Llamado también Teatro de las estrellas.
12 Ese mes Carmen Montejo y Otto Sirgo -su coprotagonista- fueron electos por la Unión de crítica de radio y televisión (UCRTD) los mejores en actuación dramática televisiva.  
13 Dirección: Cuqui Ponce. Elenco: Osvaldo Calvo, José I. Lanza y Nena Acevedo.
14 A presentarse en el Primer Festival Panamericano de teatro, entre agosto y septiembre siguientes en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − siete =

| Newsphere por AF themes.