envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Desde la Upec se mira un Reloj

Antonio Moltó, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, valora la labor de Radio Reloj

Siete décadas han pasado desde aquel julio cuando por vez primera salió al aire la histórica emisora Radio Reloj, la misma que en nuestros días lleva consigo el crédito de la verdad. Así la recuerda Antonio Moltó Maltorell, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec).

Con el Premio Nacional de Periodismo José Martí, Premio Anual de Periodismo Juan Gualberto Gómez, Premio Nacional de Radio 2016 y actual presidente de la Upec, Antonio Moltó, se ha convertido en uno de los mayores exponentes del periodismo cubano.

En la jornada por la prensa cubana, Moltó habla sobre una de las emisoras más longevas de Cuba, y que ha mantenido al ritmo de un tic-tac a muchas generaciones informadas con el acontecer noticioso de nuestro país y del mundo, el presidente de la Upec se refiere a Radio Reloj.

“Es imposible separar a Reloj de la historia de Cuba de estos últimos años, porque está muy vinculado a nuestras vidas, y no hablo solo de las noticias trágicas, estoy hablando también de sucesos que trajeron mucha alegría a la nación”, recuerda el presidente de los periodistas en Cuba, reviviendo en su memoria aquellos tiempos revolucionarios del pasado siglo.

Con entusiasmo evoca momentos anunciados por la emisora: La Campaña de Alfabetización, las grandes jornadas de trabajos voluntarios que activaban el país de un lado a otro, las recogidas de café en la oriental Sierra Maestra, las grandes movilizaciones por la defensa durante los sucesos de Playa Girón, la Crisis de Octubre.

“Recuerdo, la explosión del vapor La Coubre, los funerales de las víctimas del sabotaje al vapor, la Batalla de Ideas por el regreso de Elián, el vuelo al cosmos … y no ha habido un acontecimiento cubano, que recuerde, que no lo haya dicho primero Radio Reloj”.

Como bien dice Moltó, la emisora de la hora y las noticias afronta grandes retos con el desarrollo tecnológico de nuestros días, pero no hay un cubano que no haya escuchado el segundero de esta emisora que nunca duerme. Esa planta radial es un símbolo de constante desarrollo, una garantía de veracidad.
“Uno de los mayores méritos de Reloj es que nunca se dejó provocar por esa corriente modernista que en algunos momento intentó cambiar su  “estilo anticuado”, el respeto a la tradición hizo resistencia, y aunque la emisora tiene muchos años, no es una emisora vieja”, valora Moltó.

La emisora se ha caracterizado por la inmediatez, lo novedoso y lo veraz, por contar de una manera original, por buscar lo insólito en lo cotidiano, por ir detrás de la noticia desde la humanidad, y son estos rasgos los que han conquistado al público por más de medio siglo y hoy hace a los oyentes sintonizar en la 101.5 Frecuencia Modulada (FM) para recibir la noticia pura de la fuente más confiable.

“Uno de los secretos del periodismo es dominar la síntesis y no hay mejor escuela para aprender esto que Reloj, muchos periodistas se quedan y otros se van, pero todos llevan siempre la escuela de Radio Reloj,” añade pensativo.

Apunta que la mayor fortaleza de la emisora es su gente, el colectivo, que se esfuerza por renovarse constantemente, por ofrecer lo mejor al oyente, lo más veraz y lo más actualizado, pero destaca que su mayor debilidad puede ser también su gente, el colectivo si se descuida, se deja llevar por la rutina y no se supera.

“Radio Reloj es una emisora que llama la atención por dar la noticia de manera diferente, creativa, original, profunda, integradora, auténtica, coherente y sistémica. El mayor deber de un periodista es no defraudar a su público, hacer de lo común algo trascendental, novedoso e interesante, siempre bajo el sello de la verdad”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + 16 =

| Newsphere por AF themes.