17 de junio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Eduardo Rosillo: voz eterna de la radio cubana

Un día como hoy, 94 años atrás, nació Eduardo Rosillo, un incansable defensor de la música cubana y voz inconfundible de la Radio Cubana que En Vivo rinde homenaje en estas líneas.
Eduardo Rosillo

Eduardo Rosillo

Era muy común, es más, casi habitual, verlo en los alrededores de la casa azul de Infanta 105, en aras de grabar, preparar uno de sus tantos espacios, esperar algún oyente devenido amigo, o en busca de proyectos más allá de las ondas radiales. Ese fue y será Eduardo Rosillo, incansable defensor de la música cubana, para quien Radio Progreso significó la mayor realización profesional con que soñó alguna vez.

Nació el 20 de febrero de 1929 en el poblado de La Maya, antigua provincia de Oriente y era hijo del único médico negro de la localidad, por entonces. Desde la primera vez que fueron colocadas en su pueblo natal unas ondas sonoras, le atrapó la posibilidad de convertirse en la persona que le hablaría a la gente como si les visitara en casa.

Aun cuando los planes familiares advertían toda conformidad de que estudiara Derecho por su probada y manifiesta facilidad expresiva, el joven con algunos años iniciados en la Universidad con tal propósito, apostó por la cabina de radio y así fue hasta su muerte.

En momentos en que la radio, tras ardua lucha, tiene que imponerse al uso, manejo y desarrollo tecnológico, recuerdo una de nuestras tantas conversaciones que en apretada síntesis muestro como declaración de principios de una de las personas que más le amó.

“La radio me permite establecer otro tipo de relación con la gente. En el momento en que estoy frente al micrófono nada es más importante que poder compartir criterios, emociones con las personas que del otro lado del dial permiten que uno entre a sus hogares para formar parte de su círculo personal más cercano.

Justo por eso desde hace tanto tiempo establecí un particular compromiso cmedel pueblo. No renuncio a él ni por todo el oro del mundo porque estoy seguro que si he logrado alguna valía moral está muy vinculado al hecho de haber nacido en una tierra de hombres dignos y orgullosos de su cubanía.

Mi labor de comunicador la asumo con la lealtad  que representa defender lo propio porque en ello va también la decisión personal de preservar, dentro de mis humildes posibilidades, la identidad cultural de mi país. Es lo mismo que luchar  por los hijos, los nietos, amigos, los cubanos de dentro y fuera de la isla y que no han querido renunciar al sonido propio de su tambor o los acordes de la trova”.

Hoy, cuando en Radio Progreso se escucha la voz de Rosillo en los diferentes spots que se transmiten, sus palabras afirman toda una plataforma ética y estética de lo que significa la responsabilidad social de un medio masivo como este.

Una de sus más perfectas obras entregadas al medio, la concepción y puesta en marcha de  la “Discoteca del ayer” por más de tres décadas , contó a partir de un sello propio, con gran cantidad de seguidores en Cuba y el mundo. Al respecto el Maestro Rosillo expresó:

“Cuando sé de personas que en distintas partes del mundo sintonizan a través de Internet, como una manera de mantener un pedazo de Cuba en sus vidas, me doy cuenta que la responsabilidad nuestra es cada vez mayor. No solo se trata de promover números musicales, mostrar las costumbres y modo de vida de nuestros pobladores y realzar exponentes importantes de la cultura—lo que es ya bastante— sino también de mantener vivo en las personas rasgos de su idiosincrasia que, ni siquiera otros vientos, por muy fuertes que batan, han podido burlar”.

Y ese es el Rosillo que queda en el recuerdo de cubanos de todas partes, la voz conductora de “Alegrías de sobremesa”, otro emblemático programa de la radio cubana. Eduardo Rosillo, el hombre que ni los años y menos las malas jugarretas de la salud, le añejaron del compromiso con su público.

Que la cabina de transmisión lleve su nombre es uno de los más sentidos y merecidos homenajes a su impronta; el otro y, no menos importante, es la defensa que día a día los músicos cubanos le profesen a esa manifestación que más identifica a la Isla en todo el mundo.

Por tanto en un día en que se celebra su vida, un aplauso unánime por todo lo que representa su voz en el ser y hacer como cubanos.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =