envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El Exitazo: la moda hecha radio

El gustado programa El Exitazo, de Radio Taíno, llaga a sus 21 años con aires renovados y deseos de permanecer en el gusto popular
Radio Taíno

Radio Taíno El Exitazo

Definitivamente, un exitazo. Y aquel que lo dude puede sintonizar, sin temor a equivocarse, la frecuencia 93.3, todos los días, de cinco a siete de la tarde.

Porque más que un programa de radio, se ha convertido en una rutina para muchos. Forma parte del horario habitual para cientos de jóvenes, y no tan jóvenes. Significa la hora feliz para terminar una jornada laboral o a, do un día de entrenamiento intelectual en centros escolares.

Buena música, éxitos de último momento, flashazos sobre el mundo de la farándula, y una cartelera que anuncia las distintas presentaciones de nuestros artistas favoritos en diversos escenarios del país se funden para brindarnos un buen rato de ocio en nuestras casas, en los automóviles, en las guaguas, o como simples transeúntes uncidos inseparablemente al audífono de nuestro celular. Se escucha, y mucho. Gusta, y demasiado.

El programa El Exitazo, de la popular emisora Radio Taíno, festejó su cumpleaños 21 durante una gala sobresaturada de público en el teatro “Lázaro Peña”, en la capital cubana. Los artistas que han pasado por esa frecuencia estuvieron a pocos metros de seguidores fieles que no los defraudaron ese día y casi rompieron en deseos de llegar al escenario para demostrarles su cariño.

DESDE EL ESTUDIO
Varios han sido los locutores que han pasado por las cabinas de la FM de Cuba en este horario, y todos coinciden en que se trata de un programa que entrará con ganas en la historia de la radio en la Mayor de las Antillas, aunque para unos pocos no deje de ser cuasi cursi y superficial. Porque para ciertas personas lo es. Pero para gustos, colores; y para programas, oyentes.

En declaraciones a esta publicación, Pedro Pablo Cruz, una de las voces del momento en ese espacio, señaló que se trata de un programa con el que todo locutor sueña. “Parece fácil, pero en realidad hay que hacerlo con mucho rigor: tiene un ritmo y una intensidad que hay que defender.

“El Exitazo no es una persona, sino una estética, una fórmula para respetar. Hay que pensar en el compromiso que se asume ante los micrófonos. Ahora tenemos un slogan que dice: “Somos más que un programa de radio, una pasión por la música”. Y eso se distingue. Amamos los ritmos cubanos, los defendemos, pero no es lo única que presentamos.

“Existe un sello de calidad con una historia riquísima, con profesionales como Ismael Cala, Alexis Narvona, Marlon Marlon. Nuestro director tiene el tino para saber quién puede estar en El Exitazo y quién no, y lo ha enriquecido a medida que se avanza con los nuevos tiempos.

“Nuestros artistas son amigos del programa. Vienen cantantes que no dan entrevistas en ningún otro espacio radial, porque confían en nuestro sello y exclusividad. Por nuestras cabinas han pasado Olga Tañón, José Alberto “El Canario”, Álvaro Torres, entre otras personalidades”, manifestó muy orgulloso Pedro Pablo.

Su compañera de cabina, la joven locutora Yaíma Ruiz, destacó que en los dos años que lleva en el programa ha tenido la posibilidad de conocer más de cerca géneros como el reggaetón o la timba, a pesar de que no son los que escucha habitualmente. Asimismo, se regocijó al comentar que han tenido la suerte de estrenar discos musicales como “La fantasía”, del Maestro Juan Formell, lo cual “marca la diferencia”.

Además de estas voces de actualidad, queda el sello indiscutible de los que contribuyeron a convertir a El Exitazo en lo que hoy es, y sus voces aún parecen tronar con agrado en nuestros oídos. Tal es el caso de Lianet Pérez, quien nos confesó que los seis años en ese programa fue una experiencia muy bella que le permitió protagonizar una etapa importante del desarrollo de la salsa en Cuba.

“Me siento deudora de una época y ganadora de muchos amigos que actualmente son excelentes músicos. Tuve la oportunidad de hacer parte de mi carrera con una sonoridad diferente. El programa ha tenido sus cambios porque la gente tiene ahora otros gustos, existen nuevas tendencias de moda. El Exitazo promociona lo que más suena, lo que más se escucha, y necesariamente tiene que ir a tono con lo que la gente está consumiendo”, subrayó Lianet.

Según el presentador Frank Abel, no es el programa idóneo para un locutor novel, pues “no permite improvisaciones: tiene un ritmo muy fuerte y está hecho para alguien con una carrera más sólida. No obstante, pone en el trampolín de la fama a cualquiera que lo haga bien y el público lo acepte. Cuando empecé en el programa yo era uno, y cuando salí era otro. Creo que llegué a ser una de las voces más conocidas”.

Para el director del espacio, Lázaro Caballero, “los que han pasado por el programa se han llevado una buena enseñanza. Los que estamos y los que no estamos tenemos a El Exitazo como referente para cualquier cosa. Nos llega de regocijo saber que muchos nos escuchan y el reto que tenemos es superarnos cada día. El éxito del programa ha sido la renovación y el esfuerzo permanente por hacer cosas diferentes”.

Indudablemente, marchar con los nuevos tiempos es, quizás, el desafío más importante para los hacedores de El Exitazo. Conservar un mismo sello y, al mismo tiempo, ajustarse a los jóvenes de turno, parece ser una tarea sacrificada propia para profesionales brillantes y con deseos de estar siempre alerta y pendientes de lo último, interesados en que el programa siga promoviendo buena música en los oídos frescos todo el tiempo, o simplemente continuar siendo la moda hecha radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − doce =

| Newsphere por AF themes.