envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El que persevera, triunfa

Entrevista al actor y guionista de radio y televisión Ángel Luis Martínez
Ángel Luis Martínez

Ángel Luis Martínez

El guionista y actor Ángel Luis Martínez ha merecido el reconocimiento Nueva Generación, otorgado por la radio cubana a los creadores menores de 45 años. Sin embargo, a pesar de ser un buen oyente del medio radial, entró a la vida artística por otra puerta.

Como miembro del movimiento de aficionados en Encrucijada, se presentó con 20 años a una convocatoria del legendario grupo teatral Escambray en el que fue aceptado, recibiendo las armas del teatro profesional y la oportunidad de hacer realidad sus sueños. Entonces entendió para lo que había nacido.

¿Cómo fue su tránsito por el Grupo Teatro Escambray?

La primera puesta teatral a la que asistí fue en la que intervine y aquella fue una experiencia mágica e impresionante, que solo el que hace teatro puede comprender.

Teatro Escambray defendía el trabajo comunitario y se presentaba en ocasiones ante espectadores que nunca habían presenciado el hecho teatral, por lo que la retroalimentación con el público resultaba muy interesante y nos nutría de temas para futuros espectáculos.

Me di mis buenos trastazos, porque desconocía los referentes teóricos, hasta que logré entender las distintas escuelas y establecer un compromiso con la que sentía mayor identificación.

Fue un proceso complejo, pero tuve cerca a personas que confiaron en mí y me enseñaron, entre ellos, el Premio Nacional de Teatro Carlos Pérez Peña, el reconocido dramaturgo y director, Rafael González Rodríguez y el experimentado actor Miguel Carrasau.

¿De qué forma llegas a la actuación radial?

Desde adolescente era un fanático de la radio, junto a mi familia escuchaba asiduamente la CMHW, emisora villareña que siempre ha contado con un excelente cuadro dramático, así como la programación dramatizada de Radio Progreso.

Sus producciones me permitieron descubrir obras de la literatura universal que no conocía y me fui nutriendo de información. Uno de mis hobbies favoritos era buscar los libros de los autores y dramaturgos, cuyas obras se presentaban al aire y comparar sus textos con la adaptación radiofónica, lo que pienso me motivó a escribir más adelante. En el 2002 dejo el teatro y comienzo en la CMHW.

¿Cómo fueron los inicios en esa emisora?

Llegué con miles de ilusiones pensando que me iba a comer el mundo; nada más lejos de la realidad porque hacer radio es arduo.

Hice banco durante meses, allí encontré a grandes figuras como Rosita del Sol, Carmen Palla, Margarita Carvajal y Norberto Landestoi. En esa emisora existe un fuerte repertorio infantil, del que puedo mencionar el programa Pañoleta azul, espacio por el que comencé a explorar el trabajo de voces y la caracterización de los personajes ganando confianza para llegar al género dramático, el cual me resultó muy difícil hasta el punto que pensé en rendirme y volver al teatro.

Afortunadamente encontré directores como Rogelio Castillo y Luis Agesta Hernández, quienes vieron en mí un potencial que se podía acrecentar.

Por mi parte, puse mucho interés, me empeñé en dominar el medio y hacer lo mejor posible, esfuerzo reconocido con varios premios de actuación en el concurso radial Caracol Santamareare.

En 2005 participé en ese evento y pude conocer a la directora Caridad Martínez, quien formaba parte del jurado. Ella escuchó mi interpretación y me ofreció la posibilidad de trabajar juntos en un futuro.

En 2007 llegué a la capital, la busqué en Radio Progreso y comencé a integrar sus elencos, a partir de ese momento, Cary, como la llamamos cariñosamente, ha tenido una importancia muy grande en mi vida profesional y personal.

¿Qué significación ha tenido Radio Progreso en su desarrollo como actor?

Radio Progreso fue otra escuela, pues tuve el privilegio de actuar con Alicia Fernán, Teresita Rúa y otros grandes actores que guardo en mi corazón.

En esa emisora he podido interpretar disímiles personajes en variados espacios como Tu novela de amor, Clave 830, y también, aunque menos, he integrado el elenco de la productora Radio Arte.

¿Cuándo inició su carrera como autor?

Yo tenía mis inquietudes desde el Teatro Escambray, pero nunca me atreví. Comencé a escribir en la CMHW, pues la radio es de todos los días, necesita muchos guiones y me inicié con un radioteatro, Santo Remedio, que después novelé.

En Villa Clara comencé la escritura de mi primera novela que parecía que no la iba a terminar nunca, pero afortunadamente llegué al final. Ya en La Habana continué escribiendo para Radio Progreso.

¿Sobre qué temas prefieres escribir?

Me apasiona la novela cubana contemporánea. La época actual me permite tratar temáticas que me preocupan, situaciones que he vivido. Esa es la forma de desahogarme y decir lo que pienso.

¿Cuáles han sido los reconocimientos obtenidos como autor radial?

Recibí un Premio Caracol por la novela Aires de ingenio y con los teatros Requiem por Mariana y Perdóname conciencia, también me fue otorgado el Premio Félix B. Caignet, de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Uneac en Santiago de Cuba por la novela Tula, cansada de amor y el teatro Perdóname conciencia, este es un premio que me honra muchísimo.

El haber recibido recientemente el reconocimiento Nueva Generación, me llena de alegría.

¿En qué circunstancias llegan sus guiones a la televisión?

Gracias a Caridad Martínez, porque la redacción dramática de la televisión necesitaba una novela radial de tema campesino para adaptarla a la pantalla, por lo que llaman a Cary, Premio Nacional de Radio, pidiéndole sugerencias.

Caridad dio mi nombre y entre Joel Monzón y yo escribimos Tierras de Fuego, a partir de mi novela original Luna Creciente. Posteriormente, la casa productora me solicita otra propuesta y así surgió El rostro de los días con la co-autoría de Serguéi Sbovoda.

El resultado superó mis expectativas, la telenovela se trasmitió en un momento difícil de pandemia y generó mucha atención atrapando al público.

Después de El rostro…, Raquel González me convocó para que escribiera con ella la tercera temporada de la serie De amores y esperanzas” resultando una experiencia maravillosa que le agradecí, pues además actué en dos capítulos.

Numerosas personas me escribieron, interesados en los conflictos que se mostraron en la serie y que reflejaban sus problemas.

¿Se siente satisfecho con la presencia de su obra en televisión?

En ocasiones es decepcionante la demora que se produce entre la escritura y la puesta en pantalla, porque los temas envejecen rápidamente; la sociedad es muy cambiante y uno teme que la novela pierda actualidad y vigencia.

¿En qué proyectos se encuentra ahora?

Continúo en los espacios de Radio Progreso como actor y estoy grabando en Radio Arte la serie Huellas en el aire, que escribí sobre los cien años de la radio en Cuba y sus principales figuras. Es dirigida por Manuel Ramírez Heras e integro el elenco, además inicio la escritura, junto a Alberto Luberta Martínez, de una novela televisiva que rendirá tributo al medio radial, del que Luberta y yo nos sentimos deudores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.