envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

El valioso acto de leer

Aproximaciones a una práctica cultural que se estimula desde el medio televisual en programas de diferentes perfiles y estéticas
Ma Dolores Ortiz

Ma Dolores Ortiz

En la actualidad la televisión le habla a un espectador formado en otras experiencias mediáticas (informática, celulares, tabletas, internet, redes sociales, videojuegos), a quien los adelantos tecnológicos le permiten llevarse al hogar productos comunicativos de todo tipo, algunos son portadores de una extremada violencia, de efectos especiales o historias ligeras, las cuales aseguran la fácil deglución.

La industria cultural tiene en el audiovisual un poderoso instrumento financiero de la mundialización y aunque las personas crean esquivar las “seducciones” de lo banal, no siempre pueden lograrlo, por esto debemos mantener despierto el intelecto sin renunciar a las emociones.

El XXI es el siglo de la cultura de la imagen, de la pantalla, sobre esta realidad urge reflexionar y ser consecuentes con ella. Han surgido usuarios en nuevos contextos, lo cual condiciona la necesidad de generar en la TV tradicional contenidos y formas atractivas del espectáculo, que favorecerá la capacidad interpretativa como concepto de apropiación de lo entretenido, lo interesante.

Hoy los soportes electrónicos influyen en las dinámicas relaciones establecidas por las maneras de leer en el hogar, incluso estas cambian mediaciones ejercidas habitualmente por la escuela, la biblioteca, los maestros, la familia. En esos nuevos modos prevalecen confabulaciones entre el texto literario y el texto audiovisual, las cuales influyen en los aprendizajes, en el disfrute, cuando se aprovechan las posibilidades técnicas, productivas, creadoras, y motivan el interés de los públicos.

Dichas emisiones devienen espacios complementarios de la estrategia comunicativa vigente en la televisión. Por su parte, los programas Para leer mañana y Letra fílmica (Canal Educativo, martes, 8:45 p.m. y 9:30 p.m., respectivamente) propician acercamientos a novelas, ensayos, poemas, otras narrativas, entre ellas películas inspiradas en la literatura.

Dado este panorama, se impone continuar estudiando cómo llegar a las mayorías. Según me comentó en una oportunidad la doctora María Dolores Ortiz, Premio Nacional de Televisión 2020: “Cada emisión del espacio Escriba y Lea propicia conocer autores, libros, propuestas culturales que motivan la búsqueda de nuevas informaciones. Las personas pueden completar y enriquecer sus saberes cuando asumen el valioso acto de leer en cualquier formato”.

Somos conscientes que la consulta de fuentes ha tenido una apertura al llegar Internet con las bibliotecas digitales, aunque estas no siempre responden a contextos sociohistóricos y culturales, al valorarlas se precisa de un ojo crítico, alerta, pues algunos contenidos entronizan la banalidad, el mal gusto, las apreciaciones superficiales. Sin la lectura, el avance social aminora su ritmo y avance. Las tecnologías informativas proponen nuevas modalidades de comunicación para la familia cubana, sin diferencias generacionales desde la cercanía necesaria para estar más juntos en casa.

La transmisión de experiencias necesita al espectador activo, presto a generar cambios positivos en la vida, en los procederes que influyen en el desarrollo espiritual y material de la sociedad.

Por sus aportes sustanciales al programa Escriba y Lea, la doctora María Dolores Ortiz recibió el Premio Nacional de Televisión 2020 junto a otras destacadas personalidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × tres =

| Newsphere por AF themes.