16 de abril de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

En Vivo en Sábado del libro: un recuento gratificante

Un encuentro de escritoras, organizado por el Instituto Cubano del Libro, rindió homenaje a las autoras que escriben los más diversos contenidos para la editorial En Vivo del Instituto Cubano de Radio y Televisión.
En Vivo en Sábado del libro

En Vivo en Sábado del libro

El pasado 11 de marzo, tuvo lugar un encuentro coral de escritoras cuando el Instituto del libro cubano, rindió homenaje a las autoras que escriben los más diversos contenidos para esta editorial impresa. El encuentro fue gratificante en muchos sentidos:

Allí, quienes asumimos esta responsabilidad, conocimos que el cincuenta y un por ciento de los títulos impresos hasta hoy en esta Editorial,  fueron escritos por mujeres de las más variadas profesiones y disciplinas; que de una u otra manera, han laborado o laboran para la radio y la televisión cubanas.  

El recuento estadístico nos hizo recordar aquel  2011, cuando unos pocos profesionales de la televisión nos lanzamos a la aventura del mundo editorial impreso; empeño novedoso y no siempre aceptado en nuestro ámbito audiovisual. 

Nosotros y nuestros primeros proyectos –junto a nuestra   inexperiencia- estábamos pletóricos del entusiasmo generado por la necesidad de inaugurar un novedoso espacio comunicativo donde se revalorizaran y socializaran  tanto el quehacer y los saberes cotidianos acumulados por nuestros hombres y mujeres como el reservorio monumental de aportes culturales y patrimoniales que constituye nuestra historia mediática.  

El encuentro me hizo montarme en la máquina del tiempo y recordar los momentos cuando tras veinte años analizando o asesorando la producción televisiva; descubrí mediante la investigación teórica- histórica,  un universo descomunal donde las historias de vida se entrelazaban con los géneros y formatos de programas y estos con las prácticas y estrategias mercantiles, comunicativas o artísticas aplicadas desde su fundación; por las radioemisoras y televisoras cubanas que aceleradamente obtendrían el liderazgo de habla hispana en América Latina e incluso en Iberoamérica.   

Históricamente, la visión cultural de la producción mediática electrónica no ha sido homogénea. Mientras al cine se le confiere el mayor rigor artístico, la creación radial-televisiva  ha sufrido el impacto de una perspectiva clasista y reduccionista del arte y de la cultura que la subestima argumentando que su producción y públicos masivos anula su valor e impacto culturales; percepción errónea que ignora nuestras singularidades históricas en este fenómeno comunicativo: 

  • Nuestra íntima relación histórica con los cercanos proveedores tecnológicos norteamericanos permitió al  mercado fundacional de la radio y la televisión; aplicar estrategias de precios diversos que gestaron  una monumental tenencia de equipos por cubanos de las más diversas clases sociales, niveles de educación y poder adquisitivo.
  • Rebasando su modelo de radiodifusión con fines mercantiles; nuestra radio y televisión propagaron lo mejor del arte, la cultura, la información y la comunicación en públicos masivos heterogéneos mediante las cadenas nacionales de radio –y luego televisivas-; redes extendidas  aceleradamente en las distantes provincias orientales buscando anunciantes y audiencias. 
  • Junto al auge de la narración, la información –incluido el deporte-, la comunicación  y las Artes Escénicas más autóctonas y universales; los cubanos forjamos el modelo latino de variados géneros y formatos de programación provenientes de Norteamérica:

Nuestras radio-telenovelas, teatros, zarzuelas, revistas culturales, teletones y aventuras heroicas se volcaron a múltiples soportes mediáticos y en diversas modalidades recorrieron las más importantes emisoras, productoras cinematográficas y hasta imprentas de habla hispana.

  • La inclusión de nuestra idiosincrasia y raíces históricas-culturales en los contenidos de ese modelo comunicativo latino creado por los cubanos; explican nuestro boom en el universo de habla hispana.

Esta adecuación cultural de los contenidos mediáticos cubanos constituye la primera expresión de la resistencia cultural mediática nacional;  ante la invasión de los productos de la Industria Cultural norteña que intentaba colonizar nuestra sociedad.

El esfuerzo continuado de nuestra Editorial – en medio de las limitaciones materiales y de la  fuerte incomprensión de muchos de los que nos rodeaban- ha permitido publicar en poco más de un decenio; más de cien títulos que por su naturaleza revelan junto a su salto cuantitativo; la superación continua, la inclusión más diversa y la dignificación de la obra acumulada durante decenios por los hombres y las mujeres de la radio y la televisión.

La estadística editorial actual de En Vivo, revela además, la tendencia creciente a la revalorización histórico-cultural de las prácticas cotidianas de nuestros medios de comunicación.

Tras felicitarla por sus resultados, solo nos resta alentarla a superar sus empeños. Este propósito demanda que el resto de los eslabones y niveles de nuestros sistemas radiales y televisivos incrementen su apropiación y redimensionamiento del apoyo y participación   integral en la gestión de esta importante entidad comunicativa.

Ni la carestía económica puede hacernos olvidar –entre otras amenazas a su crecimiento productivo- que muchos de sus longevos autores claman por un relevo que complete paso a paso; el monumental mosaico histórico cultural que constituye nuestra historia radial y televisiva. El tiempo apremia.

Los aportes de la Editorial En Vivo,  no solo benefician a nuestra radiodifusión sino a toda nuestra sociedad; donde el esfuerzo colectivo de tantos hombres y mujeres de la radio y la television desde el siglo pasado, sembraron personajes, estilos y programas; que aún perviven en el imaginario social y en la memoria colectiva de sucesivas generaciones de cubanos y latinoamericanos.  

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 5 =