envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Espiritualidad y tradición desde una emisora local en Holguín

El escritor y director Daer Pozo Ramírez cuenta la experiencia de Radio Juvenil    
 
Emocionar y convencer para conectar con sus oyentes. Esta es la regla de oro que aplican diariamente el realizador Daer Pozo Ramírez y su equipo de la emisora Radio Juvenil del municipio holguinero Calixto García. Su objetivo no es otro que conseguir que el público se sienta representado.  

   
“Para hacer una radio utilitaria, recreativa y espiritual nos basamos en la axiología (teoría de los valores morales) y las dinámicas afectivo-cognitivas y conductual a favor de una mirada más científica”, explicó el entrevistado en exclusiva con En Vivo.    

Pozo Ramírez fue uno de los ponentes en el evento teórico “El arte en los medios”, organizado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) a propósito del Concurso Caracol 2017.  
 
El egresado de la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisuales de Holguín, consideró muy importante trabajar la información y el mensaje en función de fomentar una conducta en los oyentes (en su mayoría campesinos) del Valle del río Cauto.     

Este poeta, convencido de la relevancia de profundizar en la historia para nutrir el tejido espiritual de la localidad, dijo que los cobos o guamos (caracoles) han servido para anunciar las crecidas del río Cauto desde la época mambisa en el siglo XIX.     

Afirmó que el concierto de guamos es reconocido como el primer sistema de aviso sonoro ante casos de catástrofe en el Valle del oriental río Cauto.  
   
Violeta, una niña que vive en Cañada de Majagua, tiene un guamo que le regaló su abuelo. “Y a ella, que por cierto tiene móvil, le gusta sonarlo. Lo usa como un juguete para divertirse con sus compañeros y vecinos”, ejemplificó el ponente en varias Convenciones de la Radio y la Televisión.
    
Eso demuestra, expuso, que desde la radio usamos ese recurso para favorecer la comunicación y generar emociones.    

“¿Pero cómo alcanzar una cultura de prevención y análisis de riesgo desde la radio usando elementos prácticos como ese?”, se pregunta el también condecorado con el Premio Memoria Viva que otorga el Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”.    

El guamo sonó también durante el paso del huracán Irma en septiembre pasado, aunque la zona donde reside no fue de las más afectadas, añadió.    

Cuando el huracán Flora arrasó en 1963, el anfibio donde iba Fidel Castro se atascó en las zonas afectadas del río La Rioja. Fue el cautero Senén Silva Cabrera, un joven que entonces se dedicaba a pasar el ganado por el río Cauto, quien ayudó con sogas a hacer el traslado de los que iban a bordo del anfibio.

En agradecimiento Fidel le regaló su abrigo, el cual guardó hasta hace poco como recuerdo. “A Silva Cabrera, fallecido hace poco a los 82 años, se le conoce en mi pueblo como el hombre que salvó a Fidel”.     
El autor de ocho libros aseguró que a Silva Cabrera los niños y adultos del pueblo lo reconocen como un ícono social. “Cada vez que había un ciclón en la zona se hacían un grupo de trabajos para la radio. Era considerado una voz oficial en cuanto a las contingencias del territorio se refiere”, recordó. 
   
Durante la fiesta del San Juan que se realiza en Los Agamitos, el guamo aborigen se pone en bocina. Ahí Rigoberto Fernández es quien lo usa cada 24 de junio desde la loma de Las Mantecas para convidar a sus vecinos.    

El participante en cinco eventos de Género y Comunicación relató que el guamo también lo usan las esposas para avisarles a sus maridos que el almuerzo está listo o cuando un ladrón entra en el patio de alguien por la noche.

Al órgano oriental, declarado Patrimonio Cultural de la Nación Cubana, también se refirió el miembro de la Uneac. Y en ese sentido mencionó a la familia Ajo portadora de más de un siglo de experiencia.     
“Cuando empleamos la música del órgano oriental en cualquier mensaje radial, la gente sabe que se trata de algo de la localidad”, indicó el multipremiado escritor.

A su juicio, hay que ser capaz de sumergirse en las verdades de la comunidad para lograr que la radio siga en la preferencia del público. Es imprescindible, estimó, socializar esas experiencias que marcan contextos específicos de la Cuba nuestra.    

“En la medida que seamos capaces de investigar y de poner en bocina historias experiencias conmovedoras entonces seremos capaces de preparar a la población de todas las edades para enfrentar otras contingencias”, opinó.

Para retroalimentarse constantemente hacen la peña del río La Rioja que cumplirá 16 años el próximo 23 de diciembre. Esa peña está dentro del Proyecto Ánima del Monte, que pertenece a la sección de Radio, Cine y Televisión de la Uneac de Holguín.     

“Contamos con un archivo sonoro propio de todo lo que nos cuentan. Estamos valorando la posibilidad de publicar en libros digitales (en PDF) muchas de estas historias para que queden para el futuro”, aseveró.
     
Aparte de Ánima del Monte, Pozo Ramírez preside el proyecto comunitario Patio de la Rueda. Además, ha sido ponente en congresos de Género y Comunicación y el Festival Internacional del Caribe.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 17 =

| Newsphere por AF themes.