envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“Fui actriz desde que estaba en el vientre de mi madre”

Afirma Nieves Riovalles en exclusiva con En Vivo

Nieves Riovalles

Nos encontramos en los hermosos jardines de la sede habanera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, como habíamos convenido. Luego de saludarnos, con extrema delicadeza nos pide: “por favor, escriban mi nombre y apellido bien, pues siempre se olvidan que terminan con s, yo me llamo Nieves Riovalles”.

Y sin más preámbulo inicia su relato: “comencé muy joven en el baile, como aficionada; después pasé a recibir clases con Alberto Alonso cuando solamente tenía 14 años, y trabajé con él en varias puestas en escena como “El vergonzoso en palacio” y “Un día en el solar”.

“Estuve en el Teatro Musical, hice algunos papeles en los cuales bailaba, actuaba y cantaba, hasta que comprendí que lo mío era el arte dramático. Siempre me picó el bichito de la actuación y en el año 1970 decidí ser actriz”.

Luego de una evaluación, comenzó a trabajar nada más y nada menos que en Teatro Estudio, bajo la dirección de esa inmensa actriz y directora que fue la gran Raquel Revuelta.  Allí protagonizó infinidad de obras de la literatura universal: “El poeta y la muerte”,  bajo la dirección de Jesús Gregorio; “Las Impuras”, con Suárez del Villar; “Sábado Corto”, con Héctor Quintero; “Santa Juana de América”, dirigida por Vicente Revuelta.

También hizo teatro con Berta Martínez en varias obras de García Lorca como “La Casa de Bernarda Alba”. Con Abelardo Estorino llevó a las tablas “Parece Blanca”, obra basada en la antológica novela cubana de Cirilo Villaverde, Cecilia Valdés.

Cuando pasa a la televisión, debuta haciendo Doña Rosita la soltera, bajo la dirección de Raquel Revuelta.

Posteriormente trabaja siguiendo las órdenes de Pedro Álvarez y el chino Wong, entre otros directores.

También Juan Villar la dirige en la novela La séptima familia, que tuvo una gran aceptación de la teleaudiencia.

En todos estos años no ha dejado de trabajar y su talento puede apreciarse en novelas inolvidables que  dirigió la querida  Xiomara Blanco: Tierra Brava, Destino prohibido y Polvo en el viento.

Otras producciones en las que intervino son: Oh! La Habana y Para el año que viene, escrita y dirigida por Héctor Quintero. Recientemente la vimos en Bajo el mimo sol y en este momento aparece desempeñando uno de los roles antagónicos en La sal del Paraíso, encarnando a una abuela que logra sensibilizar al público mediante su especial relación con la nieta autista, en tanto debe resolver muchos conflictos con su hijo y nuera, padres de la niña.

Por su notable trayectoria en los medios, ha recibido lauros y condecoraciones  entre los que aprecia de manera especial el Primer Premio de Monólogos de La Habana y varias menciones Caricatos de actuación, un Premio en el Festival de Cine de La Habana en 1993, un Premio de la UNEAC por su personaje de Nemesia en “Parece blanca” y la Distinción por la Cultura Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 3 =

| Newsphere por AF themes.