envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Hacer una radio de altura a diario

Esta máxima trascendió en el evento teórico Caracol 2017 de la Uneac

La capacidad de generar imágenes en los oyentes descuella entre las virtudes de un medio que cautiva a generaciones desde la niñez. Durante años creadores y técnicos han perfeccionado el lenguaje radiofónico, entendido como el conjunto de formas sonoras y no-sonoras representadas por los sistemas expresivos de la palabra, la música, el silencio, los efectos sonoros.

La segunda sesión del evento teórico Caracol de la Uneac, celebrado este jueves en la sala Villena de la Uneac, demostró la vigencia del arte en la radio mediante testimonios de quienes dedican su intelecto y vida profesional a enriquecer la programación con saberes, nuevas ideas, enfoques novedosos.

Lo atestiguaron los realizadores Daer Poco e Ismael Renzoly y la escritora Orieta Cordeiro, profesora de la Facultad Arte de los Medios Audiovisuales de la Academia de las Artes (Famca), al destacar las herramientas narrativas que permiten construir historias, personajes, circunstancias, en beneficio de la cultura de quienes sintonizan las emisoras en cualquier rincón del país.

El rescate del documental radial es un afán de los jóvenes realizadores Adrián Quintero, Misael García y Bárbara Sánchez Novoa, graduados de la Maestría en realización audiovisual en la Famca. Para ellos el proceso de investigación fue esencial para profundizar en historias de vida con una intencionalidad estética.

En su tesis de maestría, el también doctor en Ciencias Médicas Misael García, al abordar “El amor de Jesús Cabrera al arte de la radio y la televisión”, patentizó el valor de los archivos sonoros, del punto de vista, el súper objetivo, al contar un relato de trascendencia histórica, cultural.

La puesta radial “Norma Porras, una luchadora clandestina”, le permitió a la realizadora Bárbara Sánchez Novoa estructurar una narración con elementos artísticos de estética intimista e historias en paralelo para diseñar un retrato sonoro verosímil.

En diferentes momentos de la jornada reconocieron los participantes que el sistema radial cubano defiende la identidad nacional, contribuye a la formación del gusto, al enriquecimiento espiritual al comunicar ideas, mensajes, sabiduría e inteligencia.

Referentes imprescindibles en el documental radial han sido Julio Batista, Gladys Pérez y Carlos Garcés, quienes desde diferentes enfoques han cultivado con esmero particularidades de un género indispensable en el panorama audiovisual.

El maestro José Loyola, director de la Charanga de Oro, expresó: “¿Qué sería la música sin la radio? Este medio promociona y abre el panorama cognoscitivo de las audiencias. Sin ella no sería posible escuchar los diferentes géneros, formatos, estilos, compositores e intérpretes de todo el país”.

Para el poeta y etnólogo Miguel Barnet, presidente de la Uneac, la función de la radio ha sido imprescindible para la salvaguarda del patrimonio histórico y artístico.

“Merceditas Valdés, confinada a la música litúrgica, alcanzó su plena identidad en el medio radial”, precisó.
A entregar corazón en las 97 emisoras del país llamó Onelio Castillo Corderí, director general de la Radio Cubana, quien llamó a sistematizar los estudios y la exigencia en contra de los patrones anquilosados. “Nuestra misión es por la radio creativa de todos los días”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + diecinueve =

| Newsphere por AF themes.