envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“Hay mucho empirismo en la radio cubana”

Roxana Fuentes, directora de radio, destaca la necesidad de alcanzar mayores niveles de profesionalismo en ese medio

Nuestro encuentro sucedió en uno de los estudios de grabación del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt). Se mostró, desde el primer momento, muy abierta al diálogo, accesible, sencilla, diáfana. Ante cada pregunta sabía conocer la respuesta acertada, directa, sin titubeos.

 

Y es que Roxana Fuentes Rodríguez, quien recibió este año el Sello 90 Aniversario de la Radio Cubana, es una mujer hecha para el sonido o para una conversación inteligente sobre la profesión, el mundo sonoro, los vericuetos de las cabinas y los micrófonos.

Con 20 años de experiencia en los medios, la dama esconde sus dos décadas de trabajo detrás de una imagen seductora de jovialidad, modernidad, sentido práctico de la carrera e, incluso, de la vida. Los nuevos tiempos marcan el pulso de cada paso que le sigue.

Sobre la distinción que la colocó dentro de una de las joyas de la radio cubana actual, Fuentes destaca que es muy grato recibir un reconocimiento y es, quizás también, un momento de reflexión.

“Siempre me va a parecer algo inmerecido, sobre todo porque la obra radial es muy coral, colectiva, plural. Todos los compañeros que han trabajado conmigo durante dos décadas forman parte de cualquier reconocimiento que yo pueda tener”, puntualiza.

En la actualidad, la directora está al frente de la revista cultural Entérese, de Radio Cadena Habana, y dirige un programa en Radio Taíno que sale por las madrugadas con el propósito de reflejar la música del siglo XX.

“Hago la edición y la dirección general. También tengo un programa en esa emisora que se escucha todos los domingos. Es casi un documental llamado Arte y folclor. Es un trabajo más laborioso. No obstante, soy guionista de programas de Cubavisión Internacional como Excelencias, o Intimidad en el Canal Habana”, precisa Fuentes.

Según la experimentada realizadora, el buen director de radio debe conocer muy bien las especialidades del medio. Por esa razón se ha habilitado en cada una de las disciplinas.

“Mi afán no es ejercerlas todas, pero pienso que un director debe conocerlas cabalmente y sentir mucha pasión por la radio. La mayoría de los que trabajamos en este medio somos personas muy entregadas. Estamos fascinados: la radio tiene muchas gratitudes e ingratitudes.

“Pero el buen director debe estar embrujado, tener un sentido muy cabal de lo que es trabajar en colectivo y elegir muy bien a los miembros de su equipo, estudiar las necesidades del oyente”, señala Fuentes.

Uno de los principales problemas de un director de radio, destaca la realizadora, es lograr la unidad dentro un mismo equipo de trabajo.

“Eso es importante porque le da un sentido de identidad a los programas. También es preciso echar a un lado las dificultades cotidianas de la vida que, lamentablemente, solemos arrastrar a veces con la profesión. Sé que vivimos en una sociedad con una serie de problemáticas, pero hay que saber dejar afuera todo eso y sentirnos bien con nuestro trabajo.

“También están presentes las dificultades materiales, pero los cubanos estamos criados en la resistencia y siempre se nos ocurren cosas para superar obstáculos tecnológicos o de otra índole”, subraya.

A aquellos jóvenes que se adentran o intentan sumergirse en la dirección radial, les aconseja estudiar mucho porque “desafortunadamente la radio se ha llenado de personas que en ocasiones no están lo suficientemente capacitadas.

“Hay mucho empirismo y estamos rodeados de universitarios graduados de disímiles especialidades que simplemente pasan cursos de habilitación. Yo creo que es muy difícil lograr una formación buena y completa en un solo año. Pienso que es importante capacitarse, formarse, no pensar que este medio es algo simple. La radio no es sencilla, aunque lo parezca.

“En las facultades de comunicación se estudian los medios pero por alguna razón la radio es, quizás, la más huérfana, se le dedica menos atención. No es menos cierto que se tiene más en cuenta la producción audiovisual”, indica.

A lo largo de 20 años Fuentes hecho de todo, desde espacios informativos hasta dramatizados.

“Pero si tuviera que elegir me quedaría con los programas de corte cultural o musical. El cubano gusta de la radio, y la audiencia en este país se mantiene estable. Sin embargo, es más fácil para los que hacen televisión tener puntos de referencia sobre lo que está pasando en ese medio a nivel mundial. Para los realizadores de radio es más complicado porque no transmitimos programas extranjeros.

“Estoy convencida de que la radio cubana tiene mejor nivel que la televisión porque la programación televisiva se nutre en buena medida de materiales que no son nuestros. Sin embargo, cada día luchamos para que la calidad radial en Cuba sea de excelencia y que los oyentes se sientan satisfechos con nuestras propuestas”, concluye la directora de radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + 17 =

| Newsphere por AF themes.