envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Imágenes estáticas de un arte en movimiento

Dentro de la programación del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano varias son las exposiciones incluidas

Imágenes estáticas de un arte en movimiento

Seis exposiciones integran el programa organizado dentro del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (FINCL) en su edición 41. En ellas se aprecia la unidad en los discursos visuales para atrapar la esencia de una obra audiovisual y de esta manera, erigirse como representante de su concepción total.

El cartel es uno de los géneros más difíciles en su realización, pero es también uno de los más atractivos en la historia del cine cubano. Sobre el tema, la investigadora y curadora Sara Vega apunta: “Ese cartel apareció en el imaginario colectivo a inicios de la década de los sesenta del siglo pasado, cuando en el recién fundado Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) se toma la decisión de hacer carteles para la promoción del cine cubano que se estaba haciendo. También se decidió no utilizar la gráfica con que llegaban las películas extranjeras, sino encargársela a diseñadores cubanos”.

Para la especialista de la Cinemateca de Cuba, lo distintivo es su formato. “Se hacían en mesas de serigrafía pequeñas, era menor el tamaño, a la manera de los carteles de propaganda política. El cartel de cine que se hacía antes de 1959 (incluso, el que se hacía en Cuba) era más grande, influido por el estilo estadounidense. Es el que se ha seguido haciendo en buena parte del mundo”.

Con el objetivo de seguir brindando un espacio de reconocimiento a los diseñadores cubanos, el FINCL incluye la exposición Carteles en concurso, que se muestra en la galería del cine Charles Chaplin. Algunos de los carteles cubanos que integran esta muestra son los realizados para los eventos Muestra Joven ICAIC e Innovación FIC Gibara; a ellos se suman los concebidos para el largometraje Agosto (Armando Capó, 2019), y para los documentales En busca de un espacio (Miguel A. Castro, 2019) y Retrato de un artista siempre adolescente (Nelson Ponce, 2019).

Corazón que siente es la propuesta que refiere la presencia del corazón como símbolo en los carteles de cine cubano producidos en los últimos años. Esa muestra ocupa la galería Fresa y chocolate, del Centro Cultural Cinematográfico del mismo nombre. Por su parte, la exposición homenaje a Gabriel Hierrezuelo, titulada En busca del personaje se encuentra en el lobby del cine 23 y 12.

Para homenajear a Santiago Álvarez, la sala Yelín de la Casa del Festival acoge la muestra retrospectiva dedicada al centenario del cineasta cubano. Otras dos muestras conforman el programa de exposiciones: Federico Fellini. Un centenario, inaugurada en la galería 23 y 12; y Una cosa piensa el borracho y otra la bartender, abierta al público el pasado viernes.

A través de estas seis exposiciones, el asistente a las jornadas del Festival se lleva consigo una síntesis del desarrollo del cartel de cine cubano, la aparición del corazón en los carteles producidos por el ICAIC, junto al homenaje a Fellini y a Santiago Álvarez.

Imágenes de las exposiciones En busca del personaje y Muestra retrospectiva dedicada a Santiago Álvarez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × uno =

| Newsphere por AF themes.