envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

José Ramón Artigas y los retos que impone la TV

El director de programas musicales conversa sobre su trayectoria profesional

Cuando le solicitamos una entrevista para En Vivo enseguida respondió afirmativamente, esto nos sorprendió, pues sabemos que es un director muy ocupado, tanto en el Instituto Cubano de Radio y Televisión, como en actividades colaterales en distintos centros donde comparte sus conocimientos.

Durante el diálogo comenta que desde el surgimiento de la televisión, se sintió atraído por esa magia que permite ver y oír a los artistas aunque se encuentren lejos. De su natal Holguín se trasladó para La Habana, donde se enfrentó por vez primera a un estudio de televisión. En 1959 se vinculó a Telemundo Canal 2, sin recibir salario, actuaba como voluntario.

En 1960, tras la intervención de la televisión por el gobierno revolucionario, pasa a ocupar una plaza como auxiliar de estudio y poco tiempo después deviene Inspector. En este periodo matricula en el politécnico “Osvaldo Herrera”, allí se especializa en  Sistemas de audio y en 1963, a través de exámenes de oposición, matricula  en el Curso de Dirección y Producción de Radio y Televisión en la Universidad de La Habana, que concluye en 1965.

Estos estudios le permitieron ganar una plaza de operador de audio del Departamento de Control Remoto de la Televisión. Simultáneamente, comienza a desempeñarse como director, durante un año, hasta que en 1971 pasa a formar parte de la plantilla como director de programas de televisión. Su estreno en esta especialidad fue en la programación educacional.

Alternó la labor de dirección en espacios variados: Palmas y Cañas, Tradición cubana y dramatizados  como Nuestros hijos. Expresa sonriente: “Llegué a la televisión subiendo desde el primer peldaño de la escalera y no en helicóptero a la azotea”.

En 1975, de 70 directores escogen a siete, entre los cuales está él, para trabajar en las transmisiones de  un Congreso de Ginecología. Tenía que hacerlo con Julio Pulido, quien, por alguna causa, no llegó. Debían transmitir dos intervenciones quirúrgicas y Artigas tuvo que simultanear en las dos cámaras, todo resultó muy bien, pero provocó mucha angustia en él.

Artífice de musicales
Desde 1974 había pasado a trabajar en la programación musical, dirigiendo Todo en música y ARTV,  que realizaba con el auspicio del Consejo Nacional de Cultura.  También  en ese año dirige las trasmisiones del Festival de Ballet de La Habana y el programa Saludos Amigos, sustituyendo a Manolo Rifat.

Ha dirigido estelares como: Álbum de Cuba, Ballet visión y Recital, al que modificó, pues abordó el género lírico sin abandonar los más populares, también incluyó danza, la llamada música culta, de esta manera complacía todos los gustos de la teleaudiencia.

Artigas es de los primeros directores de programas musicales que trabaja con la televisión en colores en su etapa experimental. En 1978 participa activamente en la trasmisión de las actividades culturales relacionadas con el XI Festival de la Juventud y los Estudiantes, celebrado en Cuba. También realizó programas en colores para Tele Fórum de Moscú y para la televisión en Rumanía.

En la década de los 80 continúa su labor realizando programas musicales, aunque también incursionó en infantiles como ABC, que logró gran éxito en el público infantil.

Asimismo, este polifacético director realizó programas dramatizados, entre los que se encuentran: El cuento, Teatro ICR, en obras como “Celos”,  “Esperando al zurdo” y otros clásicos de la literatura universal.
Su prenda más preciosa es De la gran escena, programa que ya  celebró su 31 cumpleaños. En esta propuesta televisiva se abordan todos los géneros musicales.

Éxitos profesionales y responsabilidades
En su andar entre cámaras y micrófonos José Ramón Artigas posee la dicha de haber recibido en 1985 la Primera Mención en el Festival de Cine y Televisión de Río de Janeiro por el programa Sueño de Trompeta, con la actuación del grupo Ismaelillo y el instrumentista Arturo Sandoval.

Se ha desempeñado como presidente de la Comisión de Evaluación de realizadores y ha participado en Festivales de la Radio y la Televisión. Ha dirigido galas especiales que incluyen espectáculos como “Habaneras en La Habana”, “Boleros de Oro” y “Aquella Cecilia”, que dio la bienvenida a los Jefes de Estado y Gobierno que asistieron a la IX Cumbre Iberoamericana celebrada en La Habana.

La enorme historia de este director artístico es tan vasta, que nos es imposible plasmarla en pocas cuartillas, pues además de su labor como pedagogo, ha visitado varios países como Estados Unidos, España, Rusia, México y Guatemala, entre otros, para participar como jurado en distintos festivales.

Recibió el Diploma del Consejo de Estado por la Gala “Boleros del Milenio en La Habana”, el Diploma de Honor del Gobernador de Veracruz por el programa dedicado a la música de Agustín Lara. Le fue otorgada la medalla “Raúl Gómez García”, la Medalla de la alfabetización, la Medalla 40 Aniversario de las FAR, el Aldabón de la ciudad de Holguín, la distinción Gitana Tropical, la condición Artista de Mérito de la TV Cubana, la Giraldilla de La Habana, el Premio Nacional de Televisión y la condición Artista Emérito de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Actualmente se encuentra enfrascado en la confección de su segundo libro, que promete convertirse en material de estudio y superación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + 11 =

| Newsphere por AF themes.