envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Juan Piñera: “El trabajo es síntoma de aprendizaje perpetuo”

El director de programación de Radio Musical Nacional comenta sobre su labor por casi 50 años en el medio radial

Juan Piñera

Después de varias llamadas para localizarlo, tuve la suerte de hablar telefónicamente con él. Desde el confinamiento de su hogar por la COVID-19, este talentoso hombre enseguida comenzó a contarme parte de su vida. Empezó diciendo que es sobrino de ese grande e irrepetible dramaturgo cubano que fue Virgilio Piñera, autor de piezas inolvidables como Electra Garrigó y Aire frío, clásicos de nuestro teatro y literatura nacionales, entre otras muchas obras, que han sido llevadas a escena por diferentes generaciones de teatristas.

Cuenta Juan que en 1948 se estrenó Electra Garrigó y él fue a verla en el vientre de su querida madre. Esto fue simbólico y determinante en su vida, pues desde muy temprano estuvo ligado a las Artes y las Letras. Acudía a ver las puestas de grandes óperas. Recuerda que su primera experiencia artística estuvo vinculada al teatro Amadeo Roldán, donde formó parte de un coro de ópera. Allí conoció a grandes músicos muy importantes como Harold Gramatges y tantos otros.

Recuerda Juan que en su casa había un piano, él se puso a tocar de oído y su padre, al verlo y escucharlo, lo puso de inmediato a recibir clases. Tuvo excelente profesores, entre los que recuerda a Cesar Pérez Sentenat y Margot Rojas. Ya con el triunfo de la Revolución entró en la Escuela Nacional de Arte, en el primer grupo de alumnos que tuvo la institución.

Allí tuvo notables profesores como Enrique Belver, José Ardévol y Roberto Valera. Rememorando aquellos tiempos, dice Juan que su profesor de armonía, Enrique Belver, descubre que el joven tenía capacidad para componer. El vínculo de Piñera con esos maestros se ha mantenido hasta nuestros días tanto en su vida personal como en la docencia.

En CMBF entra como oyente y hace periodismo cultural. En 1973 comienza a colaborar en la emisora y, en un momento dado, sustituye a Maruja Sánchez, que realizaba la programación de música cubana. Más tarde él creó otros programas. Asegura que la música clásica era muy difícil. A partir de 1978 se dedica a realizar programas con obras musicales nacionales y surgen programas como La música en Cuba, Del canto y el tiempo y otros. Además, escribe, dirige y asesora espacios diversos de la emisora.

En medio de la agradable conversación telefónica, Juan nos habla de grandes creadores radiales como Alberto Luberta y Joaquín Cuartas, que escribían un programa diario en una máquina de escribir, como él. Dice Piñera que aunque todos usen hoy las computadoras, él sigue escribiendo manualmente.

Entre muchas otras aportaciones, Piñera es el autor de la música del programa infantil Toqui, muy popular en los años 80 de pasado siglo dentro de la programación nacional infantil y que está siendo retransmitido en la actualidad por la TV cubana. También compuso el tema de presentación de La Familia Pirulí, espacio muy seguido de Radio Rebelde y que contó con la dirección de la prestigiosa radialista Carmen Solar. Piñera colabora habitualmente con Radio Taino y con la programación infantil de la televisión cubana.

Ha trabajado en el género musical todas las manifestaciones artísticas, desde óperas, zarzuelas hasta abarcar casi todos los géneros en diversos programas. Le interesa la música electrónica y es especialista en música electroacústica, que es su punto de partida para trabajar tipo de música. Menciona a Juan Blanco, quien “abrió un sendero en la música electroacústica y en el que se obviamente se anticipó, por eso hay que recordarlo para siempre por su gran maestría”.

Juan Piñera se considera periodista, aunque sigue esperando por recibir esa categorización desde la Unión de Periodistas de Cuba. Escribe crónicas y críticas musicales para los programas Agenda cultural, A las doce y Meridiano cultural. También realiza trabajos para la página web de Radio Taíno. A esa labor se suma la composición de música por encargo. Posee más de 400 obras para teatro, ballet y danza. Le gusta trabajar con sus maestros. Para él, “el trabajo es síntoma de aprendizaje perpetuo”, así como “la música es un arte difícil”.

No cree en los premios, pero los recibe con agrado. Le han otorgado reconocimientos en el extranjero como el Prix Danuve, entregado en Checoslovaquia, un premio en el Concurso de música electroacústica de Bourges, Francia, y el Premio Trimalkca, concedido en Río de Janeiro, Brasil. También en Cuba ha merecido las distinciones Maestro de Juventudes. Piñera fue uno de los laureados en la primera edición de la entrega de ese lauro conferido por la Asociación Hermanos Saiz. Además, ostenta la condición Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y mereció el Premio Nacional de Radio.

Juan Piñera finaliza su locuaz intercambio diciendo: “lo único que me interesa es trabajar y, sobre todo, con una buena energía y calidad”. Me despido manifestándole mi agradecimiento por haber dedicado parte de su tiempo a esta entrevista. En nombre de los usuarios de la revista digital En Vivo felicito a este creador que confiesa que ama lo que hace y se destaca como representante de los grandes valores de nuestro acervo musical y, por ende, de nuestra cultura nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + ocho =

| Newsphere por AF themes.