envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La Asociación Nacional de Productores de Televisión de Cuba: organicidad y dinamismo

Esta organización promueve el desarrollo de este medio audiovisual

En el universo del asociacionismo cultural de la República, la Asociación Nacional de Productores de Televisión de Cuba se nos abre como una de las organizaciones dinámicas  para enriquecer las estrategias culturales de ese tiempo histórico. ¿Cómo se establecían las reglamentaciones y normalizaciones de la organización con vistas a construir una efectiva práctica cultural? ¿Qué contenidos potenciaban sus Estatutos para que se establecieran canales de diálogo para los productores de televisión del país?
Si revisamos la estructura organizativa denotamos las respuestas a las interrogantes expresadas.

Recordemos que la institución tenía su domicilio social para sus efectos legales, en Lealtad número 618, en La Habana. El acta de constitución de la misma fue  el primero de octubre de 1953, con un período de gobierno de un año. Los fines de la institución eran la unión de todos los productores de televisión de la República para la defensa de sus intereses mediante la cooperación mutua y el desarrollo de toda actividad que tuviera como propósito el mejoramiento cultural y enaltecimiento de las labores propias de los productores de televisión y de otras aristas que contemplaran la superación y el progreso de los asociados y de la nación.

La organización tenía capacidad para actuar en cumplimiento de sus fines, para adquirir, poseer, disponer de bienes, derechos y ejercer toda clase de acciones en beneficio de la misma como entidad y de sus asociados con arreglo a lo dispuesto en los Estatutos y las Disposiciones Legales. La asociación estaba integrada por todos los productores de televisión de la República que figuraban en las listas de asociados y se encontraban en activo como tales.

Podrían ser miembros de la Asociación todas las personas que ejercieran  la actividad de productores de televisión en el territorio nacional. Para ser admitido como socio era indispensable: ser mayor de edad, suscribir y elevar al  Presidente de la Asociación  una solicitud en la que hacía constar sus generales completas y su domicilio, la cual además estaba avalada con la firma de un miembro de la directiva. Debía incluir dos fotografías tipo carnet, una certificación de algún centro docente de reconocida solvencia en la que se acreditaba haber cursado estudios de especialización teóricos y prácticos de Producción en Televisión, o, en su defecto y acreditar haber laborado como productor con algún Patrocinador, Empresa o Agencia de Publicidad durante un período no menor de seis meses.

Las solicitudes de ingreso a esta asociación eran sometidas a la Junta Directiva para su aprobación, las que, al ser aceptadas eran inscriptas en el libro de Registro Oficial de Asociados de la Institución. Cuando eran rechazadas se devolverían al interesado los Documentos y Cuotas acompañados y se archivaba la Solicitud con la constancia de la devolución efectuada. El solicitante podría intentar de nuevo su ingreso en la Asociación dos meses después a partir de la fecha del rechazo, llenando nuevamente los requisitos establecidos, para lo cual se necesitaría la firma de dos miembros de la Directiva.

Al examinar los derechos de los asociados podemos determinar que estaban contemplados para ser voceros de un diálogo cultural, pues eran miembros efectivos que podían solicitar que se cumpliera el Reglamento del que recibirían un ejemplar; concurrirían a todos los actos que la Asociación organizaría teniendo voz y voto en las Juntas Generales que se celebraran; examinarían todos los libros y cuentas de la Asociación, previa solicitud por escrito al Presidente; presentarían en la forma que lo considerara conveniente toda clase de proyectos o proposiciones de la Junta Directiva;  solicitarían al Presidente que se convocara a la Junta General Extraordinaria mediante solicitud que debía contener el Orden del Día y esta se presentaría firmada por ocho asociados, adjuntando los correspondientes recibos de pago de la cuota social del mes en curso.

Constituían deberes de los asociados: cumplir y hacer cumplir los Acuerdos de las Juntas y lo dispuesto en los Estatutos, así como los Reglamentos Interiores de la Asociación con espíritu de solidaridad y cooperación para la clase; abonar con regularidad la cuota de asociado y cumplir fielmente con todas las obligaciones de carácter económico contraídas con la Asociación; someter a la Junta Directiva cuantas iniciativas considere de beneficio colectivo y desempeñar las Comisiones que le fueren encomendadas por la Asociación salvo excusas justificadas.

La Junta Directiva o de Gobierno, regía a la Asociación y estaba compuesta por un Presidente, un Secretario de Actas, que debía ser un letrado, un Secretario General y un Tesorero, con sus respectivos Vices, con excepción del Letrado que era sustituido en sus ausencias por el Secretario General y nueve Vocales Propietarios con sus respectivos nueve Vocales Suplentes. Todos esos cargos eran electivos por el término de dos años, honorarios y reelegibles, y solamente percibían los gastos de representación que la Junta Directiva o de Gobierno, acordara. Se exceptuaba al Secretario de Actas-Letrado quien era designado por la Asamblea General a propuesta del Presidente, quien, inmediatamente después de su toma de posesión, lo proponía y percibía los elementos que la Junta Directiva o de Gobierno, acordara.

Para ser Miembro de la Junta Directiva o de Gobierno era necesario haber cumplido veintiún años de edad, estar al corriente en el pago de la Cuota Social y ser asociado con no menos de Seis Meses, para ser Vocal; y no menos de un año, para los demás cargos.

Revisar los estatutos de la institución nos revela las estrategias de organicidad de la misma y las orientaciones de trabajo para cada área específica. Se ofrece un panorama de la vida interna de los productores de televisión en el país que demuestran los niveles de sociabilidad activa y la conquista de espacios culturales.

Bibliografía:
Fondo del Archivo Nacional de Cuba: Registro de Asociaciones: Asociación Nacional de Productores de Televisión de Cuba. Expediente: 3594. Legajo: 177.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 8 =

| Newsphere por AF themes.