envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La empatía necesaria

Acercamiento a la riqueza del discurso radial, en el que influyen palabras, músicas, sonidos, para nutrir el pensamiento y la imaginación de las

Cada emisora explora sus múltiples potencialidades y fortalece la gestión de una agenda emancipadora. Poéticas disímiles alimentan el recuento, la contemporaneidad de los pueblos. Pero no bastan el ímpetu, la vocación manifiesta de consagrados y noveles, es imprescindible pensar la música, las estrategias comunicacionales, con ellas la variedad de recursos técnico-expresivos, estilos e ideas que renuevan la riqueza cultural de cada país.

La confluencia de intérpretes en las plataformas digitales abre nuevas vías al conocimiento, este se cualifica en tanto esencia humana, patentiza la imbricación de la subjetividad en valoraciones sobre expresiones sonoras, rítmicas, dada la prominencia de las redes sociales, las cuales suman usuarios todos los días, sobre todo en tiempos de la Covid-19.

Defender nuestros legados fortalece el sentido de reconocimiento que nunca puede agotarse. El diálogo y la escucha son imprescindibles al descubrir las fuentes de lo culto y lo popular en una síntesis propia que nos libera de todos los colonialismos.

Urge situar contenidos valiosos en el panorama mediático, el internauta “vive” en las redes sociales donde se puede ejercitar la inteligencia para promover la idea de que el conocimiento permite una mejor comprensión del mundo en las actuales circunstancias y con perspectiva de futuro.

Rumbas, sones, llevan en sí mensajes, estos contribuyen a reforzar las conciencias individuales y colectivas; lo bueno no pasa de moda, debemos conocerlo, hacerlo visible en beneficio de una hegemonía cultural auténtica sin visos de frivolidad o deglución fácil que dificulta el análisis, la comprensión de fenómenos complejos sobre el arte y las culturas nacionales e internacional.

Estos conceptos son defendidos en el programa Juventud 2000 de Radio Progreso donde el director de la emisión Juan Carlos García del Vallín mantiene las jerarquías de la política cultural y la prominencia de hechos, eventos y circunstancias en respectivos contextos. Dicha visión nutre la dramaturgia del espacio durante cuatro horas de Lunes a Domingo desde las ocho de la mañana hasta el mediodía.

En su opinión es esencial la labor creativa de la locutora titular de Juventud 2000, Marta Verónica Marcer, “quien tiene una magia especial para la comunicación por la voz, la naturalidad y el estilo”.

Para ella ser parte de un colectivo comprometido con la cultura artística de nuestra nación constituye un gran placer. “Nos debemos a las audiencias que forman parte de nuestra gran familia. Aprendemos en cada segmento del programa y ese saber lo compartimos, nos escuchan personas de diferentes edades y sexos. Me satisface estar cerca de públicos diferentes. Incluso en estos tiempos difíciles extendemos el abrazo solidario a pesar del necesario distanciamiento físico por el bien social”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − catorce =

| Newsphere por AF themes.