envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La Radio más cerca del corazón

Reflexiones de personalidadesreconocidascon el máximo galardón que otorga el medio de comunicación

Ante el micrófono comparten el disfrute de transmitir informaciones, escuchar música, educar, entretener, entre otras satisfacciones. El discurso radiofónico propicia una dinámica conexión con los oyentes, quienes no están ajenos al desarrollo tecnológico y a la competencia instaurada por disímiles plataformas.

 

Al crear piensan en las audiencias, locutores, directores, guionistas, entre otros expertos, les interesa lograr credibilidad, inmediatez, empatía, confianza. Cada equipo de realización cultiva máximas esenciales: seducir a las mayorías, usar armónicamente recursos expresivos: palabras, efectos sonoros, silencios.

El pasado 22 de agosto recibieron el Premio Nacional de Radio cinco personalidades que han dedicado buena parte de su vida a este medio de comunicación: Magaly Bernal Hernández, Tomás Ernesto Martínez Robles, Elina Pelegrí Trujillo, Roberto Pacheco Martínez y Juan Manuel Piñera Infante.

Ellos coinciden en varias ideas: “nos interesa mantener complicidad con los escuchas, socializar aprendizajes, normas de conducta, hechos, vivencias”.

Magaly Bernal Hernández, actriz, locutora y directora de programas de Radio 26, en Matanzas, confiesa que hace 47 años alimenta diariamente su quehacer profesional.

“Los textos, ya sea informativos o dramatizados, deben ser interpretados para comunicar el mensaje. La disciplina, el estudio, el rigor, constituyen claves para el desarrollo del talento y la creación artística. Esta no admite improvisaciones, se lo digo a los más jóvenes, la preparación es fundamental, nunca emprendan tareas para las que aún no están preparados. Tampoco piensen en algún momento: ya lo domino todo. A partir de ese instante se detienen en el camino, no avanzan”.

La labor fundacional del maestro de radialistas, Tomás Ernesto Martínez Robles, escritor, locutor y director de programas en Radio Granma, Manzanillo, ha sido desplegada durante cuatro decenios. En la década del 80 cumplió misión internacionalista en Radio Tatek, Etiopía, más tarde colabora en Radio Nacional de Venezuela. Para él, “cada programación presupone una emisora con características propias”.

La voz de Elina Pelegrí Trujillo identifica a Radio Guamá, en Vueltabajo, donde realiza un arduo trabajo. Hace 47 años descuella como maestra de ceremonias en actividades de las organizaciones políticas y de masas, además contribuye a la formación de noveles en la radio universitaria de Ciencias Médicas en su provincia.

Según considera: “Los medios de comunicación deben contribuir al desarrollo de los talentos. Recibimos del pueblo la fuerza para seguir adelante. Es un proceso lógico, dialéctico, que beneficia desde el punto de vista profesional y a la sociedad”.

Entre los premiados primó un consenso: el desarrollo de las tecnologías no se limita a las transformaciones de equipamientos en otros más sofisticados, estos requieren ser pensados en términos de lenguajes, escrituras, dispositivos productores de nuevos conocimientos.

Destacan que la comunicación sirve de apertura a otras culturas, las cuales influyen en la propia.

Otro laureado, el radialista y fecundo músico, Juan Manuel Piñera Infante, escritor, asesor y director de programas en CMBF, Radio Musical Nacional, considera: “La riqueza cultural se define en la defensa de lo diverso, lo cual influye en la espiritualidad del pueblo”. Aseguró que una ilustre figura, Luis Casas Romero, compositor y flautista, fundador de la Radio en Cuba, lo inspiró a tomar el batón.

“Por suerte no soy el único, otros compositores e intérpretes, entre ellos el maestro Luis Manuel Molina, incursionan en un medio que es prodigioso, pues permite sentir la maravilla del arte junto a públicos diversos”, precisa.

Le place, “hacer críticas culturales sobre intérpretes y tendencias, crear espacios, componer música, impartir docencia en el Instituto Superior de Arte, todas son experiencias enriquecedoras, las comparto en programas de perfiles diferentes”.

Por su parte, Roberto Pacheco Martínez, comentarista deportivo en Radio Rebelde con 52 años de entrega profesional, se distingue por su modo peculiar de narrar el béisbol, el cual lo inscribe en la memoria popular de la afición.

Dio muestras de alegría, agregó: “Si hoy estamos aquí, es porque en Cuba hay una Revolución, que es de todos, y un Fidel quien siempre confió en nosotros. Esta es parte de su obra”.

Sentir la Radio los une como un abrazo cálido, por eso renuevan a diario las imágenes y los sonidos para crear desde el corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + cuatro =

| Newsphere por AF themes.