envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La radio me enseñó todo lo que sé

Confiesa Iván Pérez Ramírez, escritor, actor y conductor

Llegamos a Radio Progreso y ya el “joven” de 73 años nos estaba esperando para conversar de su larga trayectoria dentro de los medios. Con su verbo claro y preciso rememoró las visitas a un estudio donde conoció a Luis Echegoyen y Mario Gali, con sus famosos personajes de Mamacusa y Tachuela. Cree que a partir de ese hecho se enamoró de la radio.

 En esos tiempos oía, junto a su hermano, Tamakún el vengador errante, Lo que pasa en el mundo y otros programas, además de las radionovelas que les gustaban a sus padres. En 1957 decidió colaborar con la emisora La voz de aire, al igual que su hermano, escribiendo para el espacio Noticias a granel, conducido por Roberto Castillo; se buscaron sendos seudónimos, Iván era “el joven” y su hermano “el príncipe colaborador”.

Ese fue el debut de ambos muchachos en la radio. Comenzaron escribiendo  historias basadas en el pensamiento martiano. En 1958, La voz del aire se convierte en Radio voz y el programa comienza a transmitirse de lunes a sábado. Al triunfo de la Revolución desaparecieron las emisoras privadas. Entones Iván y su hermano hicieron un examen en la Asociación de Artistas y aprobaron.

Ya como autor profesional, Iván comienza a trabajar en Radio Rebelde. En 1961 realiza el espacio Jardín infantil, también hizo algunos efectos en los programas cuando el efectista titular tenía el día libre.

En 1963, bajo la dirección de Violeta Casal, se amplía la programación e Iván pasa una prueba como operador de efectos. Ahí comienza su dualidad como actor y efectista. Trabaja en diversos programas: Las aventuras de Tom Sawyer, dirigida por Manuel Estanillo, y Una vela blanca en el horizonte, bajo la dirección de Gerardo Santos.

Trabajó en variados programas, tanto dramáticos como culturales, también hizo narraciones y participó como actor y efectista en otros espacios. En el patio de su casa, él y su hermano montaron un escenario, donde presentaban cada cierto tiempo obras de teatro; todo gratis. Afirma sonriente que cree que ellos fueron los precursores del teatro comunitario.

Desde 1966 se incorpora como musicalizador, de la mano de Eduardo Paredes y José Luis Lobo, en la novela de las 11:30, en el teatro para los niños y sobre todo en el programa El verso y tú, del que fue creador.

Al año siguiente participa como autor en dos programas: La gran aventura de la Humanidad y Así se forjó la Patria, ambos en Radio Progreso. También fue musicalizador en La Novela de las 2, de la autora Iris Dávila. Realizó Actualidad mundial, bajo la dirección de Julio Batista.

En Radio Liberación trabajó como actor en Diario de Campaña, interpretando a Valeria Waller. En 1968 y 1969 participó en el programa de la OSPAAL en Radio Habana Cuba con Julio Batista. Condujo el programa El mundo, nosotros y Ud. y formó parte del colectivo del programa El idioma ruso por radio.

Actualmente preside la Comisión de Evaluación en la especialidad de musicalización. Con la restructuración en 1980, regresa a Radio Progreso, donde trabaja como musicalizador.

Ha sido de los primeros en realizar un plan piloto experimental del sonido estereofónico en la novela Ocaso de una estrella. A partir de 1990 se desempeña como autor en Radio Progreso en el programa La familia Pirulí y Estudio 4.

En 1999 escribió “Amor, Amor”, su primera novela radial, para el espacio de Radio Progreso La Novela de las 2. Se mantiene escribiendo guiones para el programa La gran aventura de la Humanidad. Ha realizado adaptaciones de grandes novelas, como “Lo que el viento se llevó”.

Ha participado en la realización de más de 40 novelas, en dos ocasiones actuó en el cine e integró el elenco de la telenovela Polvo en el viento.

Impartió cursos de musicalización radial y, en 1987, participó en el Fórum Nacional de la Radio y la Televisión con la ponencia: “Experiencias de la musicalización y sonidos en estereofónicos”. Ha participado en varios fórums sobre su especialidad. Es profesor adjunto del Centro de Estudios de la Radio y la Televisión Cubanas.

Por su destacada trayectoria ha merecido varios reconocimientos como: el Premio Nacional de Periodismo “José Martí”; la Distinción Maestro de la Radio, el Premio “Antonio Lloga in memoriam”, el reconocimiento del Museo de Artes Decorativas, el Premio Nacional de la Radio, el Sello de Laureado de la CTC Nacional, la Medalla “Raúl Gómez García”, los premios Caracol y Caricato. 
 
Asegura con orgullo Iván Pérez Ramírez: “La radio me enseñó todo lo que sé”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − nueve =

| Newsphere por AF themes.