envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“Lo más difícil es no estar preparado”

Entrevista con el realizador radial Manuel Ramírez Heras, director del programa Estaciones

Manuel Ramírez Heras trabaja cuando casi todos duermen. Dirige el programa Estaciones, de Radio Rebelde, que comienza a las 10:30 de la noche y finaliza pasadas las 12. También está al frente de Haciendo Radio, otro espacio que se construye en la madrugada.

Aun así, casi no tiene ojeras; a las 2 de la tarde es capaz de conversar y de reír sin mostrar señales de agotamiento; su energía parece inacabable. “Al principio es duro trabajar a esas horas, pero después uno se acostumbra, y no es tan difícil”.

Manuel es de Guanajay, y por la cercanía geográfica y una de esas casualidades que ocurre con tanta frecuencia, llegó un día a la emisora Radio Artemisa, donde permaneció por más de una década.

En ese periodo –que no olvida– asimiló todo cuanto pudo. “Fue una época de aprendizaje constante. Y, aunque ocupé diversos cargos administrativos hasta convertirme en director, nunca descuidé la realización, todo el tiempo me preocupé por prepararme”.

Preparación y cultura son dos vocablos de los que no se desprende. La experiencia –afirma– le ha enseñado que para estar vinculado a la radio uno debe acostumbrarse a enfrentar escenarios que no estaban planteados en un guion.

“La vida es muy rica, y, con los años entendí que lo más difícil de la radio es no estar preparado; no tener la suficiente cultura para asumir con propiedad los desafíos que a cada rato se nos presentan”.

Y de desafíos él parece saber bastante. Amante de la música, de los dramatizados. Siempre vinculado a Radio Arte, director de novelas de escritores tan importantes como Joaquín Cuarta…Un hombre que prefería los espacios de corte cultural, le llegó el momento de enfrentar el perfil noticioso con Haciendo Radio, un ícono de la programación informativa radial.  

“Fue un reto, pero lo he disfrutado. Me han tocado coberturas muy significativas como las jornadas de duelo por la muerte de nuestro Comandante Fidel; el paso de huracanes por Cuba y muchas otras”.

Manuel es de los que aman el medio: locutor, realizador, director de programas, conocedor de los secretos y las fórmulas de la radio, la defiende como un padre a un hijo y por eso se muestra molesto cuando a veces la menosprecian.

“En determinadas situaciones, es la radio la que logra llegar a todos. Basta con caminar entre la gente, conversar, estar en vivo detrás de un micrófono para comprobar que no son pocos quienes la quieren y la necesitan”.

No obstante, así como es capaz de reconocer sus cualidades, reconoce que los tiempos han cambiado, que la revolución tecnológica supone nuevos contextos mediáticos y que la radio “tiene que reinventarse e intentar todo el tiempo ser atractiva, sin caer en fórmulas banales”. Y eso es lo que él trata de hacer en cada uno de los programas en que se involucra.

Trabaja para los niños, para los jóvenes, para los adultos, ha hecho de todo un poco y aún no se cansa de buscar lo mejor, lo novedoso y lo que pueda atrapar al oyente.

Con una trayectoria como la suya y un recorrido tan amplio por el mundo del dial no es de extrañar que Manuel Ramírez Hera haya recibido múltiples reconocimientos, pero “eso no es lo más importante. Es muy bueno que un trabajo hecho con calidad se premie, es estimulante obtener galardones; pero la verdadera recompensa está en la gente, esa que te ve o te llama y dice: Me gustó lo que escuché”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × uno =

| Newsphere por AF themes.