envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Los medios de comunicación y la perspectiva de género: una conciliación pendiente

Los medios desempeñan un rol esencial en la reproducción y/o ruptura de los tabúes y estereotipos relacionados con hombres y mujeres

La perspectiva de género, entendida como “el conjunto de características sociales, culturales, políticas, psicológicas, jurídicas, económicas, asignadas a las personas en forma diferenciada de acuerdo al sexo”1, constituye una categoría de alcance multidimensional, en tanto funge como eje transversal que atraviesa todos los órdenes de la vida diaria, por ejemplo: la salud sexual y reproductiva, la familia, el trabajo, la representación en los medios, el acceso a la capacitación profesional y puestos de dirección, el rendimiento escolar, entre otros.

Es erróneo pensar que cuando se habla de género se abordan únicamente aspectos y factores de la vida de las mujeres. Por el contrario, este concepto comprende las ideas, atributos y valoraciones sociales existentes en torno a lo masculino y lo femenino, en torno a lo que la sociedad considera que es “ser hombre” y “ser mujer”.

La radio y la televisión cubanas, desde la diversidad de programas dramatizados, noticiosos, científicos, musicales y de orientación social que presenta, interactúan constantemente con la perspectiva de género.

El modo de representar los personajes femeninos, la figura histórica o científica elegida para un programa de divulgación, el vestuario y la gestualidad de las modelos en un video clip o el nivel de acceso de las mujeres realizadoras a la capacitación y producción profesional, constituyen aspectos que ponen de relieve el diálogo, a veces tenso, entre los medios y la dimensión de género.

En Radio Progreso los programas Nosotras y Francamente, respectivamente, llevan décadas abordando temáticas de género y proponiéndose educar a los radioyentes en una cultura más inclusiva y menos discriminatoria.

Dentro de la televisión podemos citar programas como Cuando una mujer, 40 semanas y más y Conexión, cuyos guiones evidencian una preparación en estos temas.

Estos espacios sobresalen por su intención de deconstruir mitos tradicionales en torno a lo que es considerado femenino y masculino, y porque han generado un debate sobre cuestiones esenciales como la paternidad responsable, el embarazo en la adolescencia y cómo este es comprendido y asumido de modos distintos en hembras y varones, el acceso de las mujeres a cargos de dirección y la violencia intrafamiliar, entre otros.

Aunque en los medios de comunicación cubanos, a nivel nacional y provincial, se observa el propósito de realizar y socializar programas no sexistas, aún perviven muchos discursos e imágenes que reproducen los estereotipos de género.

La mayoría de los videos clips de reguetón y otros de pop fusión, continúan presentando a la mujer como objeto sexual, ella, junto a ostentosos autos y llamativas joyas y cadenas de oro, constituye la representación de unas letras repetitivas, banales y demasiado simples desde el punto de vista musical.

La educación deviene la llave para reforzar o subvertir patrones sexistas, y en este sentido los medios de comunicación poseen una alta responsabilidad. Como bien ha expresado Lamas: “Se requiere el desarrollo de una nueva forma de conceptualizar las responsabilidades familiares entre mujeres y hombres, una nueva distribución de tareas y el apoyo de servicios colectivos, especialmente los de cuidado infantil.

“De ahí que la acción antidiscriminatoria se apoye en la educación y en la comunicación social. La formulación de políticas masivas en ambos campos es un instrumento eficaz para cambiar costumbres e ideas estereotipadas de género”.2

Desde la televisión y la radio cubanas queda mucho por hacer todavía para lograr discursos y representaciones de equidad e inclusión. Se puede potenciar la creación de programas que contemplen las aportaciones de las mujeres a la vida social y la cultura, así como capacitar a las actrices y actores humorísticos para que en sus chistes no reproduzcan actitudes machistas ni estereotipos tradicionales de género, lamentablemente tan comunes en cabarets y centros nocturnos.

De igual modo pudiera capacitarse más a periodistas y locutores para que abandonen el uso de formas sexistas del lenguaje (como el empleo reiterado y normativo del masculino para designar colectivos que incluyen a personas de ambos sexos, lo cual silencia e invisibiliza la presencia femenina), crear espacios que representen la diversidad etaria, racial y sociocultural de las cubanas en todas las regiones del país y continuar estimulando la presencia de mujeres periodistas en programas habitualmente protagonizados por hombres, como los noticieros deportivos.

En tal sentido, una demanda de esta redactora y también de una parte importante del público, es llegar a disfrutar de una narración deportiva desarrollada por una profesional del medio: que sea una voz femenina quien narre alguna vez un juego de béisbol o de voleibol.

De modo general los aspectos subjetivos, tanto individuales como sociales, poseen un importante rol en la reproducción del género. Al ser los medios de comunicación entidades claves de socialización de conceptos, puntos de vista, creencias y valoraciones, se hace muy necesaria la capacitación de guionistas y directores de la radio y la televisión en función de que sus obras presenten un enfoque más participativo e integrador de las relaciones sociales, que privilegien los relevantes aportes que las mujeres han hecho en el ámbito de la ciencia y la cultura cubana y universal, y que desmitifiquen las creencias y prejuicios, maneras excluyentes de sentir, actuar y ser.

Referencias:
1 Vasallo, Norma: “El género: un análisis de la naturalización de las desigualdades”, en Género: Aspectos conceptuales y su aplicación, Centro Félix Varela, La Habana, 2011, p. 154.
2 Lamas, Marta: “La perspectiva de género”, en Género. Aspectos conceptuales y su aplicación, Centro Félix Varela, La Habana, 2011, p. 262.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − tres =

| Newsphere por AF themes.