22 de julio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Los primeros personajes asiáticos en la ficción radial habanera

Las aventuras de Chan Li Po impactó a la prensa escrita, al teatro, la música y al cine nacional pues constituyó el primer fenómeno mediático de la Industria Cultural cubana.
Chan Li Po

Chan Li Po

La investigación histórica de nuestra cultura mediática nos revela cada día nuevas sorpresas.

Los primeros sucesos mediáticos de nuestra Industria Cultural se relacionan directamente con la invasión de productos culturales estadounidenses en Cuba, desde las primeras décadas del siglo XX. Desde entonces, intentaron suplantar y finalmente anular; las esencias de nuestra identidad en los imaginarios colectivos.

En comunicación y en cultura, existen escasos procesos independientes:

El flujo histórico de la narrativa de ficción oral e impresa portadoras del romanticismo y el melodrama europeos,  nutrieron al sistema mediático estadounidense del siglo XX. Por ello, sus primeros géneros y formatos escénicos funden los códigos literarios y melodramáticos del Viejo Continente con los de etapas ulteriores: los comics impresos-fílmicos y el resto de la cinematografía norteña. 

En 1937, la difusión de Las aventuras de Charlie Chan en Radio Progreso (primera adaptación de un relato radial estadounidense) sustenta, un proyecto, de dimensiones colosales; que pretendía convertir a La Habana en plataforma de lanzamiento regional de sus producciones radiales.

Su fracaso enseña a los cubanos, la necesidad de adecuar el contenido cultural de los productos comunicativos-simbólicos a sus públicos. Su consecuencia directa fue la apropiación de sus formatos, modelos y tipologías mediáticas para convertirlas en moldes donde volcamos nuestras tradiciones, esencias y perspectivas culturales.

Cuando esta transculturación radiofónica estableció una fuerte alianza con la publicidad, la radio emerge como núcleo de la Industria Cultural y el sistema de publicaciones impresas lo replica. Así, ambos sistemas mediáticos se convierten en sus ejes y se proyectan a escala regional; fertilizados por la afinidad histórica – .cultural.

Nuestras primeras series y aventuras radiales[1] episódicas eran de la  modalidad exótica, porque sus personajes, ambientes y temas eran  europeos, asiáticos o estadounidenses. En corto tiempo, las sustituimos por personajes locales convertidos en justicieros sociales (héroes románticos), campesinos que hacían música en instrumentos tradicionales y poetas improvisaban décimas. 

El  año de 1937, marco el despegue de una Industria Cultural, sustentado fundamentalmente en la radio. Ejemplos: 

  • Enero. Radio Progreso (CMBC) Las aventuras de Charlie Chan.[2] (Primera adaptación cubana de un episodio estadounidense).

Realización y transmisión: Patrocinada por la filial cubana de General Electric y los Almacenes de trajes El Gallo.

Con frecuencia diaria en tiempo real, se emitió a las ocho de la noche; por varios meses.

Elenco: Cuadro de comedias de la agencia Propaganda Joffre.

Para su rol principal, contrataron al actor que hizo este personaje en la radio y el cine norteamericano.

La participación del público en audiciones y otras actividades; se hizo por invitaciones mediante solicitud telefónica.

  • Desde el 22 de enero CMX/COCX (Casa Lavín). Martes y Viernes (7-7.15 p.m.) Aventuras detectivescas y de misterio; El misterio del jarrón chino.

Patrocinador: Firma norteña Quaker Oats.

Rene Cañizares,[3] tradujo, adapto y superviso sus episodios originales difundidos el año anterior. en cadena radial norteña. Utilizo un equipo de sonido estadounidense con todos los ruidos imaginables. 

Ambas emisiones radiales coexistieron con múltiples acciones comunicativas- culturales, protagonizadas por estos personajes asiáticos. Ejemplos:  

6 de enero. Cine-teatro Alcázar, Riviera y Neptuno ofrecen espectáculo denominado:  Charlie Chan en la pista y la  Comedia Fu Man Chu; en el Teatro Nacional.

10 de enero. El protagonista Charlie Chang, se presenta los sábados en la Agencia Propagandas Joffre (Acosta No.  68). La asistencia a sus audiciones, requiere solicitud de invitación.

Ese mes, en La Habana,  se exhibió el filme estadounidense de Charlie Chang, producido por la Warner Oland.

.

  • Enero-julio. CMK (Radiodifusión O’Shea) desde el Hotel Palace (El Vedado).

Tercera versión radial en Cuba y primera habanera de Las aventuras de Chan Li Po de Félix B. Caignet. (Primera serie radial detectivesca escrita por cubanos) [4]

Su  emisión, a las ocho de la noche entre lunes y sábado; desató el primer fenómeno comunicativo de la Industria Cultural cubana; con resonancias fuera de nuestras fronteras geográficas. [5] Entre sus primeros impactos estuvieron los siguientes:

Enero de 1937.

– Revista Bohemia, Don Galaor hacia cada semana un ciclo de entrevistas a su autor, sus  protagonistas, productores y a Marcelo Agudo; Director del Cuadro de comedias que interpreta las series de Chan Li Po. Conozca la vida y los secretos de Chan Li Po, leyendo el número de Bohemia a la venta. Le secundaron los periódicos Diario de la Marina y Avance. 

La promoción de Las Aventuras de Chan Li Po, ocultó intencionalmente y por largo tiempo; la identidad de Aníbal de Ma, el actor que lo interpretó en Oriente durante 1933 y en esta ocasión. 

El Diario publica reportaje sobre Félix B. Caignet.  Escritor oriental de múltiples facultades artísticas que inicia su colaboración con Bohemia; publicando trabajos sobre asuntos de ambiente criollo.

Las aventuras de Chan Li Po impactó a la prensa escrita, al teatro, la música y al cine nacional.

Por ello constituye el primer fenómeno mediático de la Industria Cultural cubana; generado por una producción radial.  Pero esa es ya,  otra historia.


[1] Las escenificaciones episódicas; devinieron pilares de nuestra programación radiofónica.

[2] El detective asiático era común en las películas e historietas estadounidenses de los años 30; exhibidas en nuestros cines y publicadas en nuestros periódicos. En los 50, una televisora cubana produjo un programa homónimo.

[3] Promotor de la difusión en Cuba,  de múltiples proyectos y tecnologías norteñas.  Gerente del consorcio norteño al que pertenece Quaker Oats.  Sustituye a  La hora de los aficionados Pro phy lac tic. -con más de 1.5 años en el aire, emitido en paralelo por la CMW; con Cañizares como promotor, patrocinador y Maestro de ceremonias.

[4] En 1933, la CMKD (Palacio de la Torre. Santiago de Cuba) la estrena para públicos adultos. Su argumento replica el protagonista asiático de las series radiales y  los comics –historietas-  impresas estadounidenses. Su difusión original en Santiago de Cuba y luego en Holguín: apenas impacto a los públicos. Para la historia queda su parsimonioso investigador  que aplicando lógica, deducción y racionalismo: esclarecía  los delitos, recomendando una y otra vez: “Paciencia, mucha paciencia”.[4] 

[5] En el clímax de su éxito radial, Caignet vendió la historia a radioemisoras de Buenos Aires (Argentina) y EE. UU. Junto a Aníbal de Mar (su protagonista) abandona sorpresivamente la planta que los había lanzado a la popularidad internacional

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =