envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Más de dos décadas al servicio de la radio comunitaria

Orlando Blanco García, director de programas en Radio Llanura de Colón, habla de sus experiencias en este medio
Orlando Blanco García

Orlando Blanco García

Con más de 20 años entregados al mundo de los medios de comunicación, Orlando Blanco García siente que aún le quedan muchas cosas por hacer para sentirse completamente realizado desde el punto de vista profesional.

Afirma que los años lo han retribuido favorablemente: al encontrar en la radio el canal idóneo para viabilizar sus inquietudes artísticas y derrochar un talento que perfiló durante años de estudio en el Instituto Superior de Arte, cuando cursaba la carrera de Dirección de Cine, Radio y Televisión.

La emisora matancera Radio Llanura de Colón ha sido una de sus mayores satisfacciones. Programas culturales protagonizan el quehacer de este realizador que no deja de soñar con acercarse eventualmente a la pequeña o gran pantalla, y asegura estar siempre dispuesto a nuevos retos, ya sean de realización o tecnológicos.

“Comencé mi ejercicio profesional en 1993 y puedo asegurar que trabajar en una emisora municipal brinda la posibilidad de aprender casi todo: editar, grabar, trabajar en el control maestro…

“Mi experiencia ha sido muy fructífera porque hago lo que me gusta. He trabajado fundamentalmente en espacios culturales, aunque también me he visto involucrado en programas informativos y musicales”, subraya.

Dos premios Caracol, entregados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, avalan la calidad de su trabajo, pues, como asegura el director, si un jurado juzga tu trabajo y lo galardona, indica que las cosas van bien.

Sobre el hecho de hacer radio en el siglo XXI, con la mirada inquisidora de un público más entregado a nuevos soportes informativos, Blanco destaca que evidentemente existen muchos desafíos.

“Aunque nos apasionemos con este medio y le dediquemos la vida no podemos dar la espalda al contexto mediático que habitamos: la radio no tiene el favor del público que poseía en los años 30, 40 o 50 del siglo pasado.

“Estamos viviendo con el predominio de nuevas tecnologías, la llegada de Internet y el acceso a las computadoras. Nuestro público se ha reducido a personas de mayor edad, muchas veces muy conservadoras; y eso conlleva a hacer una radio con mayor calidad para lograr que el público continúe fiel, leal y seducido”, manifiesta el realizador.

No obstante, a pesar de los desafíos, Blanco destaca que las emisoras locales tienen una gran ventaja en comparación con las nacionales: tienen a sus receptores mucho más cerca.

Añade que los espacios culturales le resultan más confortables, y es por ello que dirige la revista Encuentro, transmitida de lunes a viernes, entre 1:30 y 2:30 de la tarde, y el programa Isla de Música, los sábados, de 9:30 a 11 de la mañana. Además, está al frente de un noticiero diario, un espacio juvenil al mediodía y enfrascado en la realización de documentales sonoros.

“Ya no es tan difícil hacer programas culturales. Cuando empecé mi vida profesional sí lo era, porque no teníamos acceso a Internet. Al principio mis fuentes eran los medios impresos y las emisoras que sintonizaba por onda corta, como la BBC de Londres, Radio France Internacional o Radio Netherlands. Ahora tenemos la ventaja de la web y buscamos información más fácilmente.

“La transición a la tecnología digital ha sido un proceso natural, pero siempre implica un esfuerzo para quienes ya tenemos ciertos hábitos. Los directores solemos aprendernos la cinta o la numeración de nuestra fonoteca. Esa práctica se pierde ahora porque accedemos directamente a una computadora.

“En su momento yo aprendí a editar en cinta, lo hacía muy bien y me gustaba. Pero la edición digital, dada sus complejidades, la hago ahora con un editor que trabaje bajo mi supervisión. No obstante, la tendencia mundial es que sea uno mismo quien edite su trabajo”, resalta.

“Casi siempre los oyentes de radio se fanatizan con el medio y no ven las zonas oscuras. Aquí tenemos una larga tradición, contamos con profesionales muy bien formados, no siempre de academia, pero realmente entrenados. Hemos alcanzado premios nacionales e internacionales y muchas instituciones han juzgado nuestros productos y los consideran de buena calidad”, precisa.

Según Blanco, su formación profesional le permite alzar la mirada y anhela llegar a la televisión o al cine, aunque “eso lo veo distante”, por ser producciones costosas. Por ahora, prefiere seguir refugiándose en Radio Llanura de Colón, una emisora que, en su opinión, tiene mucho prestigio, reconocimiento, y deseos de mejorar su trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − 8 =

| Newsphere por AF themes.