18 de junio de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Maureen Delgado: Inteligencia y Emoción (I)

Maureen Delgado Góngora ha aportado a los medios nacionales la elegancia y el buen decir de su natal Camagüey.
Maureen Delgado

Maureen Delgado

Maureen Delgado Góngora ha aportado a los medios nacionales la elegancia y el buen decir del Camagüey. Aunque en un momento, su esbelta figura y juventud fueron considerados limitantes para acceder a la programación informativa de la televisión, la artista logró vencer cánones pre-establecidos dándose a conocer en las diversas especialidades de la locución.

¿Cuáles fueron tus inicios artísticos?

Soy de Vertientes, pero estudiaba Derecho en Camagüey. Supe de unas pruebas de locución para el Telecentro y Radio Camagüey que es la emisora municipal de la provincia. Al ser aprobada, comencé haciendo cabina los domingos hasta pasar al informativo y probar otros géneros radiales, debutando también en programas televisivos de promoción cultural.

Al graduarme de la universidad con Título de Oro, acompañé a mi mamá en su traslado a La Habana y me acerqué a Radio Taíno y Radio Enciclopedia trabajando posteriormente en ambas emisoras como locutora. Luego, comencé en el Canal Educativo como presentadora del espacio “Con signo de amor” referido a las instituciones de salun y acudí a un casting  en el sistema informativo.

¿Resultó fácil tu inserción en un programa como El Exitazo de Radio Taíno?

Me llevó tiempo encontrar el tono y la intención adecuada porque ese espacio se caracteriza por un tono festivo que no había hecho anteriormente. Agradezco la ayuda que me brindaron Frank Abel y Lázaro Caballero en ese momento. Cuando se hace locución en pareja, si no sientes que eres bien recibido las cosas no funcionan.

¿Con qué programas te estrenaste en los estudios televisivos de la capital?

Con los boletines informativos de la revista matutina Buenos Días que más tarde conduje, lo cual me abrió otras perspectivas de trabajo en Cubavisión Internacional presentando el noticiero semanal, en el que hoy continúo.

¿Prefieres el género informativo?

Mis predilecciones dentro de la locución se encuentran entre la revista variada y el informativo.Me gusta trasmitir la noticia por el ritmo, la cadencia que exige y comunicar la información de una manera sobria e imparcial.

Quizás por tener más madurez, con el tiempo he ganado dominio al asumir temas variados, los cuales disfruto. Recuerdo un programa como “Desde el estudio” que me dió la posibilidad de entrevistar a destacadas figuras de la música en el ámbito íntimo del estudio de grabación, o “Somos Multitud” wn el que, Ariana Álvarez y yo como presentadoras, profundizamos en la temática cinematográfica.

Condujiste hasta hace poco tiempo el programa “Paréntesis”, enfocado en visibilizar la obra de los creadores de la Asociación Hermanos Saíz, ¿qué te aportaron los seis años en los que integraste ese colectivo?

“Paréntesis” fue una oportunidad enriquecedora que me permitió conocer la obra de los jóvenes artistas de todo el país y sus discursos, disímiles y válidos, en cualquier rama del arte.

Entrevistar a personas que no están familiarizadas con los medios de comunicación y se cohiben ante las cámaras o no son locuaces frente el micrófono, ¿puede ser problemático?

Antes de la entrevista, habitualmente, sostengo un diálogo con el invitado. Desde ese momento tengo una idea de cómo va a fluir el intercambio. Con los menos comunicativos busco mucho más la empatía y planteo las preguntas, a veces de una manera indirecta, para posibilitar la conversación y lograr que el entrevistado se sienta cómodo.

En un aniversario cerrado de Van Van, entrevistamos a Juan Formell en Radio Taíno para “De 5 a 7”. El prestigioso músico era habitualmente parco en sus intervenciones, pero junto a Frank Abel logramos una atmósfera relajada que propició un diálogo fresco y divertido con esa personalidad tan significativa que nunca pensé llegar a entrevistar.

Con motivo del aniversario 60 de la televisión integraste el staff de un espacio que mostró valiosas memorias sobre el transcurrir televisivo en nuestro país, ¿qué recuerdos guardas de  esa propuesta?

“60 y +” fue dirigido por Arturo Fardales y estuvo dedicado a los que hicieron y hacen la televisión. Se mantuvo en el aire cerca de cinco años y me permitió reafirmar que para nosotros es mucho más accesible y fácil trabajar en estos momentos, si nos comparamos con los que nos precedieron.

Primero, por las condiciones tecnológicas pues muchos de esos programas se hacían en vivo y exigían de los artistas y técnicos un alto nivel profesional, extraordinaria memoria y seguridad. Algunos de los invitados ya no están, pero constaté su valía, pasión por el medio y cómo eran concientes del significado de sus logros.

Esas personas me trasmitieron lo difícil que era llegar a la televisión nacional, aspecto que hoy me parece minimizado porque en algunos casos, se accede a grandes oportunidades sin contar con la preparación adecuada. No ves el esfuerzo por superar las carencias técnicas e intelectuales que puedan existir.

El poder de la palabra y el compromiso que existía en otros tiempos era superior al que predomina hoy y digo esto sin que sea mi intención disminuir a los que hacemos televisión actualmente.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 6 =