23 de mayo de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Palabras, palabras, palabras

Nuestra lengua posee un inventario de unas pequeñas palabras que tienen gran importancia y que en ocasiones colocamos donde no van y eliminamos del lugar donde van. Me refiero a las preposiciones.
preposiciones

Cuando utilizamos el verbo alegrarse en las oraciones: me alegra que vayas a la playa, justamente la oración subordinada funciona como sujeto de la principal, o sea, el viaje a la playa me alegra a mí. Esa subordinada se introduce con la conjunción subordinante que y no va regida por ninguna preposición. Sería un error poner la preposición de antes de que. Si por el contrario decimos: me alegro de que vayas a la playa. El sujeto de la oración principal está omitido y es yo, o sea, yo me alegro de algo. Entonces ahora sí, esa oración subordinada que funciona como complemento de la forma verbal va introducida por la conjunción subordinante que y regida por la preposición de.

Es muy importante que no coloquemos la preposición en el primer caso y que la coloquemos siempre en el segundo.

Otro caso similar es cuando colocamos la preposición de delante de la subordinada que funciona como complemento directo: me dijo de que no viene mañana. En esta ocasión la preposición de sobra, porque esta subordinada no la lleva, solo se introduce con la conjunción subordinante que.

Quiero referirme también a locuciones preposicionales que llevan preposiciones fijas: de acuerdo con, significa según o conforme a por ejemplo: todo se hará de acuerdo con el plan publicado. Esta la forma preferida en la norma culta de España y América. Existe también la variante de acuerdo a, más frecuente en América que en España, surgida posiblemente por influjo del inglés according to y solo válida si lo que introduce se refiere a cosas: te digo aquello que debe ser retirado de acuerdo a lo planeado. Cuando la locución introduce un sustantivo de persona y significa con arreglo o conforme a lo que dice u opina esa persona, el uso culto solo admite de acuerdo con, por ejemplo: de acuerdo con Boris, el ángulo debe ser recto.

Otra de estas locuciones es en relación con o con relación a. Significa a propósito de, por ejemplo: mostraron desconfianza en relación con Durán o mostraron discrepancias con relación a la conducción del programa.

Estas dos locuciones son válidas, pero en relación a no lo es pues resulta del cruce de las dos primeras y su uso constituye un error.

Por último, vamos a referirnos a con respecto a o de. En relación con o por lo que se refiere a, ambas locuciones son válidas y pueden usarse precedidas de la preposición con, por ejemplo: después la distancia con respecto a su generación crecería o las necesidades con respecto del otro van cambiando.

También estas locuciones pueden usarse sin la presencia de la preposición con delante, o sea, respecto a o de.

No debemos confundir estas locuciones preposicionales con la locución adverbial al respecto que significa en relación con esto, por ejemplo: tengo un par de ideas al respecto.

No se censura el uso de al respecto de, pero hoy es más frecuente con respecto a o con respecto de.

Las preposiciones son palabras muy pequeñas, pero enormes en el texto. Debemos usarlas correctamente y así estaremos cuidando nuestra lengua.

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + quince =