envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

“Para mí Radio Rebelde significó la vida misma”

A propósito del Aniversario 64 de Radio Rebelde En Vivo entrevistó a la especialista Noemí Cairo Marín, trabajadora jubilada que dedicó más de cinco décadas a la realización de spot de bien público y propaganda

“El ser miembro del colectivo de trabajo de Radio Rebelde es un orgullo para mí. La pasión por la radio me ha permitido siempre descubrir momentos cumbres de su triunfo como la Emisora de la Revolución y de igual manera conocer personas que dejaron una impronta en la obra viva que es”. Así conocí a Noemí Cairo Marín, una mujer de radio.

Por cuestiones de la vida tuve la oportunidad de conversar con Noemí en varias ocasiones, escuchar sus vivencias y experiencias de cómo el destino la ubicó en el camino correcto de lo que sería posteriormente su trabajo hasta su retiro. “Comencé en la radio en el segundo año del Triunfo de la Revolución. Se pedían personal joven y preparado para trabajar tanto en la radio como en la televisión. Me escogen para laboral en la tv”.

En una entrevista informal en la sala de su hogar, relata emocionada que a los dos meses como empleada le hacen un recorrido por el antes nombrado Instituto Cubano de Radio (ICR). “Me llamó la atención las siglas y quise visitar también una emisora de radio; en aquel momento estaba Radio Liberación que fue el gancho que me unió toda la vida a este medio”.

Describe en su relato Noemí que, al visitar a la emisora, ver grabar aquellos artistas que en la televisión se veían, pero se escuchaban solo en la radio, ver la magia tan grande que tenía, sintió que ese era su momento de realización personal y expresó: “Para mí no hay otra cosa que la radio. Pedí mi salida para allá y comencé en Radio Liberación”.

Esta mujer de radio, apasionada, me cuenta que estuvo años en esa emisora trabajando en el Departamento de Divulgación con un vínculo directo con los oyentes. De manera autodidacta incursionó en la realización de propaganda, logrando sentirse satisfecha por sus esfuerzos y conocimientos que fueron creciendo cada día.

Ya por 1984 cuando se implementa la unificación de Radio Liberación y Radio Rebelde, existe dualidad de personal, se realiza una selección y la compañera Noemí Cairo queda al frente del Departamento de Divulgación de Radio Rebelde, que más tarde se nombraría Departamento de Propaganda y Relaciones Públicas. Allí estuvo toda su vida hasta que se jubiló. “No me retiré, pues aún desde la casa escucho la programación, doy mis criterios y para mí aun soy una “rebeldiana”.

¿Cuál es la magia de transmitir un mensaje en segundos?

Eso es algo que no es fácil de hacer pero muy fácil de recibir, es decir, un mensaje que usted envíe en poco tiempo le da a aquel que lo escucha, ya sea en la casa, en un carro, donde sea, un contenido preciso.

Si uno se pone a hablar, a decir, llega un momento que habla mucho y el mensaje se pierde. Pero cuando se dice un mensaje rápido y que llegue, es el correcto para que la población lo comprenda.

Años atrás hicimos un spot (mensaje corto), que comenzaba con una banda sonora de una orquesta diciendo que le dieran un vaso de agua fría y el locutor César Arredondo al final decía: “y hervida”. Cuando salió al aire los teléfonos del departamento sonaban sin parar, pues las personas agradecieron ese mensaje.

¿Qué importancia tiene para los oyentes las relaciones públicas y la propaganda?

El vínculo con los oyentes, las relaciones públicas, la propaganda es fundamental para sentirse mujeres y hombres de radio. Si uno no es capaz de estar al tanto de qué es lo que necesita la población, no tienen razón de ser los trabajadores de la radio.

Tengo la grata experiencia de haber participado en un programa que se nombraba El club del oyente. Se enviaban mensajes de todos los organismos, se hacían concursos y el vínculo que se creó fue inmenso.

Al cabo de los años ese programa dejó de existir, desgraciadamente para mí, pues era ese alimento que necesitaba y requería la radio, con cada opinión de los radioescuchas hacía que la programación de la emisora mejorara cada día más.

¿Qué significó para ti Radio Rebelde?

Para mí Radio Rebelde significó la vida misma, allí aprendí y enseñé. Es una emisora, como dice el eslogan Para querer. Ahí surgieron cambios en la forma de transmitir, programación en vivo totalmente y eso enseña al ser humano a ser más profesional, a ser más capaz, o sea a trabajar de corazón.

El corazón que es el logotipo de la emisora fue idea mía. Y el director que tuvo la emisora en ese momento, Juan Hernández, un hombre también de radio, vio el corazón y dijo: “Esto hace vivir”. Y le digo: “Sí, y hace vivir al ritmo que tú quieres que la emisora esté” y entonces surgió: “Rebelde al ritmo de la vida”.

Y al ritmo de la vida tiene que mantenerse, tiene que ser lo que realmente es Radio Rebelde, la Emisora de la Revolución, la emisora de todos aquellos que de una manera u otra han entregado su granito de arena, sus neuronas a que se mantenga así, al aire por siempre.

¿Dejaste alguna herencia en Radio Rebelde?

Bueno, yo no quiero terminar sin decir que a Radio Rebelde llegaron mis hijos pequeños, corriendo, brincando, saltando y hoy por hoy tengo el orgullo y la satisfacción de decirles que dejé mi relevo en un joven, porque jamás va hacer viejo; en un joven realizador que es respetado, querido y sobre todo yo lo admiro por su calidad.

Esto quizás lo sepa él por primera vez porque siempre estuve vigilante de su trabajo, estuve vigilante de su calidad, nunca lo ilusioné con decirle que estaba bien, pero hoy si le digo que siento un enorme orgullo de que Alexis García Cairo, conocido como Alexis Cairo, es mi hijo y es el relevo que he dejado en Radio Rebelde, por tanto, esa área está asegurada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.