29 de mayo de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Para seguir con-En Vivo

Este texto inaugura el dossier Historia de la Editorial En Vivo, que incluye testimonios de personas vinculadas a la creación y el desarrollo de un proyecto cultural con potencialidades aún por explotar
A la derecha, Pedro Miguel Amezaga, fundador de la editorial En Vivo.

A la derecha, Pedro Miguel Amezaga, fundador de la editorial En Vivo.

Voy a empezar de una forma tan rara que ni yo mismo puedo explicar(me) por cuáles motivos es así que procedo: haciendo un breve comentario de lo que no logré. El mero hecho de hablar, acerca de un empeño colectivo, con el grado de implicación que adoptamos al abordar asuntos de la más pura intimidad (“lo que no logré”), expresa la cantidad de ilusión y energías que mereció y/o deposité en aquel proyecto.

A tono con lo que siento que es (o late dentro de) una publicación periódica, EnVivo nunca fue, para mí, una revista, sino una suerte de suma de acciones culturales convergentes hacia el hecho televisivo y desde este hacia las audiencias y, en sentido más amplio, las estructuras todas de la sociedad.

La revista era solo el comienzo o un punto de referencia, la parte básica o núcleo irradiador de una cadena de momentos que habrían de incluir –cuando menos– una peña (que imaginaba con una periodicidad mensual) y una editorial que publicara libros sobre la televisión. Waldo (Ramírez –actual vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión–) siempre me recordó que nos debíamos, por igual, a la radio).

La publicación de los libros, pensaba, debería satisfacer necesidades de eso que llamamos “el gran público”, pero también servir como material de carácter docente para proyectos de superación con trabajadores del sistema de la radio y la televisión nacionales, así como para estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales y de otras carreras conectadas dentro del sistema de universidades.

Además de lo anterior, un tercer grupo de potenciales interesados debería proceder de instituciones de investigación y del profesorado, en especial, de esas mismas universidades.

Al apuntar a este último sector, lo que pretendía era ofrecer el impulso y visibililidad (que hasta hoy no ha tenido) el estudio académico de los medios en nuestro país, pero también abrir caminos hacia el empleo de las producciones radio-televisivas de carácter masivo para el tratamiento de los más diversos temas en los diversos niveles y espacios de enseñanza en el país.

Por ello, la aparición de cualquier número de la revista debió haber sido equivalente a una gran ocasión para que tanto el público mayor como los trabajadores de la institución y la comunidad intelectual confluyeran, compartieran y se contaminaran de saberes sobre los universos de la radio y la televisión en su esencia.

Para colmo, eso que en mi cabeza sonaba como una enorme fiesta, lo concebía con extensiones todavía más amplias porque la revista en formato impreso sería acompañada de un programa entero (o tal vez sección de alguno) en aquel canal de la televisión donde fuese posible hacerlo.

Finalmente, ya en la dimensión más descabellada, la movilización de energía creativa y de pensamiento alrededor de las dinámicas de la radio y la televisión cubanas, junto con los análisis de las transformaciones, grandes obras, problemas y desafíos de la producción audiovisual en el mundo de hoy, sería el alimento de un evento académico que bien merecía cobrar alcance internacional.

De esta forma, el EnVivo con el que soñaba sería un enorme proyecto cultural del que formarían parte: la publicación de la revista, la creación de una editorial, la realización de una peña mensual, la transmisión de un programa radio-televisivo y la realización de un encuentro académico internacional. A ello, siguiendo el nivel de desarrollo que hoy han alcanzado las redes sociales, habría que sumar todo cuanto es posible alcanzar en tanto más informado y profesional son el trabajo y, en general, las prácticas de producción, almacenamiento, procesamiento, distribución, socialización y consumo dentro de la gran red global.

Lo mismo en información (a nivel de noticia básica que reseña, artículo, ensayo, entrevista, etc.) todo lo producido dentro del espacio analógico iría acompañado por su reflejo en las redes; un reflejo que tendría que evitar duplicar contenidos para, en lugar de ello, accionar como una plataforma donde multiplicarlos y potenciarlos. 

Siguiendo esta lógica, en más de una ocasión expuse mi convicción de que el estado ideal para las aventuras editoriales es generar a su alrededor (y sin cesar) ocasiones de encuentro y conversaciones interesantes, cargadas de preguntas y exploraciones del futuro. En nuestro caso, esto suponía un espacio donde debían confluir lo mismo actores que realizadores, críticos y directores de fotografía, sonidistas y comunicadores sociales.

En el fondo, esta locura (con la que todavía sueño) debería provocar una sacudida al campo de los estudios sobre producción, circulación y consumo cultural en el país, así como las interacciones de este archivo con las dinámicas de los circuitos internacionales.

II

Creo que empezó todo por las ocasiones en las que, durante encuentros con los críticos de audiovisuales en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), me distinguieron con su delicadeza dos personas: la realizadora Magda González Grau y el también realizador y directivo del organismo, Waldo Ramírez.

Debió haber sido la insistencia en la necesidad de que existiera una publicación periódica, dedicada a fomentar la investigación y los estudios sobre la televisión, lo que llevó a que ambos me invitaran a ser parte de ese proyecto de donde nacieron la revista EnVivo y la editorial que, con el mismo nombre, la sobrevive.

En esos afanes, conocí y trabajé de cerca con Pedro Amézaga, quien tenía a su cargo la Dirección de Cinematográficos y que terminó siendo un amigo del que extraño su capacidad de escucha, sus deseos de realizar una verdadera transformación que mejorara los mundos de la televisión cubana, su carácter de personaje popular, su honestidad y sentido del humor, así como la paciencia con la cual escuchaba mis peroratas y atendía las llamadas que, en no pocas ocasiones, le hice bien tarde en la noche.

Rebuscando en viejas memorias, encontré que aún conservo varios de los mensajes que, por entonces, intercambiamos a propósito de la revista EnVivo. En ellos aparecen Magda, Waldo, Amézaga y alguien que hasta ahora no mencioné, pero que es figura central para la historia de la revista, puesto que era su diseñador: el hoy celebrado fotógrafo Gabriel Dávalos.

Aquí les van estos fragmentos de pasado “fundacional”, con la extraña sensación de no acabar de creer la cantidad de años acumulados desde entonces. Esto, de una parte, porque de la otra: sigo soñando (ya lo dije) con la misma arquitectura de un proyecto como aquel que entonces me ilusionó, que ha dado tantos frutos hasta hoy y que estoy más que seguro que posee todavía un inmenso potencial por explorar, compartir y llevar a que se multiplique en formas nuevas.

III

Termino compartiendo algunos de esos mensajes que mencioné y que todavía conservo con el deseo de que mi presencia sea mucho menos importante que lo que de verdad interesa cuando se habla de aventuras editoriales; es decir, el magma creativo, el movimiento de ideas y sueños, el intercambio de proyectos, la aventura de la creación.

Haber participado de aquellos días fue un privilegio y la mejor forma de transmitir tal energía acaso sea reproduciendo aquellos mensajes. Descubrirlos me ha hecho recordar, a la misma vez que –comprobando las fechas– tengo que lamentar el extravío de no sé cuántos otros.

Aun así, aspiro a que alcancen para transmitir mi alegría, el respeto hacia mis compañeros y el agradecimiento que siempre voy a sentir por la manera en la que me acogieron como uno de ellos. Gracias y gracias.

2009 Marzo 16

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Mon, 16 Mar 2009 10:55:44 -0500

Victor, yo soy Amézaga, periodista, a quien Waldo ha encomendado materializar de este proyecto. Por el momento, he tratado de mantener la comunicación contigo a través de Magda y de Katia, nuestra asesora y editora, respectivamente, para no salirme de los asuntos internos, muy necesarios a fin de establecer y poner en funcionamiento la publicación, que en ocho intentos anteriores por crearla, durante los últimos 30 años, no fructificó.

Logrado lo anterior, ahora se me presenta una emergencia, que necesito nos atienda, de ser posible, a la mayor brevedad: sugerirnos un nuevo título o denominación de la revista, ya que “Diálogo”, el que habíamos propuesto y maquetado, no procedió legalmente. A Waldo y a Magda tampoco les funciona “Temporadas” ni “Confrontaciones”, propuestas que colegió nuestro equipo de trabajo después de haber valorado más de 80.

Aprovecho la ocasión, además, para si te es posible, fijes una fecha próxima en que puedas verte con Waldo, quien, como tú conoces, tiene otros proyectos que quisiera ver contigo y en las últimas semanas no le había sido posible, por encontrarse fuera de provincia.

Saludos.

………………………………………………..

2009 Abril 22

From: vifocal@cubarte.cult.cu20

  To: waldo@tvc.icrt.cu20

  Sent: Wednesday, April 22, 2009 12:26 AM

  Subject: Re: Waldo

Waldo:

Gracias a ti. Sin necesidad de enseñar los textos que, hasta el presente, se tienen, alcanzaría con mostrar el diseño y explicar cada una de las diversas secciones, sus objetivos y posibilidades. Lo principal es que los asistentes vean que, aunque provisional, hay un proyecto y, sobre todo, un trabajo hecho y no una nube de ilusiones flotantes.

La combinación entre el realismo y la búsqueda, la obligación de homenajear la experiencia y la voluntad de sumar el ímpetu joven, la intención de reflejar logros del país y de conocer (e incorporar a nuestro medio, hasta donde se pueda) experiencias exitosas de otras partes del mundo, la defensa de espacios para la investigación y el conocimiento profundo del medio, lo cual no significa sino una más honda profesionalización, el estímulo al intercambio de ideas a partir del resto y, por encima de todo, la coherencia y hondura de los argumentos.

¿Qué se quiere que la revista sea, a quiénes va a estar dirigida, con qué fuerzas se cuenta y con qué fuerzas de la propia institución se necesita contar? Sembrar el bichito del deseo de ser parte: la labor de amor.

v.

………………………………….

Return-path: <waldo@tvc.icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Wed, 22 Apr 2009 08:16:45 -0400

Sin temor a equivocarme en las palabras de tu mensaje está la esencia de lo que se quiere. Con ellas se puede definir perfectamente lo que queremos construir. Es evidente que hay que conquistar al público joven, es evidente que hay que conquistar a los intelectuales para que nos ayuden a conquistar y a transformar los gustos de la población con sabio sentido del entretenimiento, es evidente que tenemos fuerzas internas capaces y dispuestas, pero es evidente también que necesitamos sembrar el bichito.

Voy a organizar con la tropa estas ideas y espero que salgamos adelante. Te mantendré al tanto pues, de hacerlo, vamos a aprovechar la sesión dedicada al dramatizado, donde tú estás de moderador, para empezar por ahí, a propósito de tu presencia.

Un abrazo,

Waldo

……………………. 

2009 Mayo 19

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Tue, 19 May 2009 13:57:47 -0400

Víctor:

Saludos.

Le proponemos no dar este jueves la reunión que usted preside, del Consejo de Dirección de la Revista del ICRT. Por cuanto no será hasta el jueves 28 de este mes, donde habrá nuevos elementos a abordar.

Disculpe las molestias.

Nos vemos.

Saludos de todos por acá.

Amézaga

2009 Junio 25

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Thu, 25 Jun 2009 13:59:39 -0400

Saludos,

Le estamos remitiendo para su revisión y criterio los artículos que formarán parte del primer número de la Revista. Es muy útil para nosotros que nos hagan saber su opinión acerca de estos. En los próximos 10 días necesitamos nos los envíe, antes de que la Revista pase al proceso de maquetación.

La Revista del ICRT “En Vivo” lo invita también a una reunión de trabajo que tendrá lugar el sábado 27 de junio, a las 3:00 p.m., en la Casa de la Prensa, de 27 y O, en el Vedado. Necesitamos que entre hoy 25 y la mañana del 26 nos confirme su asistencia. De no recibir la confirmación, consideraremos que no podrá asistir.

Esperamos su asistencia y le agradecemos su colaboración.

Saludos de Daimé y Claudia.

2009 Julio 17

From: Self <vifocal@cubarte.cult.cu>

To: pedromiguel@icrt.cu

Date: Fri, 17 Jul 2009 04:00:27 +0200

Camarada,

Creo que mejor hacemos si nos reunimos para analizar el trabajo una última vez. Ahora sobra el cacumen y escasea la alegría. No hay atractivos para públicos juveniles o infantiles. Nada sobre musicales, deporte o informativos. Sugiero que repensemos, pues no es una revista para problemas del dramatizado. Alcanzar un adecuado balance es fundamental y, también, muy difícil. Acaso lo más difícil, pero es lo que garantiza un impacto extendido. Dime cuándo. ¿Puede ser en mi casa? ¿Magda, tú y yo?

v.

2009 Septiembre 11

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Fri, 11 Sep 2009 12:42:19 -0400

Recibido lo de Waldo.

Compadre, creo que el proyecto se acerca a un punto crucial. Nunca entendí muy bien la idea de sacar un primer número de cierto lujo (para los pobres parámetros dentro de los que habitan las publicaciones cubanas) y luego no tener muy claro lo que vendría detrás.

En comparación con la demanda, a través de esos mismos estudios de potencialidad que ustedes han hecho, un par de miles de ejemplares que saldrán solo dos veces al año es casi nada. No hay modo de establecer así continuidad en cosa alguna. Me refiero, por supuesto, a la versión papel de la revista.

A mi juicio, con todo y las dificultades que hay para acceso a la red en Cuba, es preferible optar por:

– Tener una muy buena revista (cuya periodicidad pudiera ser mensual) en formato electrónico.

– Fortalecer el portal de manera que se establezca la adecuada sinergia entre lo meramente informativo, el diálogo con la radio-teleaudiencia y lo académico. Tres diferentes niveles de profundidad e interacción.

– Dar inicio a una colección de libros que serían de suma utilidad para mejorar la calidad de la superación (de los trabajadores de la institución) y de los estudios sobre radio y televisión en el país.

La revista esta que hacemos ahora la entendería mejor como un gesto de cortesía para un primer número. Fíjate que, por la cantidad de páginas, no hay verdaderos textos académicos en ella.

v.

2009 Septiembre 12

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Sat, 12 Sep 2009 12:52:44 -0400

Te anexo un correo de Magda, que arroja más luz acerca de la propuesta de dossier de Waldo, que te envié. Aunque la principal tarea de Gabriel es tratar de presentarnos para el jueves la maqueta concluida, le dije que se proyectara para que trabajemos paralelamente el dossier de infantiles y este cuyas ideas comenzarían a florecer a partir que tú encuentres la diana:

Se la daríamos a conocer a nuestro Jefe de Redacción, Lazarito, para comenzar a trabajar. Pienso que deberías proyectarte con Lazarito, sugiriendo no solamente ideas, sino autores que consideres pueden ayudarnos, usando esa herramienta tuya de tantos años de vínculos con gente que puedan igualmente ayudarnos. Lazarito, al igual que hizo con Padura, los contactaría. Tal vez puedas pensar en Nancy Morejón, tan vinculada también a la Radio, entre otros colegas.

En relación con las proyecciones que me trasladaste, pienso que pudiéramos, sin proclamarlo ni decretarlo, iniciar en la práctica y a la mayor brevedad, un tránsito hacía estilos más literarios, académicos y moviendo más a nuestros jóvenes y talentosos periodistas hacia el periodismo investigativo, e ir dejando para la web los géneros menores o más simples que, ateniéndonos al principio de la inmediatez, son más propicios para principiantes y también para gente experimentada, que tienen cosas importantes que decir, pero poco tiempo.

En este sentido, tú muy bien interpretabas el otro día, que esto es un departamento editorial, pero a mi modo de ver, las necesidades de esta industria cultural que es el ICRT apuntan hacia una editorial y esa es otra de las tantas razones por la que yo estoy prendido a tu cuello. A modo de ilustrar esta idea, creo que con la banda sonora de Mucho Ruido se pudieran hacer cosas maravillosas.

El trabajo de la TV Digital de Dávalos pudiera ser ampliado y presentado en formato de libro de bolsillo. El ICRT nos está poniendo en la mano una imprenta que deberíamos visitar. En fin, sin que no los hayamos propuesto, ni por idea, ni indicaciones de nadie, la propia vida y las necesidades culturales del ICRT y del país, nos están poniendo en ese camino.

Dado el caso, mi estilo es aferrarme a que las ideas evolucionen, hacer que transiten. Para decirlo de alguna forma, debes reparar en que, el color de mi piel es el de los irreverentes y no debemos asustar a nadie, que en este minuto tenga ya la mente suficientemente caliente.

Por eso te propongo continuar haciendo como Napoleón: “Avanzar, que más adelante todo será cada vez más visible”. Así ya hicimos cuando nos reunimos en mayo, para salvar este proyecto.

2010 Enero 2

From: vifocal@cubarte.cult.cu

To: pedromiguel@icrt.cu

Date: Sat, 02 Jan 2010 19:08:28 +0100

Subject: de V. Fowler…

Nota para los miembros del Consejo de Redacción de la Revista “EnVivo”.

Estimado(a)s colegas:

Después de un largo período, la revista electrónica EnVivo vio finalmente la luz, el pasado mes de diciembre. Acontecimientos como el Festival de Cine y las actividades de fin de año se unieron a los cambios en la dirección del ICRT, de manera que apenas ha tenido difusión la aparición de la revista. Es algo que debe ser corregido en el futuro, pero antes es necesario encontrarnos y diseñar los números próximos, ahora con la seguridad de que va a constituirse en una publicación regular.

Por favor, se les ruega llevar escritas las propuestas.

v.

2010 febrero 13

Return-path: <waldo@tvc.icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Sat, 13 Feb 2010 00:06:51 -0500

Victor:

Sé que el encuentro está pendiente por mí y sé también que fui yo quien lo propuso. Hoy hablé con Amézaga y le propuse que nos veamos el lunes 15, a las 6 p.m., no tengo otro modo. Espero entiendas que he andado de provincia en provincia y no me han quedado chances. El lunes pasado todo se me complicó. Espero que este no sea así pues, en esencia, necesitamos avanzar.

Hoy le precisé a Amézaga que debemos estar trabajando en el dossier sobre los infantiles pues febrero ya se acaba y debemos sacar este dossier. También le precisé la necesidad de tener claro el Consejo Editorial, el Plan Temático por el que proyectaremos el trabajo, así como las funciones y facultades del Consejo Editorial y su sistema de trabajo.

Todo lo anterior es imprescindible para la organización, el avance y el control de las acciones que hagamos. También ya he precisado lo del spot y la presencia en programas para la divulgación de la Revista. Me preocupa que las cosas estén detenidas, según Amézaga me comenta.

Sé que te pedí conversar, pero en lo absoluto la intención de dicha conversación nos debe limitar las acciones concretas de avanzar en el nuevo dossier y en los acuerdos de la pasada reunión.

Le he pedido a Amézaga que precise al equipo. Yo estoy al frente de la Revista y tu trabajo al frente del Consejo Editorial me es muy estimable. De igual modo, me seguirá siendo estimable el de Amézaga como Coordinador General de la tropa pues, como sabes, yo no estoy siempre ni siempre que estoy, puedo dedicarme solo a la revista.

Como siempre, sigo contando con tu ayuda.

Un abrazo

Waldo

2010 Noviembre 16

Return-path: <pedromiguel@icrt.cu>

Envelope-to: vifocal@cubarte.cult.cu

Delivery-date: Tue, 16 Nov 2010 13:25:26 -0500

From: «Pedro Amenzaga» <pedromiguel@icrt.cu>

Date: Tue, 16 Nov 2010 13:25:35 -0500

Hermano mío, ayer pensé llamarte, pero la vejez me tiró muy temprano a la cama. Hoy supe que Waldo indicó incluir, entre los libros, uno resultado de todo lo publicado en los medios acerca de “Aquí estamos”, con prólogo tuyo. Ya trabajamos en la compilación de esos textos, más lo acordado acerca del de la Radio y Mayra Cué.

Una asistente te llamará para cualquier cosa que quieras precisarle, se llama Lilliam Romero. Creo no estar equivocado si cuento que –de los seis previstos– ya tienes cinco en ideación y solo resta activar el de la encuesta, a partir de la concepción que tú establezcas. (…) Después ampliamos.

Saludos.

Fotos: Archivo En Vivo

error
fb-share-icon

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − once =